La depresión se puede describir como el hecho de sentirse triste, melancólico, infeliz, abatido o derrumbado. La mayoría de nosotros se siente de esta manera de vez en cuando durante períodos cortos y esto se puede considerar normal, pues hay diversas razones que pueden ocasionar estos breves episodios.

Pero existe la depresión clínica, que es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un período de algunas semanas o más.

Los síntomas de la depresión abarcan:

  • Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría de las veces.
  • Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño.
  • Cambio grande en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso.
  • Cansancio y falta de energía.
  • Sentimientos de inutilidad, odio a sí mismo y culpa.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Movimientos lentos o rápidos.
  • Inactividad y retraimiento de las actividades usuales.
  • Sentimientos de desesperanza y abandono.
  • Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio.
  • Pérdida de placer en actividades que suelen hacerlo feliz, incluso la actividad sexual.

Estos síntomas pueden aparecer en todas las edades.

También existen diversos tipos de depresión clínica, en las que podemos incluir la depresión posparto, la depresión premenstrual o TDP (trastorno disfórico premenstrual), la depresión estacional TAE (trastorno afectivo estacional), la depresión mayor con características psicóticas (las personas pierden el contacto con la realidad por momentos) y el trastorno bipolar, que ocurre cuando la depresión se alterna con manías.

La depresión puede ser transmitida de padres a hijos, puede ser desencadenada por hechos estresantes o una combinación de factores. Uno sabe que necesita a un médico profesional cuando la persona afectada con depresión:

Te interesa:  ¡Vuélvelo a intentar!

-Escucha voces que no existen.

Llora con frecuencia sin motivos.

-Falta al trabajo, a la escuela o a eventos familiares por más de dos semanas.

-Siente que algún medicamento le causa depresión pero no deja de tomarlos.

-Tiene varios de los síntomas que indican depresión.

Si el nivel de depresión no es mayor, varias de las cosas que podemos hacer para mejorar ese estado de ánimo son:

-Recordar que somos una creación maravillosa de un Dios asombroso que nos ama incondicionalmente

-Pensar en momentos agradables, positivos, alegres de su vida.

-Caminar al menos 15 minutos en un parque, bosque o en cualquier lugar abierto cada vez que se sientan así.

-Tomar suficiente agua. El sentirnos fatigados, deshidratados, muchas veces aumenta la posibilidad de trastornos anímicos.

-Reducir el consumo de lácteos, chocolate, café; pues el exceso de estos, a veces trastornan químicamente nuestro organismo y nos pueden dar sensación de desánimo.

-Dormir bien es muy importante.

Hay varios pasajes Bíblicos que recomiendo leer cuando se sientan así:

“Regocíjense por su santo nombre; alégrense ustedes, los que adoran al Señor”. 1 Crónicas 16:10

“¡Así que alégrense mucho en el Señor y estén contentos, ustedes los que le obedecen! ¡Griten de alegría, ustedes de corazón puro!” Salmos 32:11

“¡Alégrense! ¡Estén contentos, porque les espera una gran recompensa en el cielo!” Mateo 5:12

Y por encima de todo, busquen a Dios, Él siempre estará ahí para nosotros.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta