Había un hombre que trabajaba como operador del puente por donde pasaban los trenes y tenía un hijo a quien amaba mucho. Al niño le encantaba observar cada tren y percibir los rostros de los pasajeros, porque a muy pocos se los veía felices o disfrutando de su viaje, la mayoría reflejaba en sus rostros, tristeza, preocupación, enojo y soledad.

Un día se presentó una falla técnica en la cabina, lo cual llevó al operario a tomar una difícil decisión: permitir que todos los pasajeros murieran o empujar la palanca y dejar que su único hijo fuera aplastado por el puente, porque el niño, al darse cuenta de lo ocurrido, quiso impedir que hubiera un accidente y se fue a una de las rieles para mover otra de las palancas que se encontraba en el interior de la misma, pero lastimosamente cayó dentro de ella y no hubo tiempo para rescatarlo porque el tren venía a gran velocidad.

La salvación de todas aquellas personas, requirió el sacrificio de ese padre y de ese niño. De la misma manera, Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3:16

¿No crees que ésta es una razón más que suficiente para darle gracias a Dios por haber enviado a su Hijo único, Jesucristo, por la salvación de toda la humanidad? Si hasta éste día no reconociste este gran sacrificio, te animo a que puedas hacerlo hoy, porque no hay mayor prueba de amor que la que hizo Jesús en la cruz del calvario, al dar su vida por ti y por mí, aún sin merecerlo.

Fue oprimido y tratado con crueldad, sin embargo no dijo ni una sola palabra. Como cordero fue llevado al matadero. Y como oveja en silencio ante sus trasquiladores, no abrió su boca. Isaías 53:7 (NTV)

La muerte de Jesús, nos trajo esperanza y salvación; agradezcamos cada día su incomparable amor.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

5 Comentarios

  1. JESSICA

    CUESTA CIERTAS VECES ACEPTAR QUE TANTO AMOR TIENE DIOS POR NOSOTROS QUE PERDONA NUESTROS ERRORES, YA QUE NOSOTROS SOLEMOS SER DUROS CON LOS DEMAS

  2. GRACIAS DIOS, POR HABER ENVIADO A TU HIJO AMADO JESUCRISTO PARA SALVARME.

  3. AMOR INMENSO!!!!! GRACIAS DIOS

  4. GRACIAS POR COMPARTIR PALABRA CON INSPIRACION DIVINA PARA AYUDARNOS A VIVIR SABIAMENTE.

Dejar una respuesta