“¿Ya tienes novio?” “¿Cuándo te vas a casar?” “¿No crees que ya es hora de sentar cabeza?”

A estas alturas de mi vida, cuando estoy a pocos años de cumplir 30, ya he perdido la cuenta de las veces en las que he escuchado preguntas parecidas. Me parece que la presión por tener novio y casarme aumenta cada año, especialmente cuando hay reuniones familiares y veo a parientes después de tiempo, o cuando algún amigo se casa y me preguntan cuándo seré la siguiente.

Como cristiana, he escuchado muchos sermones sobre la soltería, he asistido a conferencias sobre el matrimonio, y casi podría recitar lo que se dice allí. Pese a que ese tipo de eventos sirven para inspirar ánimo y creer en el matrimonio como diseño de Dios, llega un punto en el cual se llega a menospreciar la soltería y a casi tratarla como si esta fuese una enfermedad.

Para subir una escalera, se necesita subir de peldaño en peldaño; simplemente uno no puede saltar desde el principio hasta el final. De la misma manera, Dios diseñó nuestra vida por etapas, para que podamos crecer y madurar lo suficiente para llegar a la otra. En Eclesiastés 3:1 dice que hay tiempo para todo; y más adelante en el versículo 11 dice que “Dios lo hizo todo hermoso para el momento apropiado“.

Te interesa:  Maneras erróneas de orar: Orar sin hacer nada

Por lo tanto, como solteros ¿qué podemos hacer?

  • No abuses de tu soltería: El hecho de que estés solo (a) no implica que puedes hacer lo que quieras sin esperar consecuencias. Tienes libertad, pero recuerda que no puedes hacer uso indiscriminado de ella.
  • Hacer amigos: Construir amistades sanas, basadas en el respeto y la confianza, son esenciales para todo ser humano. Si eres soltero, esto te ayudará a ser más comprensivo con todo tipo de personas y a ser más paciente.
  • Prepararte: No hay personas mejores para decirte en qué consiste el matrimonio, que los mismos casados. Busca consejo de ellos y escúchalos; podrás aprender mucho de la vida marital y estar preparado para lo que te espera en el futuro.
  • Nunca dejes de orar: No hay nada mejor que depositar tu futuro en las manos de Dios. Solo Él sabe lo que es mejor para nosotros, y nos lo dará en el tiempo adecuado.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

3 Comentarios

  1. Ok… Gracias por los consejos. :3

  2. Seguiré orando, #SeHaDicho.

Dejar una respuesta