“Todas vuestras cosas sean hechas con amor”. 1 Corintios 16:14 (RVR1960)

Algunos grandes cocineros tienen la costumbre de no revelar sus ingredientes secretos y en definitiva es lo que hace tan especiales sus comidas. Como cristianos, todas nuestras acciones, también deben tener un ingrediente secreto, una marca distintiva de quien somos y esto es el amor. Que en todas nuestras acciones reflejemos a Jesús, quien vive en nuestro corazón, porque en esto, los demás conocerán que el amor del Padre mora en nosotros.

Por Miguel Ángel Veizaga

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta