Por tercera vez consecutiva, la keniana Mary Keitany se coronó hoy en el maratón de Nueva York, mientras que en hombres ganó el eritreo Ghirmay Ghebreslasie, quien competía en esta prueba por primera vez.

Keitany llegó a la meta con un tiempo de 2h24:26, un segundo más del tiempo que consiguió en la edición de 2015, a 3:34 de la también keniana Sally Kipyego, quien se colocó en el segundo lugar a partir del kilómetro 38. De tercera quedó la estadounidense Molly Huddle, a 3:46 de Keitany.

Por su parte, Ghebreslassie llegó a la meta con un tiempo de 2h07:51, por debajo del tiempo de 2h10:34 que se anotó en la edición del año pasado el keniano Stanley Biwott.

Este último, que se retiró a mitad de carrera del maratón de los Juegos Olímpicos de Río por problemas estomacales, tampoco tuvo suerte hoy, ya que abandonó en el kilómetro 16 por un dolor en la pantorrilla derecha.

“Tuve un problema en la pantorrilla hace tres semanas, pero me sometí a tratamiento y creía que estaba listo para defender mi título, pero en el kilómetro 15 ya sabía que no llegaría a la meta”, dijo Biwott a los periodistas.

Te interesa:  Cuando parece que el cielo está en silencio

Ghebreslassie, de 20 años, se convirtió hoy en el maratonista más joven que gana la carrera de Nueva York en sus 46 años de historia.

“Ganar el maratón de Nueva York siempre ha sido un sueño para mí”, afirmó el corredor eritreo, de 20 años, en breves declaraciones al final de una carrera que dominó a partir del kilómetro 32.

“Me siento muy orgulloso porque nadie antes de mi país había ganado un maratón mayor”, agregó el eritreo, quien entró rebosante de felicidad a la meta mientras un crucifijo de oro rebotaba en su pecho.

Detrás de él quedaron el keniano Lucas Rotich, a 1:01, y el estadounidense Abdi Abdirahman, a 3:32 del líder.

Los organizadores informaron de que en la carrera, la que mayor número de corredores reúne en todo el mundo, participaron unas 50.000 personas.

Se disputó en los cinco distritos de la ciudad de Nueva York (Staten Island, Queens, Brooklyn, Bronx y Manhattan) y, como es tradicional, terminó en Central Park, y con la colaboración de unos 10.000 voluntarios

Foto cortesía: Universo Deportivo

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta