Según el diccionario Cambridge, la palabra friendzone se refiere al “estado de ser amigos con alguien cuando tu preferirías una relación romántica o sexual con ellos”. Aunque últimamente se ha visto como algo malo, estar en la friendzone no es tan malo como parece. Las personas han relacionado esta amistad con el rechazo; sin embargo, pensar de esta manera es una gran equivocación. Éstas son algunas ventajas de permanecer como amigos con alguien que te gusta o atrae:

1. Tienes alguien en quien confiar:

Nadie puede decir que se encuentra bien sin amigos. Todos necesitan de alguien en quien confiar y con quien compartir experiencias. Estar en la friendzone te permite incrementar tus capacidades como amigo y aprender a disfrutar del proceso. En lugar de concentrar tus esfuerzos en conquistar a esa persona, aprende a ser un buen amigo y preocúpate desinteresadamente. Eso hablará mejor de ti que cualquier palabra que puedas decir.

2. Te ayuda a reevaluar tus sentimientos:

No todos son quienes parecen ser, y eso es algo que se descubre cuando pasas tiempo con alguien. Ser amigo de esa persona te ayudará a que conozcas más a fondo su personalidad, costumbres, y hábitos. Esto puede llevarte a reevaluar tus sentimientos y darte cuenta si en realidad prefieres conservar a la amistad de esta persona, en lugar de intentar ser su novio (a).

Te interesa:  ¿Reflejas el amor de Dios?
3. Comprendes mejor a las personas del sexo opuesto:

Los hombres y mujeres son individuos distintos que no pueden ser comprendidos a menos que se les conozca. Tener como amigo a esa persona que te interesa, te ayuda a conocer mejor a las personas del sexo opuesto. Además, tendrás la oportunidad de conocer de primera mano qué es lo que les interesa o no, o cuál es la mejor manera de ganarse su confianza.

4. Siempre tienes la posibilidad de ser “algo más”:

Ser amigo de alguien abre la posibilidad a que en algún momento esta comience a verte como más que solo un amigo. Si bien no en todos los casos sucede lo mismo, nunca rechaces la oportunidad de ser amigo de alguien, ya sea que esté o no románticamente interesado en ti.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta