“Yo los quiero a ustedes como a hijos. Por eso les escribo esta carta, para que no pequen. Pero si alguno peca, Jesucristo es justo y nos defiende ante Dios el Padre.” 1 Juan 2:1 (TLA).

¿Una vez más caíste en lo mismo? ¿Cómo duele fallar verdad? Tal vez ahora no tienes el valor de levantar tu mirada al cielo para clamar por su ayuda, quizá intentes esconderte de su presencia, condenándote a ti mismo sin saber lo que Dios piensa de ti. Probablemente lo que hiciste estuvo mal, pero nunca dudes de cuánto te ama Dios y que sus brazos del perdón están extendidos para ti. No tengas miedo, Dios es misericordioso para perdonarte otra vez, solo arrepiéntete y vuelve a sus pies.   

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta