Comer demasiado antes de acostarse es un impedimento para dormir bien. Es por ello que se debe consumir alimentos ligeros que nos ayuden a descansar y tener un profundo sueño que nos permita recuperar energías. Éstos son algunos comidas que puedes ingerir en porciones pequeñas:

1. Nueces:

Las nueces producen un aminoácido que mejora el sueño y también ayudan al cuerpo a controlar las horas de sueño.

2. Plátanos:

Poseen nutrientes que actúan como relajantes musculares que hacen que puedas conciliar el sueño con mayor rapidez. Además, ayudan a moderar el nivel de azúcar en la sangre.

3. Yogurt:

Es rico en calcio y esto está directamente relacionado con el buen dormir. Asimismo es bueno para tu sistema digestivo.

4. Almendras:

Un estudio publicado en la Revista de Medicina Ortomolecular reveló que cuando los niveles de magnesio del cuerpo son demasiado bajos, es más difícil dormir. Es por ello que se debe consumir almendras, ya que son ricas en magnesio.

5. Galletas:

Te interesa:  Qué considerar antes de tener una mascota

Consume cualquier galleta que contenga semillas y fibra. Con esto no solo estarás ayudando a tu cuerpo a relajarse, sino también disfrutarás de una rápida y deliciosa cena.

6. Lechuga:

Contiene propiedades sedantes y hace que el cerebro se relaje fácilmente, lo cual hace que se pueda dormir con mayor facilidad.

7. Arroz:

Un estudio realizado en Australia demostró que el arroz blanco tiene un alto índice glucémico, por lo que reduce significativamente el tiempo que toma quedarse dormido.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta