Algunos avances tecnológicos son un tanto recientes pero en la actualidad nos parece casi imposible vivir sin ellos. Estos inventos, por más pequeños que sean, han hecho nuestra vida más fácil y rápida; sin embargo, tienen un lado oscuro que no todos conocen. Ciertos beneficios de la tecnología se convierten en desventajas cuando se usa en exceso o no se sabe utilizar correctamente. Para no sufrir las malas consecuencias, aprendamos un poco más de ellas:

1. Te hace más impaciente:

Con la aparición del correo electrónico, nuestra comunicación en línea se hizo más rápida; no obstante, comparado a la velocidad con la que enviamos y recibimos mensajes de texto, el email se ha vuelto demasiado lento. Cada innovación en internet ha causado que las personas quieran cosas cada vez más rápidas. Si una página web o un vídeo no puede verse hasta dos segundos de espera, es común que los usuarios abandonen la página, así lo confirmó un estudio de UMass Amherst, quienes analizaron el comportamiento de seis millones de usuarios de internet.

2. Disminuye tu creatividad:

Podemos pensar que la abundancia de recursos y herramientas nos permite se más creativos, pero en realidad, es todo lo contrario. Investigadores de la Universidad Johns Hopkins y la Universidad de Illinois descubrieron que cuando hay menos materiales con los cuales trabajar, las personas se vuelven más creativas. Este hecho se puede confirmar con los diversos inventos a lo largo de la historia, los cuales surgieron gracias a la carencia de algún objeto en especial que debía suplir una necesidad.

3. Reduce tu capacidad de atención:

Un estudio realizado por una fundación de Microsoft reveló que desde que la revolución tecnológica comenzó, las personas pueden concentrarse menos que un pez dorado. En el año 2000, el índice de concentración era de aproximadamente 12 segundos; no obstante, para el 2015, disminuyó a ocho segundos. Esta cifra es alarmante porque tenemos un segundo menos de capacidad de atención que un pez dorado.

4. Modifica tus patrones de sueño:

Los expertos recomiendan que evitemos ver todo tipo de pantallas por lo menos una hora antes de dormir. Esto es porque la radiación emitida por los aparatos electrónicos activa el sistema de estrés cerebral, el cual no permite que uno se relaje y duerma adecuadamente.

5. Deteriora tu capacidad cognitiva:

Un reporte de la Universidad de Texas en Austin publicado en la Journal of the Association for Consumer Research, afirma que la capacidad cognitiva y el poder general del cerebro se reducen significativamente cuando el teléfono móvil está a poca distancia, incluso si está apagado o boca abajo. Otro estudio similar liderado por Adrian Ward, también demostró que las personas realizan mejores actividades que requieren concentración y capacidad cognitiva cuando se encontraban aleados de sus celulares.

Te interesa:  ¿Los padres tratan de manera diferente a sus hijos e hijas?

6. Afecta tu salud:

Los equipos tecnológicos hacen que las personas tengan un vida más fácil, pero también más sedentaria y con menos actividad física. Un estudio realizado por el Instituto Milken vinculó los índices de obesidad con la cantidad de dinero que un país industrializado gasta en tecnología; esto quiere decir que mientras más equipos tecnológicos se consume, hay mayor cantidad de personas con sobrepeso.

7. Debilita tu memoria:

Científicos de la Universidad de Harvad y Wisconsin afirman que la tecnología contribuye a que seamos cada vez menos capaces de retener información. A este fenómeno lo han denominado “El efecto Google” y se produce debido a que existe la tendencia a guardar datos en internet más que en nuestros cerebros. Un claro ejemplo es que hoy en día la mayoría de personas no puede recordar los números de celulares de sus contactos, pues confía que siempre estarán en la memoria de sus teléfonos.

8. Te hace perder la capacidad de investigación:

La información de todo el mundo está al alcance de un click. Si bien esto parece una buena noticia, en realidad ha contribuido a que se pierda la capacidad de investigación. Han habido casos en los cuales una falsa noticia se hizo viral y todos creían que era cierta, pero nadie se preocupó por constatar si la información era real o no. Esto sucede con más frecuencia de lo que creemos y puede tener efectos dañinos y hasta letales.

9. Te hace perder el tiempo:

Las redes sociales utilizan sistemas que detectan los gustos y preferencias de cada uno; es por ello que cuando nos conectamos, aparecen sugerencias de las cosas que posiblemente podrían llamar nuestra atención. Esto hace que uno pase más tiempo de lo que planea en internet.

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta