Un recital de Leo Messi resucitó al Barcelona en el Santiago Bernabéu, donde se levantó con grandeza de su eliminación europea y, amparado en el fútbol magistral de su líder, remontó un clásico trascendental ante un Real Madrid que nunca se rindió y acabó probando de su propia medicina en el minuto 92.

A la grandeza de un duelo entre Real Madrid y Barcelona le acompañaba el aspecto decisivo del marcador. Lo convirtió en el clásico del miedo y la especulación en el primer acto y de la belleza y fútbol vertical en el segundo.

El fútbol convertido en estado de ánimo, con los madridistas lanzados en el momento decisivo del curso y los azulgranas encontrando la mejor medicina para huir de la depresión que habría supuesto tirar la temporada en cinco días.

Obligado a ganar, el Barcelona debía asumir riesgos. Los intentos de Zidane de rebajar trascendencia al duelo fueron en vano. Sus jugadores lo sintieron desde el inicio.

No había escenario más grande para un madridista que asestar un golpe definitivo a la Liga ante el eterno rival. Y salieron a por ello. Fueron pocos minutos de acelerón pero sirvieron para que Cristiano pidiese penalti derribado por Umtiti y para que Carvajal metiese miedo con sus subidas.

Ter Stegen comenzaba a parar. Le sacaba la primera a Cristiano, feliz con espacios y encarando con ventaja a Piqué para regatear de tacón y probar suerte de zurdazo. El 4-3-3 de Zinedine Zidane invitaba a correr al contragolpe. No le importaba dar el balón al rival. Buscaba atacar con velocidad. Fue la razón por la que optó por Bale y se equivocó.

La presencia de un medio más le habría dado el control, pero forzó a un jugador que no estaba en plenas condiciones de jugar un duelo de alta intensidad. A los 37 minutos se lesiono el sóleo sano, el que forzaba por no cargar el recién recuperado.

Su presencia fue testimonial. Diferencia abismal en el liderazgo que debe asumir un jugador de altos vuelos. El que ejerció Leo Messi, listo para dar una lección y mostrar que sigue siendo el rey.

El Barcelona apareció cuando su líder decidió. Sin Neymar y con Paco Alcácer completando el tridente ofensivo, la falta de balones invitaron a Messi a retrasar metros su posición. Es indiferente donde juegue, siempre interpreta bien el juego.

A los doce minutos se disfrazaba de medio centro, pisaba el balón e invitaba a un pulso personal a Casemiro. Con facilidad lo dejó atrás y recibió el castigo con una entrada que condicionaba el resto de partido del brasileño.

Dueño del balón el Barcelona para matar el ritmo de juego, anuló por momentos las virtudes ofensivas madridistas. Luis Suárez buscaba afinar puntería. Su primer intento, con disparo cruzado desde la frontal, fue un aviso.

El duelo táctico entre Zidane y Luis Enrique en su último clásico tenía una zona decisiva que decidió el duelo en la última jugada.

El Bernabéu era una fiesta que llevó al Real Madrid a olvidarse de que estaba en inferioridad numérica y de que el empate era un buen resultado. Buscó el tercer tanto, que lo tuvo James y Asensio, pero lo acabó encajando en el broche perfecto de Messi.

Keylor había salvado ante Piqué, pero nada pudo hacer cuando la subida de Sergi Roberto no fue frenada en falta por Marcelo y el centro de Jordi Alba lo culminaba con maestría Leo en la última jugada.

Veintitrés goles en los clásicos le convierten en el jugador con más influencia de la historia del duelo más grande. Su recital incendia la Ligaa.

Foto Cortesía de Mundo Deportivo en España.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta