¿Dime en qué gastas? y te diré quien eres

dineroCVCLAVOZ - La manera cómo administras tu dinero dice mucho de quien eres y tú relación con Dios…

Hay un dicho que dice “Dime en qué gastas y te diré quién eres”. Si alguien gasta la mayoría o todo su dinero en licor es un alcohólico y si alguien gasta su dinero en apuestas es un jugador, si gastas más del 65% de tu dinero en cosas materiales eres un materialista; y así en todos los demás ejemplos… Si todos pudieran ver como tú administras tu dinero, ¿Cómo te llamarían? ¿Te dirían el ambicioso, el malgastador, el tacaño, el generoso, el buen administrador, el ahorrador, etc.

¿Te has fijado como el mundo busca nuevas formas para hacer dinero fácil y rápido? todos los días por la radio, televisión y medios escritos, hay anuncios invitando a participar en un nuevo negocio que es la fórmula perfecta para ser un millonario…

En previas generaciones el dinero no se ganaba rápido ni fácil. Se trabajaba, se gastaba dentro de un presupuesto y lo que se ahorraba era para emergencias o para dejarles a los hijos.

A menudo se escuchan historias tristes de un padre o una madre que sacrifico todo una vida para dejarle una buena herencia económica a sus hijos y tristemente todo ese esfuerzo fue en vano porque sus hijos no apreciaron la herencia y malgastaron todo. Por tanto se puede decir que estos hijos son malos administradores de riquezas o herencias…

En Dios, nosotros tenemos a un Padre amoroso que es nuestro proveedor. Como un buen padre Dios suple nuestras necesidades y nos colma de regalos como la vida, salud, sabiduría y las fuerzas para trabajar. Dios anhela que sus hijos no sean malos administradores, mas bien  sean buenos mayordomos de sus finanzas. El ser un buen mayordomo es tener la sabiduría de Dios para administrar el 100% del dinero que Dios nos provee, además implica El ser agradecido y generoso para dar.

¿Crees que honras a Dios con tus finanzas? Hay una forma de saberlo. La palabra de Dios nos dice en Mateo 6:19-21 – No almacenes tesoros aquí en la tierra, donde las polillas se los comen y el oxido los destruye, y donde los ladrones entran y roban. Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el oxido no pueden destruir, y los ladrones no entrar a robar. Donde este tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón.

camilo-garcia-150x150

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

All Rights Reserved Copyright © 2011 - 2012 Christian Vision USA, Inc.