Nuestra actitud afecta la manera en que percibimos la vida. Hellen Keller dijo: “Mantén tu rostro al sol y así no verás las sombras.” Si nos enfocamos en las cosas negativas de la vida, entonces todos nuestros hechos estarán propensos al fracaso, desánimo, conformismo, depresión e infelicidad.

John Kim, terapista licenciado en matrimonio y familia, explica que las distorsiones cognitivas son responsables de reforzar los pensamientos o emociones negativas. Él asegura que hay muchas distorsiones cognitivas, pero que las más comunes son:

  • Filtración: Sucede cuando filtramos todos los aspectos positivos de una situación y solo nos quedamos con lo negativo. Kim afirma que esto hace que “la visión de la realidad se oscurezca o distorsione”.
  • Pensamiento polarizado o pensamiento “en blanco y negro”: Se da cuando pensamos en los extremos, (éxito o fracaso) y no pensamos en que toda situación es más compleja y que debemos aprender a analizarlas con sus diversas tonalidades de colores y no solo en blanco y negro.
  • Sobre-generalización: Kim da un ejemplo de esta distorsión: “Si algo malo sucede sólo una vez, esperamos que suceda una y otra vez.” Esto quiere decir que tomamos una sola experiencia como un patrón para lo que sucederá en el futuro, cuando en realidad, nadie puede saber lo que ocurrirá porque aún no sucede.
  • Llegar a conclusiones precipitadas: Ocurre cuando dejamos que nuestros prejuicios nos pre-dispongan ante un hecho o persona. Cuando llegamos a conclusiones precipitadas, nos alejamos de la verdad y dejamos que la falsa realidad nos ciegue.
  • Catastrofización: Es cuando exageramos la importancia de eventos insignificantes. “Esperamos que ocurra un desastre, no importa qué. Esto también se conoce como «magnificar o minimizar».”, afirma Kim.
Te interesa:  10 frases que debes decirte cada mañana

Si has podido identificar tu comportamiento con alguna de las distorsiones cognitivas mencionadas anteriormente, es momento que tomes la decisión de cambiar. Efesios 4:23 dice: “Dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes.” (NTV) La mejor manera de cambiar tu mentalidad es:

  1. Pedirle a Dios que te ayude en cada momento de tu vida.
  2. Tomarte las cosas con calma y no enfocarte en lo negativo.
  3. Aprende de tus errores y sigue adelante.
  4. Ora con frecuencia.
  5. Rodearte de personas que sean de buena influencia para tu vida.

Recuerda que si necesitas consejo, puedes escribirnos a [email protected]

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta