“No erréis, las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.” 1 Corintios 15:33

Cuando conversamos, hablamos de comidas, política, ropa, marcas y todo lo que se nos ocurra. Sin embargo, muchas de nuestras conversaciones no traen ningún beneficio espiritual, algunas son tan superficiales y ociosas que nos estancan o aún nos hacen hablar mal de alguien. Cuida tus charlas, porque lo que escuchas influirá en tu comportamiento. Que tus conversaciones honren a Dios y edifiquen a los que te escuchan. Por Yahany Chávez

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta