El tener un buen día depende de la manera en cómo lo empezamos. Algunos se quedan dormidos y en el apuro, salen de casa sin haberse dado un tiempo para disfrutar la mañana. Éstas cuatro prácticas te ayudarán a tener un buen día, especialmente si lo haces en ese orden:

1. Orar:

El amanecer con vida y tener la dicha de disfrutar un día más, es uno de los tantos motivos por los que debemos estar agradecidos con Dios. Por lo cual, ora apenas te levantes y cuéntale a Dios todas tus alegrías, preocupaciones, tristezas, o cualquier situación que desees. De esta forma, sin importar lo que suceda en el transcurso de las horas, te sentirás libre y sin cargas pues sabrás que Dios está contigo en todo momento.

2. Estirar los músculos de tu cuerpo:

No cometas el error de despertarte y hacer las cosas apresuradamente. En cambio, toma un momento para estirar los músculos de tu cuerpo y así evitar cualquier mal movimiento que te pueda causar dolor. Incluso si no dispones de mucho tiempo en las mañanas, trata de practicarlo al menos por cinco minutos.

3. Tomar agua:

Muchos estudios confirman que tomar agua al despertarse ayudará a tu metabolismo, eliminará las toxinas, contribuirá a que tu cerebro trabaje mejor, e incluso te ayudará a bajar de peso. Lo recomendado es tomar 16 oz (473 ml) de agua cada mañana y en poco tiempo se notan los resultados.

4. Escuchar música:

La música puede cambiar tu humor casi instantáneamente, además de disminuir tu presión sanguínea; por lo tanto, sé selectivo con lo que escuchas y elige música que pueda influenciar positivamente en tu vida, tenga un buen mensaje y te llene de energía.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta