“¿Cómo escuchar a alguien?” parece una pregunta un poco ingenua, después de todo, para escuchar a alguien solo se debe dejar que hable, ¿verdad?

La comunicación humana se desarrolla gracias a la retroalimentación. Escuchar es tan importante como hablar; sin embargo, en estos tiempos hay tanto ruido que las personas escuchan menos cada vez. El consultor de sonido, Julian Treasure, asegura que pasamos el 60% de la comunicación escuchando, pero que solo retenemos el 25%. Esto quiere decir que nos estamos perdiendo mucha información en nuestras conversaciones. Tresure afirma que “la escucha consciente crea entendimiento”, y por eso hace hincapié en que las personas deben aprender a escuchar. Él también aconseja hacer los siguientes ejercicios para mejorar la calidad de escucha:

  • Silencio: Debemos tener como mínimo 3 minutos de silencio al día, de modo que nuestros sentidos se agudicen y seamos capaces de registrar sonidos con mayor precisión.
  • “La mezcladora”: Treasure sugiere ir a un lugar ruidoso e identificar cuántos canales de sonido podemos distinguir. Esto ayuda a que aprendamos a separar un sonido de otro.
  • Saborear: Debemos ser capaces de disfrutar sonidos cotidianos y no verlos como algo estresante, sino como algo que nos alegre el día.

A veces creemos que estamos escuchando, pero por ratos, nuestros pensamientos divagan hacia otros temas y nos hacen perder el hilo del diálogo. Escuchar quiere decir prestar atención, y cuando no estamos completamente concentrados en la conversación, la otra persona se da cuenta. “Es muy difícil detener tu mente de divagar… hay muchas razones por las que es tan difícil para nosotros. Siempre puedes decir cuando alguien no te está dando toda su atención”, manifiesta la psicóloga organizacional, Nicole Lipkin.

Te interesa:  ¡Escucha más y habla menos!
¿Cómo podemos realmente escuchar a alguien?
  • No interrumpas y “apaga la voz en tu cabeza que constantemente hace suposiciones, juzga al orador y contempla lo que vas a decir a continuación. No termines las frases de la otra persona ni interrumpas su curso de pensamiento”, aconseja Lipkin.
  • Presta atención a las palabras y a los sentimientos de la otra persona. Los seres humanos expresamos más con el lenguaje corporal que con las palabras, así que, no olvides estar atento a los sentimientos.
  • Demuestra que estás prestando atención al parafrasear o resumir lo que tu interlocutor dijo.
  • Expresa tu opinión sobre lo expresado por la otra persona pero, sin juzgar.

Algo parecido es lo que recomienda Treasure. Él dice que para escuchar con efectividad debemos:

  1. Recibir.
  2. Apreciar.
  3. Resumir.
  4. Preguntar.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta