Barcelona y Real Madrid tras un milagro

images Jose MourinhoCVCLAVOZ - El Borussia Dortmund, liderado por un pletórico Robert Lewandowski, goleó por 4-1 a un Real Madrid que ahora tiene que lograr una remontada épica en el Santiago Bernabéu para lograr el sueño de llegar a la final de Wembley.

Lewandowski desmontó a un desconocido Real Madrid, sin el carácter competitivo que inculcó José Mourinho, y marcó los cuatro goles del Dortmund, el último de penalti, en un partido en el equipo alemán le ganó el pulso al Real Madrid desde el comienzo.

El equipo de Mourinho comenzó maniatado por la presión del conjunto alemán en el centro del campo. La inclusión de Luka Modric por Ángel Di María no cumplió el objetivo de dar más posesión de balón y en un ritmo vertiginoso de juego, el Real Madrid vio cómo su área empezó a ser acosada desde muy pronto por el equipo alemán.

En el minuto 7, Diego López reaccionó con una buena parada ante un disparo cruzado abajo de Marco Reus, pero un minuto después nada pudo hacer cuando el polaco Robert Lewandowski definió desde corta distancia a centro de Mario Götze, tras deshacerse con facilidad de la marca de Pepe, que tuvo una noche negra.

Ante las dificultades de armar juego por el centro, el Real Madrid lo intentó por la banda izquierda. Mesut Özil se encontraba aprisionado en la derecha, fuera de su sitio natural, y fueron Cristiano Ronaldo y Fabio Coentrao los que se asociaban con frecuencia y forzaban al Dortmund a cometer repetidas faltas.

En el 25, en una de esas faltas, llegó la primera ocasión para el Real Madrid con un buen lanzamiento de Cristiano Ronaldo desde 25 metros que el meta Roman Weidenfeller rechazó con los puños.

Pese a esa ocasión, el partido parecía algo atascado y el Dortmund, que reculó para tener más espacios, no cesaba de inquietar. En una de sus arremetidas se encontró con un castigo inesperado. Marco Reus cayó dentro del área ante Varane cuando encaraba a Diego López y, cuando aún reclamaban penalti, de un saque de banda a favor del equipo blanco llegó un falló de Hummels que acabó con un regalo de Higuaín a Cristiano, que marcó el 1-1.

Era el minuto 43 y el Real Madrid se pudo ir al descanso con el empate y con un gol como visitante que hubiera podido ser una buena base para la vuelta en el Santiago Bernabéu, pero desapareció del campo en la segunda parte.

El Dortmund se vio mucho más presente, logró poner el balón cerca del área del Real Madrid en los primeros minutos de la reanudación y en el minuto 50, en una jugada en la que la defensa blanca pidió fuera de juego que no era, Lewandonski volvió a adelantar a su equipo.

images Messi y RiberyY EL BARCELONA TAMBIEN

A poco de cantar el alirón en Liga en las próximas semanas, si una hecatombe no lo impide, el Barcelonaha caído de sopetón en una depresión que le ha conducido no sólo a no contemplar la opción de remontar el 4-0 que el martes le endosó el Bayern de Múnich, sino ni siquiera a evocar a la épica.

Ha sentado muy mal en el ánimo de los culés el ‘repaso’ que ellos mismos admiten que sufrieron anoche en Múnich, donde el actual campeón de la Bundesliga anuló cualquier calidad futbolística que ha llevado estos últimos años al Barça a ser admirado, respetado y difícilmente copiado.

Fue una noche aciaga con cuatro goles en contra, aunque con la duda de que el árbitro pudo haber anulado alguno de ellos por manifiesta irregularidad, un hecho que en el Barça ni se ha contemplado como queja, después de la superioridad de su rival y de la incapacidad de los suyos, nulos en ataque, en construcción y en dominio del juego.

La épica para darle la vuelta al resultado, como así se evocó en octavos de final de la Liga de Campeones contra el Milan tras un desastroso partido de ida en Italia, no aparece por ahora en el discurso azulgrana, temeroso de que el Bayern se tome el envite del Camp Nou como el segundo acto de una tragedia en la que parece envuelto el conjunto azulgrana tras el varapalo de anoche.

No es la primera vez que el Barcelonavuelve a casa con el rabo entre las piernas en una eliminatoria europea, pero en la ida de la semifinal actual se cumplieron los peores augurios que anunciaban que el Bayern podría dar un revolcón a los azulgrana, por el estado de forma en el que se encontraban y porque el equipo de Francesc ‘Tito’ Vilanova, líder en la Liga, no está en su mejor momento.

El Bayern le devolvió el 4-0 con el que hace unas temporadas el Barça goleó y humilló al rival alemán. Además, el conjunto alemán envió un mensaje claro de que quiere la corona que durante los últimos años ha poseído el Barcelonaen Europa casi sin ser cuestionada. CVCLAVOZ 

Fuente: EFE

All Rights Reserved Copyright © 2011 - 2012 Christian Vision USA, Inc.