“Ninguna arma forjada contra ti prosperará…”  Isaías 54:17 (RVR1960)

Muchos países se han preocupado en inventar armas de gran potencia para intimidar a otros. Si bien el enemigo cuenta con maneras diversas de atacar tu vida, si te aferras a Dios creyendo que El está contigo, nadie podrá tocarte ni a ti ni a los tuyos porque su sangre poderosa te cubre. Por lo tanto, no temas, cree solamente.

Por Miguel Ángel Veizaga

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta