“Dios bendice a quienes aman su palabra y alegres la estudian día y noche”. Salmo 1:2 (TLA)

Es normal que anhelemos la bendición de Dios. Una de las mejores bendiciones que tenemos como cristianos es contar con la palabra de Dios, que nos va alimentar, animar y fortalecer. Hoy te animamos a que puedas meditar en su palabra, amarla y estudiarla cada día. Procura que se convierta en tu mejor herramienta para dar fruto en abundancia y para dirigir tu caminar.

Por Yahany Chávez

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta