La maldición de los malos hábitos

CVCLAVOZ – Hace algunos años un zoológico en Denver, Colorado recibió un oso polar. Desafortunadamente el zoológico no tenía un hábitat particular para este oso. Afortunadamente, estaban en medio de una campaña para recaudar fondos de manera que alteraron los planes para que incluyera el hábitat para este oso polar.

Ahora bien, el oso esperó tres años en una jaula que solamente le permitía dar tres pasos de un lado a otro. Y ese fue su estilo de vida por ese tiempo.  Finalmente, el oso fue introducido a su nuevo y hermosísimo hábitat; con unas cascadas preciosas, una cueva grande, un tremendo césped y un lago enorme para que pudiera nadar y jugar.

Pero durante las próximas semanas, el oso continuaba dando tres pasos de un lado a otro. El oso estaba atascado. No solamente estaba encarcelado por el zoológico sino que estaba atascado mentalmente en un hoyo.  El oso había llegado a sentirse entumecidamente cómodo. Se había convertido en una criatura de hábitos.

Qué triste, el oso eligió vivir a un nivel inferior del que el zoológico le estaba ofreciendo. Muchas personas son igual que ese oso, entumecidos por sus malos hábitos, viviendo a un nivel inferior del que Dios les ha ofrecido.

Muchas personas son más esclavas que libres. Así como el oso polar, han llegado a estar entumecidamente cómodos, conformes, atascados, criaturas de hábitos. Encarcelados por los atascos subliminales de los malos hábitos que están profundamente arraigados en su vidas que ni siquiera saben que están ahí.

Ahora bien, cuando pensamos en los malos hábitos tendemos a pensar en los más feos, ¿Sí o no? Así que en vez de darte un lista mejor te doy la definición de un mal hábito:

“Un mal hábito es una actividad repetida y excesiva que molesta mucho a otros y que es nocivo para tu salud”.

El problema es que los malos hábitos proveen gratificación instantánea, son un escape del dolor de la realidad de la vida. Puede ser dar portazos, insultar, romper cosas, maldecir, gritarle a tu esposa. Puede ser injuriar a los familiares, arrojar objetos, prender un cigarro, o echarse un trago. Todas estas cosas llegan a controlarnos y lo que sucede es que nos hacen prisioneros de nuestros propios reflejos condicionales.

Entre más ignores esos malos hábitos o los trates de justificar diciendo: “¡Es que así soy yo!” Más arraigados y destructivos llegan a ser. Por lo regular crecen sin que te des cuenta hasta que ya han hecho serios avances en tu vida.

Jesucristo dijo: “Si el hijo los libera entonces ustedes serán verdaderamente libres”.

De manera que no esperes más, hoy es el día ideal para liberarte de los malos hábitos.

 

 

 

Jorge Cota

Gerente de Programación & Contenido, CVCLAVOZ

Twitter: @Cota_Jorge

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

All Rights Reserved Copyright © 2011 - 2012 Christian Vision USA, Inc.