La vulnerabilidad en el deporte

images Atletas en el MaratonCVCLAVOZ - Miami- La masacre de los Juegos Olímpicos de Múnich 1972, la bomba en el Centennial Park en Atlanta 1996, la violencia en los estadios de fútbol o la cuchillada a la tenista Mónica Seles son sólo algunas muestras de que siempre hay un límite al control de la autoridades.

Las bombas del maratón de Boston son un cruel recordatorio de la vulnerabilidad del deporte en cuestiones de seguridad.

La masacre de los Juegos Olímpicos de Múnich 1972, la bomba en el Centennial Park en Atlanta 1996, la violencia en los estadios de fútbol o la cuchillada a la tenista Monica Seles son sólo algunas muestras de que siempre hay un límite al control de la autoridades.

download Munich 1972Salvaguardar el trazado de un maratón es uno de los mayores retos, ya que es imposible convertir las calles de una ciudad en una fortaleza.

En 2008, uno de los “tigres tamiles” asesinó a 13 personas con un ataque suicida con bomba en la salida de un maratón en Sri Lanka. Era una prueba menor, pero las grandes carreras tampoco estuvieron exentas de incidentes.

En los Juegos de 1972, un estudiante alemán se coló en el último kilómetro del trazado y entró primero al estadio antes de ser retirado por la seguridad. Y aún más impactante fue el asalto del padre Cornelius Horan al brasileño Vanderlei de Lima, que en ese momento lideraba el maratón de Atenas 2004 y tras ser lanzado al suelo siguió corriendo.

La seguridad es siempre un asunto capital en los Juegos desde el atentado de un comando palestino al equipo israelí en Múnich 1972, pero aún más tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

images Atlanta 1996Un atentado terrorista de la organización vasca ETA causó el pánico en las cercanías del estadio Santiago Bernabeu de Madrid antes de una semifinal de la Liga de Campeones europea en 2002. En 2010, tres personas murieron por disparos cuando el autobús de la selección de Togo fue atacado en la Copa África. Y un año antes, seis policías y un chófer fueron asesinados en un atentado al autocar del equipo de cricket de Sri Lanka en Pakistán.

La presencia militar en los grandes eventos deportivos se ha hecho familiar, pero el reto está en lograr un equilibrio. Como dijo el británico Sebastian Coe, jefe del comité organizador de los Juegos de Londres 2012: “Quiero que la gente venga sintiendo que está en una ciudad en fiesta, no en una ciudad sitiada”. CVCLAVOZ

Sala de redacción de  Juego Limpio.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido porRadio Cristiana CVCLAVOZ.

All Rights Reserved Copyright © 2011 - 2012 Christian Vision USA, Inc.