¿Pornografía Cristiana?

En Energía Total programa de la cadena CVCLAVOZ. Conducido por Camilo Garcia y Johanna Torres se habló de un tema no tocado en los medios y aquí un  resumen de la entrevista con la Dr. Sexologa Silvia Cinalli.

Antes de contestar a las preguntas, debemos definir qué es pornografía. Se denomina así al conjunto de materiales que muestran órganos genitales o actos sexuales con la finalidad de producir excitación sexual. La pornografía promueve un sexo centrado en las sensaciones personales. La exposición recurrente a la pornografía genera nuevos deseos y distorsiona el sexo en pareja, porque enfoca la práctica sexual en lo estrictamente genital.

Si bien es cierto que el consumo de pornografía estimula la práctica sexual (cosa que algunos buscan), lo hace sólo a nivel del propio deseo, con una consideración secundaria de lo que sienta o piense la pareja.

¿Por qué producir ‘pornografía cristiana’? ¿Qué interés puede suscitar este tipo de producción cinematográfica?

La pornografía es la actividad más rentada en el mundo después del armamentismo y el narcotráfico. Por tal razón, los negociantes del sexo intentan que sea bien vista, aunque para eso tengan que disfrazar, todo lo posible, sus intenciones.

Hasta ahora, los que confesaban una creencia religiosa cristiana, eran reticentes a incorporar la pornografía en su intimidad (aunque no todos, ya que nuestros datos estadísticos muestran que muchos consumen, a pesar de sus creencias); pero si lo productores lograr encubrir sus propósitos, destruyendo los argumentos de los opositores, se incrementaría el número de adeptos a este tipo de films.

Dejemos que ellos mismos nos presenten el tema: “El ‘Porno cristiano’ es la nueva propuesta. Los actores deberán estar casados, además de ser cristianos; con escenas cuidadas, sin actos degradantes y con un lenguaje correcto, basado en el amor. La idea es que se entienda al cuerpo ‘como un regalo divino’ que merece ser tratado ‘bien’. Los filmes eróticos serán producidos para la educación del pueblo de Dios. Los actores en pantalla deberán mostrar técnicas correctas y actitudes sexuales apropiadas, siendo respetuosos y tratando al cuerpo de su compañero como el regalo de Dios. A través de las acciones, el comportamiento y el discurso de los personajes representados, se mostrarán escenas, por ejemplo, de un hombre joven orando junto a su esposa, estudiando la Biblia, asistiendo a la iglesia o sirviendo en la misma. El Porno Cristiano brindará material en el caso de que un hombre necesite ser mejor instruido sobre cómo satisfacer a su esposa oralmente, o si una mujer necesita ayuda en cuanto a su sexualidad para ser más abierta a los deseos de su marido”, remarca la publicación.

¿Linda presentación, verdad? Incluso la pornografía vendría matizada con escenas de oración, de visita a la iglesia, etc.

¿Acaso existe una manera más burda de ofender la santidad de Dios y de su pueblo? ¿Puede algo ser tan ofensivo para el pacto matrimonial como el ‘sexo público y pornográfico que se dice cristiano’?

Actores, preproducción, escenas genitales exclusivas, gemidos “correctos” (¿existe tal cosa?), producción in situ (para cada escena se deben hacer muchas tomas con ‘técnicas correctas’. No existe secreto, intimidad ni espontaneidad, ya que están en un estudio, con asistentes de luces, sonido, imagen, etc.) ¿Qué diferencia existe con el vouyerismo o con una orgía?

¿Cómo podremos sentarnos a ver a dos ‘aparentes’ cristianos teniendo sexo? En realidad este tipo de pornografía es más dañina que la peor pornografía imaginable, la más denigrante; porque en la pornografía denigrante nadie asociaría ese tipo de práctica a una persona devota y santa, pero presentar a “dos cristianos” teniendo sexo, va a distorsionar el modo en que cada creyente vea a sus hermanos en Cristo.

Si alguno de los ‘actores o actrices del porno cristiano’ se parece físicamente a algún líder, diácono o pastor, se hará la asociación mental, eso es indudable. De ahí que, lo que esa persona quiera enseñar o predicar, no podrá ser asimilado por quien vio esa producción pornográfica, porque su mente estará condicionada. Esto es mucho más grave de lo que pueda suponerse. Este tipo de pornografía intenta destruir a más vidas que el pecado más burdo, y su verdadera intención es llevar más vidas al infierno, que cualquier otro tipo de pornografía.

Bien dice la Biblia que el diablo es padre de mentira. Ha colocado un anzuelo para atrapar la vida de los incautos cristianos. ¿Cuántos caerán bajo su poder?

Warren W. Wiersbe dice: “el hogar es el primer lugar donde el amor cristiano debe practicarse. El hogar comienza con la unión de dos creyentes siguiendo la voluntad de Dios. Esto significa lealtad y pureza… En esto días, cuando los pecados sexuales son presentados como diversión en las películas y la televisión, la iglesia debe sostener la pureza del lazo matrimonial”.

El apóstol Pablo, en 2ª Corintios 3:17, Gálatas 5:13 y Romanos 8:2, afirma que Cristo nos hizo libres. La pornografía es esclavizante y adictiva; atenta contra nuestro ideal de santidad, contra nuestra libertad y espontaneidad en la intimidad matrimonial. Nos hace vulnerables a la opinión de terceros. Más que denigrarse la sexualidad, se denigra la santidad del pacto matrimonial y se viola su secreto conyugal sexual.

1ª Tesalonicenses 4:4-5 dice: “Cada uno de ustedes sepa tener su propia esposa en santidad y honor (dignidad, decencia); no en pasión de concupiscencia (lujuria, lascivia), como los gentiles que no conocen a Dios”.

Colosenses 3:5: “Hagan morir, pues, lo terrenal en ustedes: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos…”

¿Qué dirán los hijos de las parejas que ‘actúen’? ¿Dónde queda el término intimidad, pureza, honor, santidad? La pureza es un elemento esencial de la ética cristiana, Filipenses 4:8 y Santiago 3:17.

Si hay algo contradictorio, es esto. ¿Cómo pueden conciliarse estos dos términos: pornografía y Cristo? Es como decir ‘infierno de paz’, ‘blancura negra’ o ‘vaca voladora’. Suena a incoherencia.

Hebreos 13:4 dice: “El matrimonio debe ser tenido en gran honor por todos, y el lecho conyugal debe conservarse sin mancilla (es decir, sin impureza), porque Dios juzgará a los impúdicos (es decir, los obscenos) y a los adúlteros”, NVI.

Si no somos rotundos frente este aborrecible avance del mal, tendremos que acostumbrarnos a otros “rubros” cristianos. ¿Qué tal el casino “cristiano”, o mejor, el narcotráfico “cristiano”? Si ya existe “porno cristiano”, podemos esperar cualquier cosa.

Si el narcotráfico no deja de ser malo porque lo produzca un cristiano, debemos aplicar la misma regla a todas las cosas igualmente nocivas y con el mismo potencial de adicción. La pornografía es, en sí misma, mala y potencialmente adictiva, y no cambiará su naturaleza dañina porque los ‘actores porno’ digan ser cristianos. NO TE CONFUNDAS. Es una trampa. La palabra ‘cristiana’ hace pensar en bondad y bien, de ese modo, ‘porno cristiano’ confunde. Intenta asociar dos cosas diferentes en su especie y crear la sensación de que se trata de algo bueno. Así obra Satanás. Piensa: ‘cianuro cristiano’. Si es cianuro, no será menos letal porque diga “cristiano”, ¿o será que te asegura el cielo, luego de que te mate?

De nosotros depende. ¡Digamos no a este tipo de perversión a la sexualidad! Repudiemos al llamado ‘porno cristiano’ y bajo ningún concepto, ni por curiosidad ni por cualquier otro motivo, miremos pornografía, aunque diga ‘cristiana’. Abrir la puerta a este tipo de mal es darle lugar a la destrucción del diablo y, ¿quién puede medir sus consecuencias? CVCLAVOZ

Dres. Silvia y José Luis Cinalli.

 

All Rights Reserved Copyright © 2011 - 2012 Christian Vision USA, Inc.