“Pues su ira dura solo un instante, ¡pero su favor perdura toda una vida! El llanto podrá durar toda la noche, pero con la mañana llega la alegría” Salmos 30:5 (NTV)

Cuando la tormenta azota una ciudad o un país sabemos que el mal clima no durará para siempre porque habrá un momento en que la lluvia y el viento cesen; de la misma manera los problemas y las situaciones dolorosas no durarán para siempre. Cada mañana es una nueva oportunidad para volver a sonreír y mirar con esperanza nuestro futuro, si estás pasando momentos difíciles recuerda “ESTO TAMBIÉN PASARÁ”

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta