La salmonella es un conjunto de bacterias que producen diferentes enfermedades como la salmonelosis y la fiebre tifoidea. Se transmite a través de alimentos que no han sido procesados adecuadamente o cuyas condiciones higiénicas no son las mejores. Los niños y las personas de avanzada edad son los que corren más riesgos si la contraen.

El sacar carnes y dejarlas a altas temperaturas, es un factor que puede activar esas bacterias. Alimentos en general que no son guardados a temperaturas adecuadas suelen generar las bacterias que causan este mal.

Por tanto, las recomendaciones son:

1- Mantener los alimentos refrigerados, estén frescos o cocidos.

2- Cocinar totalmente los platos con huevos. La salmonella no es resistente a las altas temperaturas, por tanto el cocinar bien los alimentos garantiza que no van a tener las bacterias.

3- Asegurar la higiene y limpieza al preparar los alimentos. Es importante lavar las manos con frecuencia, con jabón y agua. Especialmente al manipular carnes, pescados o huevos.

4- Evitar colocar alimentos cocidos en envases que se han usado para colocar alimentos sin cocinar. Debe limpiarse cuidadosamente antes de volverlo a usar.

Te interesa:  Todos los excesos son malos

5- Las cáscaras de los huevos deben ser desechadas rápidamente luego de abrirlas.

La salmonella no solo descompone el estómago. Muchas veces la bacteria se hace tan fuerte que ha ocasionado la muerte. No la tomemos a la ligera.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta