Comienza el tiempo en que tenemos tantas celebraciones ya que nos queda poco para terminar el 2014, pero es muy bonito comenzarlas dando gracias a Dios por todo aquello que nos ha dado, Rut Bogran, es quien nos comparte acerca de la actitud de ser agradecidos, poniéndole Sabor a tu vida.
Definitivamente ser agradecidos con Dios le da sabor a nuestra vida! Si realmente nos detenemos a pensar el verdadero significado de la palabra “Gracias” entenderíamos en un sentido más amplio de lo que es practicar una vida con gratitud. En estos tiempos nos hemos acostumbrado mucho a pedir, pero invertimos muy poco tiempo en dar “Gracias”. La gratitud es un valor que se ha degastado y cada día corre peligro de extinción.
En la palabra de Dios encontraremos una invitación a vivir una vida agradecida, en 1 de Tesalonicenses 5:18 nos dice: “Dad gracias en todo” y esto implica TODO no cuando sintamos el deseo de hacerlo o por aquellas cosas con son fáciles para nosotros mostrar agradecimiento. Porque en más de alguna ocasión yo no le he encontrado el sentido de dar gracias cuando he estado enferma, cuando he perdido el trabajo o cuando tengo circunstacias inexplicables que me roban las ganas de decirle gracias a Dios por lo que me sucede. Pero, estoy segura que el Señor pensó muy bien el efecto que tendría el estar agradecido. Es una actitud que nos impacta poderosamente!
La gratitud afecta cada área de nuestras vidas, nos permite tener conciencia que Dios está a nuestro lado en los tiempos de sol pero también donde nos ha mojado la lluvia, la gratitud nos motiva a encontrar los propósitos escondidos detrás de las pruebas los cuales Dios utiliza para formarnos, pulirnos y llevarnos a un próximo nivel.
Qué te parece sí hoy nos proponemos a dar pequeños pasos que día a día nos lleven a convertirnos en personas agradecidas que se enfocan en lo que tienen y no en lo que les hace falta. Ya que valorar y darle gracias a Dios por las cosas que tenemos nos hace ser personas más felices.

ARTICULOS RELACIONADOS

2 Comentarios

  1. Gracias Dios por lo que me has dado, gracias por lo que me has quitado, gracias por la felicidad y la tristeza, Gracias por darme eso momentos que me lastiman muy profundo, pero sobre todo gracias por hacerme saber que todo aquello es parte de tu maravilloso Plan. Gracias por todo.

Dejar una respuesta