“Aunque pase por el más oscuro de los valles, no temeré peligro alguno, porque tú, Señor, estás conmigo; tu vara y tu bastón me inspiran confianza.”  Salmo 23:4 (DHH)

Recuerdo que en un campamento de niñas que tuvimos había una un callejón largo y oscuro para dirigirse al baño, así que las niñas entre gritos y llantos no querían ir a lavarse los dientes, ni al baño. Fue necesario recordarles que en todo momento Dios está con nosotros. Luego de orar conscientes de la protección de Dios, la actitud de ellas cambió al instante. Muchas veces nos puede pasar como estas niñas que nos enfocamos más en nuestras circunstancias y nos olvidamos que como Dios es nuestro protector nada nos pasará porque Él nos toma de su mano y pelea por nosotros en todo momento. Su Palabra dice: ”no se preocupen, que el Señor va a pelear por ustedes”. Quizás hoy estés pasando por situaciones que hacen que necesita es más que nunca la protección de Dios. Si es así, simplemente ora a Él y te aseguro que pronto sentirás su paz.

Te interesa:  Dios llevó tu enfermedad…

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta