Andrés,

Quiero que me des un buen consejo, anteriormente mi esposa y yo logramos ahorrar $40,000 dólares. Amo como loco a mis hijos, pero desde que empezamos a tener familia no hemos podido ahorrar. Usamos esos ahorros para comprar una casa al contado, pero no hemos podido volver a ahorrar. Ayúdanos, queremos volver a tener ahorros.

Manuel

Ft Myers, FL

 

Hola Manuel,

Primero que todo, felicidades por tener su casa sin deuda. Ese es un gran logro y trae un descanso emocional difícil de describir. El tener el techo de su casa asegurado les permite disfrutar más del fruto de su trabajo porque ya no se sienten como la rata en la rueda que, por más que corre y corre, no llega a ningún lado. Es obvio que los hijos cuestan; ellos comen, se bañan, se visten y dicen “lo quiero papi, ¿me lo compras?” Pero en el caso de ustedes, los hijos no son la razón por la que no han logrado ahorrar. Me imagino que antes de comprar pagaban renta y lograron ahorrar a pesar de la renta. Creo que el alivio que trajo no tener ese pago de renta, porque la casa ya estaba pagada, los relajó tanto que, sin darse cuenta, incrementaron su nivel de vida y por eso no han podido ahorrar. No tiene nada de malo aumentar la cantidad para salir a comer o los regalos de cumpleaños y Navidad. El problema está en colocar esos incrementos de nivel de vida por encima de los ahorros.

Te interesa:  Ideas prácticas para ahorrar dinero

Les recomiendo que vuelvan a hacer un presupuesto por escrito donde el ahorro tenga el segundo lugar después del dar. Nunca sobra para el ahorro, así que tiene que ir antes que la luz, la comida y la gasolina. En otras palabras, primero ahorran y viven con lo que queda. Cuando hagan el presupuesto por escrito, asegúrense que sea igual a cero. Todo lo que entra, menos todo lo que sale, debe ser igual a cero. Después, ustedes, tú y tu esposa, se comprometen a vivir lo que pusieron en ese papel. Pongan el ahorro en una cuenta bancaria diferente para que no sea una tentación. Es más, la tentación de usar los ahorros casi se acaba cuando viven con ese presupuesto. Si quieren algo más carito, metan esa categoría al presupuesto y, cuando tengan el dinero, hacen la compra.

Esto no lo pueden dejar para la próxima semana. Tengan una bonita conversación esta noche, después de acostar a los niños, y manos a la obra. Mañana amanecerán sabiendo que el ahorro volverá a ser parte de sus vidas. A ejercitar el músculo del ahorro, porque después de juntar un buen fondo de emergencia, vienen las inversiones para la jubilación y el fondo universitario de sus hijos. Por supuesto que se puede ahorrar a pesar de sus hijos, todo depende de la prioridad que tenga. Abracen todos los días a sus hijos y pongan esto en práctica para dejarles a ellos una de las mejores herencias: el ejemplo.

Andrés

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta