Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús al palacio. Reunieron a toda la compañía de soldados alrededor de él. Le quitaron la ropa y le pusieron un manto de color morado.  Hicieron una corona hecha de espinas, se la colocaron en la cabeza y le pusieron una caña en la mano derecha. Se arrodillaron ante él y se burlaban, diciendo: «¡Viva el rey de los judíos!»  Luego le escupieron, tomaron la caña y le pegaron en la cabeza. Cuando acabaron de burlarse de él, le quitaron el manto, le pusieron su ropa y lo sacaron para crucificarlo. Mateo  27:27- 31 (PDT)

Esta es una de las escenas más tristes y dolorosas que vivió nuestro Señor Jesucristo, porque no sólo fue herido físicamente sino también emocionalmente. Al leer estos versículos podemos ver que Él fue acusado, burlado, insultado, golpeado, herido y humillado injustamente. ¿Cómo crees que se sentía Jesús en ese momento? O ¿Cómo te sentirías tú?  Me imagino que muy afligido y adolorido. Pero aunque no lo creas, la reacción de Jesús  frente a una situación tan dolorosa y humillante fue: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.” Lucas 23:34

Es complicado hablar de amor cuando alguien nos ha hecho mucho daño  física y emocionalmente. Es más, es difícil decir que amas  y  perdonas  a alguien que ha dejado marcas profundas de dolor  en tu vida.  Lo aparentemente normal es que  dejas de amar a esa persona, dejas de hablarle, ya no confías, tienes miedo,  pierdes toda clase de  esperanza, actúas con poca paciencia y poco a poco entra el  resentimiento, la amargura, el enojo, el odio y por último la venganza. Lo cual viene del diablo.

Te interesa:  Vale la Pena que lo Intentes. ¡Míralo!

Piensa un momento en los golpes, ofensas, y humillaciones que Jesús sufrió. Luego piensa en las cosas parecidas que te hicieron a ti. Ahora medita en la palabra que Jesús dijo a favor de aquellos que lo humillaron. “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.”

A pesar de todo lo que sufrió, Jesús tuvo misericordia y extendió su amor a todos los que le hicieron daño. Y antes de morir, y resucitar al tercer día, Él los perdono.

Jamás disfrutarás de libertad y  paz en tu  corazón sino perdonas a los que te han hecho daño. Porque donde está el Señor, ahí hay libertad. La clave está en guardar y obedecer su palabra. “Bendecid a los que os persiguen; bendecid y no maldigáis…No paguéis a nadie mal por mal, procurad lo bueno delante de todos los hombres. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.” Romanos 12:14-19.

Si obedeces la palabra de Dios, comenzarás a experimentar una paz hermosa en tu corazón.

“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.”Mateo 5:7

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

3 Comentarios

  1. El perdón que difícil pero es hermoso perdonar y sentir como se caen murallas que nos frenaban a través de este acto hermoso.

  2. El perdon es necesarios, para nosotros,porque solo asi,lograremos las verdaderas paz,que nesecitamos,para vivir Feliz.!!!!!!!!!

  3. Perdón si
    Pero que hago si se que volverá a lastimarme ¿como relacionarme nuevamente con esa persona a la que no le importa herirme ?

Dejar una respuesta