Despojados de las palabras de gracia

Despojados de las palabras de graciaCVCLAVOZ - Vivimos en una sociedad con tremendas carencias, personas que se colocan mascaras o caretas porque temen que alguien descubra o exponga el desorden interior que los aplaca. Es una sociedad desgraciada, sin gracia de Dios. Gracia de Dios es la influencia de Dios sobre un corazón que se refleja en cada aspecto de la vida. Al haber pecado, se nos despojo de la gracia, pero con la obra de Jesús, la gracia, la influencia de Dios que modifica nuestro corazón vuelve a venir.

Lucas 4.22 dice que las personas se maravillaban de las palabras de gracia que salían de la boca de Jesús. Jesús daba palabras de gracia; pero cuando se nos despoja de la gracia podemos ser personas peleadoras, enojonas, caprichosas, llenos de frustraciones individuales que no están resueltas, personas desgraciadas, sin la gracia de Dios sobre nuestras vidas. Podemos ser personas impacientes, que con cualquier situación explotamos, que estamos al tope, superados. 

Niños que crecen en hogares donde nunca se les dio sentido de afirmación, donde nunca se les dieron palabras de bendición ni de ánimo, luego repiten la historia y se transforman en adultos desgraciados, despojados de la gracia. El espíritu del ser humano es un tanque que se puede llenar con las palabras de afirmación o de rechazo de aquellos que están en autoridad sobre nuestras vidas. ¡Es increíble lo que puede llegar a producir las palabras que son depositadas en nuestros corazones! 

Se despoja de la gracia a alguien cuando en lugar de palabras de gracia le estamos diciendo: ¡Tú eres un estúpido!  ¡Tú eres un idiota! ¡Ya ves que no vales nada!

Te cuento una experiencia personal. Cuando me bauticé, tenía solo 9 años de edad. Pasados unos meses, comenzó a suceder algo dentro mío. Cada vez que asistía al templo, comenzaba un llanto profundo. Me encerraba y sin mediar situación alguna, solo lloraba y lloraba. Así durante meses, años. Había sido despojado de la gracia; mi espíritu no se había llenado con las palabras de gracia de Jesús. Desde ese momento Dios comenzó a trabajar en mi vida, a llenar mi espíritu con sus palabras de gracia. Y toda esa angustia, esa tristeza, ese llanto fue sanado. Deja que Dios comience a llenar tu espíritu con sus palabras de gracia. 

Martín Carrasco

Martín Carrasco

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

All Rights Reserved Copyright © 2011 - 2012 Christian Vision USA, Inc.