En diferentes países del mundo, el porcentaje de madres solteras ha incrementado en al menos 100% desde la década pasada. Muchas mujeres crían a sus hijos sin necesidad de un hombre en su familia y lo hacen con éxito. Entonces, ¿esto significa que el rol de los papás ha desaparecido?

Un estudio del año 2007 publicado en la revista Acta Paediatrica, concluyó que la presencia de un papá (varón) en la crianza de un hijo es fundamental para su desarrollo como adulto en el futuro. Encontraron que los niños con el papá presente tenían menos problemas de comportamiento. En cambio, los que crecían sin un padre, tenían mayor probabilidad de adoptar una conducta rebelde, cometer un crimen, o procrear un hijo a temprana edad.

Esta investigación también reveló que hay una diferencia significante entre la interacción entre los padres y madres hacia sus hijos. Los papás desarrollan juegos físicos con los niños, los cuales tienen un resultado positivo en ellos. Por ejemplo, cuando un padre lanza al bebé hacia arriba y luego lo atrapa, resulta en risas y alegría para el bebé.

Te interesa:  3 Palabras claves que toda mamá debe enseñar

Por otra parte, otra investigación publicada en la revista Human Development, reveló que los papás inspiran a los hijos a tomar más riesgos en la vida. Esto no quiere decir que fomenten el comportamiento temerario, sino que animan a sus hijos a perder el miedo a probar cosas nuevas.

Si bien hay miles de personas que han sido criadas exitosamente solo teniendo a su madre en sus vidas, es importante que la nueva generación tome consciencia con respecto a la paternidad. Padre no solo es quien engendra, sino también quien cría. Ser padre es un privilegio y una bendición que se debe aceptar cuando se tiene la oportunidad. Debemos tener siempre presentes que somos hijos de Dios y que Él nos ama por sobre todas las cosas; por lo tanto, ¿no podríamos hacer lo mismo por nuestros propios hijos?

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta