La confianza es una cualidad muy valiosa que todos debemos tener; sin embargo, hay personas que no saben diferenciar la confianza de la vanidad. Ambas pueden parecer similares, pero en realidad, tienen distinto origen, motivación y efecto.

La confianza construye a la persona y a los que lo rodean; mientras que, la vanidad solo busca su propio provecho. El usar la confianza como una máscara para la vanidad, es algo que tiene repercusión para el individuo y sus relaciones personales. Es por ello que uno mismo se debe examinar y ver si su supuesta confianza no es más que vanidad disfrazada.

CONFIANZA VANIDAD

1. Se caracteriza por la humildad y no se enorgullece con facilidad.

2. Inspira y es un buen ejemplo para los demás.

3. Acepta que le falta aprender y busca la enseñanza de otros.

4. Sirve a otros y no se cree superior a los que le rodean.

5. Se preocupa porque sus acciones sean de corazón.

6. Sabe aceptar la corrección y la crítica.

7. Piensa en el beneficio de los demás por encima del suyo.

8. Se dedica a ayudar para que otros tengan confianza.

1. Es orgulloso y centra su atención únicamente en sí mismo.

2. No le importa nadie más. Se concentra en sus propios logros.

3. Es autosuficiente y cree que no necesita ayuda de nadie.

4. Espera ser servido y no quiere servir.

5. Se preocupa por la imagen que da.

6. No permite ser corregido y se derrumba fácilmente ante la crítica.

7. Piensa en su propio beneficio.

8. Le gusta menospreciar y subestimar a los demás.

Te interesa:  Revive la entrevista a Redimi2

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta