El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) informó para junio del año pasado que aproximadamente 150 millones de niños en todo el mundo eran víctimas del trabajo infantil. Estos niños hacen labores remuneradas y no remuneradas en condiciones no aptas para su crecimiento óptimo. La mayoría de actividades en las que estos niños se desarrollan no permiten su desarrollo físico, mental, social ni educacional.

La Organización Internacional del Trabajo define el trabajo infantil como un trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para el desarrollo físico y mental”

Investigaciones sobre el tema han demostrado que uno de cada cuatro niños, de entre 5 y 14 años, se dedican a un trabajo que se considera perjudicial para su salud y desarrollo. Estas víctimas caen en estas condiciones por obligación de un adulto o porque fueron vendidos o secuestrados.

El porcentaje más alto de trabajo infantil se reporta en África Sub-sahariana con el 28%; mientras que, Latinoamérica y El Caribe tienen el 9%. En la mayoría de países, la diferencia entre las cifras de niños y niñas no es muy distante; no obstante, en Latinoamérica, la mayoría de víctimas son niños, pues, tienen una diferencia del 5% con respecto a las niñas.

Características del trabajo infantil:

El Proyecto de Educación Laboral Infantil considera trabajo infantil cuando involucra una de las siguientes características:

  • Violación de las leyes de una nación sobre la edad mínima de trabajo.
  • Amenaza el bienestar físico, mental o emocional del niño.
  • Involucra abuso intolerable, como la esclavitud infantil, el tráfico de niños, la servidumbre por deudas, el trabajo forzado o actividades ilícitas.
  • Evita que el niño vaya a la escuela.
  • Utiliza al niño para socavar las normal laborales.
Te interesa:  No te quedes a mitad del camino

¿Qué podemos hacer?

  1. Educar a niños, amigos, familiares y conocidos sobre el tema.
  2. Denunciar los casos de trabajo infantil, tráfico de niños y abuso de menores.
  3. Ser parte de grupo de apoyo u organizaciones que se dediquen a ayudar a niños en riesgo.
  4. Orar por las víctimas de trabajo infantil.
  5. No emplear, contratar, ni involucrar en cualquier forma de trabajo a un niño.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta