Es natural que en toda relación existan los celos, ya sean por situaciones comunes o sin razón aparente; sin embargo, ellos destruyen las relaciones y dañan a las personas. Es cierto que hay casos de infidelidad que han sido descubiertos por los celos, pero esto no significa que todos las vivencias sean iguales.

Si te pones celoso (a) por razones mínimas, no dejes que esto se convierta en un problema que ponga el fin a tu relación. En cambio, aprende a vencerlo y disfruta de tu pareja:

1. Descubre la raíz del problema:

Los celos nacen de nuestras inseguridades, temores, ansiedades, baja autoestima, etc. Toma un tiempo para analizar qué es lo que realmente está haciendo que te pongas celoso, en vez de examinar cada acción de tu pareja. Tal vez descubras que tus celos son infundados y que tu pareja no te está siendo infiel; sino tu miedo te está confundiendo y no te deja ver la verdad.

2. Ocupa tu tiempo:

Preguntas como “¿Qué estará haciendo?”, “¿con quién estará hablando?”, “¿por qué se demora tanto en responder?”, vienen cuando no tenemos la mente ocupada. Puede parecer trivial, pero de hecho, muchos estudios demuestran que las personas ocupadas no tienen tiempo para ser celosos. Así que aprovecha tu tiempo libre y practica algún pasatiempo que disfrutes. Esto hará que seas menos celoso y también incrementará a tu productividad.

3. Deja de compararte con otros:

Si tu pareja está contigo es porque no hay nadie igual que tú. Podrán existir personas más bellas, inteligentes, carismáticas, etc, pero no existe un duplicado tuyo ¡Incluso los gemelos idénticos son diferentes en muchos aspectos! Por lo tanto, deja de compararte con los demás y cree en tu potencial. Si no te amas, no esperes que los demás lo hagan; y parte del amor propio es saber tu verdadero valor.

4. Cree en tu pareja:

Si tu relación está basada en el amor, entonces practica la confianza. No dejes que tus sospechas tengan más importancia que la verdad. Aprende a confiar y a creer en tu pareja para que ambos puedan tener una relación saludable.

5. Expresa tus sentimientos:

No guardes tus sentimientos en una caja que pueda explosionar en cualquier momento. Si tienes dudas o sientes celos, dialoga con tu pareja y hazle saber cómo te sientes. Cuando lo hagas, recuerda hacerlo de manera calmada y sin acusar. Esto ayudará a que tu pareja entienda mejor por lo que estás pasando y sea más comprensivo contigo. Recuerda que la solución para los problemas es la comunicación.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta