Algunas de las historias bíblicas de hombres que fueron usados por Dios para hacer proezas más allá de sus capacidades no comenzaron específicamente con el llamado que tuvieron, aunque es fue un punto crucial y muy importante en sus vidas, debemos reconocer que hubo un tiempo de preparación que antecedió a las poderosas obras que hicieron.

Daniel llegó a ser primer ministro de Babilonia siendo ya mayor y escribió varias profecías, de hecho su libro es indispensable para entender el tiempo de gracia que vivimos hoy y los tiempos finales, pero no todo comenzó cuando era adulto. Recordemos que fue temeroso del Señor desde que era un muchacho. Él junto a sus tres amigos fueron arrancados de su país, llevados en cautiverio a un lugar desconocido y sometidos a obedecer una cultura extraña, pero en ese momento de oposición se esforzaron más en todo lo que hicieron, eso sumado a su fidelidad a Dios los llevó a tener puestos de privilegio en comparación al resto.

También podemos citar a Josías quien empezó a reinar a la edad de 8 años mostrando mucha obediencia al Señor, pero no fue sino hasta los 16 años cuando descubrió el libro de la ley de Moisés y empezó a hacer muchas reformas en su reino. Antes de él no se celebraba la pascua, la ciudad estaba llena de altares a dioses paganos e incluso el templo tenía imágenes abominables esculpidas por hombres. Josías no se dejó intimidar por su edad o por los sacerdotes que le llevaban varios años, sino que fue fiel en todo y su reinado siempre tuvo el favor de Dios.

Te interesa:  Un favor a Dios

Por último podemos citar a Samuel, uno de los profetas más importantes para el pueblo de Dios debido a su participación en la transición que atravesó el reino: de ser gobernado por jueces a tener un rey, llegando a ungir a Saúl y a David. Pero no todo comenzó cuando era mayor, su piadosa madre Ana lo había dedicado desde que era un niño pequeño y luego fue dejado en el templo para servir al Señor. Nadie se imaginó el tremendo futuro que tenía ese pequeño niño.

Todos estos insignes hombres de Dios no comenzaron sus proezas al ser mayores en edad o cuando alcanzaron cierta preparación académica o cuando consiguieron una posición importante, ellos comenzaron cuando eran personajes desconocidos a la vista de todos, pero tuvieron el coraje para ser fieles al Señor desde el lugar donde se encontraban, eso fue lo que los llevó a realizar grandes hazañas en sus vidas.

Mateo 25:21 dice: “El jefe le dijo: Muy bien, eres un empleado bueno y fiel; ya que fuiste fiel en lo poco, te pondré a cargo de mucho más. Entra y alégrate conmigo.” Versión Dios Habla Hoy

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta