Estudios científicos han comprobado que el cáncer afecta no solo al paciente, sino también a sus familiares. Esto es debido a los altos niveles de estrés y ansiedad a los cuales están sometidas las personas cercanas al enfermo. Aunque el cáncer de mama es un proceso difícil y doloroso para todos, también es una oportunidad para sacar lo mejor de nosotros. Tal vez no podamos descubrir la cura para el cáncer, pero aún podemos hacer pequeños gestos para ayudar a quien está enfermo.

Si conoces a alguien que padece de cáncer de mama, pon en práctica estos consejos y demuestra tu apoyo, amor y comprensión:

1. Visita:

El tratamiento del cáncer de mama debilita física y emocionalmente al paciente; por lo cual es común que sienta tristeza y desánimo. Una manera de demostrar ayudar en esta situación es visitando. Puede parecer poco, pero ofrecer tu compañía a alguien y dejar que desahogue es una manera de colaborar en su recuperación. Un estudio demostró que la soledad agrava las enfermedades, pero que tener buenos amigos contribuye a la rápida recuperación.

2. Mantente en contacto:

La distancia ya no es una excusa para no dar palabras de aliento. Si no puedes ir de visita, entonces llama, envía mensajes de texto, correos electrónicos o publica en las redes sociales. Tus palabras de consuelo pueden servir de ánimo en momentos difíciles, así que no dudes en contactarte con la persona a quien quieres ayudar.

3. Dale su espacio:

Es bueno que demuestres tu apoyo en todo momento; sin embargo, debes ser cauteloso de no hacerlo tan seguido o podrías sofocar a la persona. Todos necesitamos compañía y palabras de ánimo, pero también requerimos un momento a solas. Esto no implica que debes alejarte de los enfermos, sino darte cuenta cuál es el momento ideal para ofrecer tu apoyo (Proverbios 25:17).

Te interesa:  ¿Llamado o escogido?

4. Hazla reír:

En lugar de hablar sobre temas que entristezcan, procura alegrar el día de tu ser querido. Está comprobado que la risa disminuye el dolor y cambia el humor. Trata de que tus visitas, mensajes o llamadas causen sonrisas en lugar de lágrimas y verás que esto servirá de mucha ayuda a la otra persona.

5. Dale un regalo:

Dar un regalo es un gesto que dice mucho. Si quieres regalar algo, ten en cuenta los gustos de la otra persona, pero también la utilidad del mismo. El obsequio puede ser algo pequeño, como una tarjeta o flores, hasta donaciones monetarias. Recuerda que lo importante de las dádivas no son cuánto valen, sino cuánto significan.

6. Ora:

El cáncer de mama no es una enfermedad fácil de enfrentar. Tal vez no puedas inventar la cura para el cáncer ni hacer que la enfermedad desaparezca por completo, pero sí puedes dejar tus cargas en las manos de Dios. Solo Él sabe cuál es el propósito detrás de la enfermedad; y sea cual sea su decisión con respecto al futuro, es seguro que será la mejor.

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta