CVC LA VOZ Archives | CVCLAVOZ

All posts in “CVC LA VOZ”

¿Sufres de ansiedad?

De acuerdo a estudios, problemas relacionados con la ansiedad son el problema mental numero uno entre las mujeres; y el segundo después del abuso de alcohol y drogas entre los hombres.

Lo más probable es que tu conozcas a alguien que tiene serios problemas de ansiedad no manejados. Lamentablemente todos los problemas que tienen que ver con el control propio o que son enfermedades originadas en la mente, son como estigmas de los que nadie quiere hablar o no quieren mencionar porque sienten que son debilidad. Incluso sucede en la iglesia. Muchos de estos problemas como ansiedad o depresión los atribuyen a poca fe. Esto se debe tratar igual que una adicción. Debiéramos tener en las iglesias ministerios para tratar casos de este tipo con gente especializada en ellos. O guiar a las personas que sufren estos problemas a buscar un especialista para que les de el tratamiento adecuado, pero mientras lo buscas y te dan la cita, te doy algunos tips de cosas naturales que ayudan.

1- Aprender a respirar atentamente. Contando hasta siete u ocho con la aspiración, reteniendo el aire por la misma cuenta de siete u ocho, botarlo en la misma cuenta, hacer una pausa sin respirar por las ocho contadas y comenzar de nuevo. Son solo cuatro pasos. Inhalar, retener, exhalar, esperar. Trata de hacer esto al menos por tres minutos.

2- Hay aromas que calman, como la lavanda, la menta.

3- Masajear tus pies ayuda mucho, con una crema con aromas también de lavanda o menta.

4- Los tés de manzanilla, malojillo o citronera, lavanda, y tés de hierbas naturales ayudan. Todos sin cafeína o teína.

5- Hay algunos tipos de música clásica especiales para relajar. La puedes buscar online y hay mucha variedad.

Y una palabra de la Biblia para aferrarte a ella: “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias”. Filipenses 4:6

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás dando un buen ejemplo?

Para aquel que es el hermano mayor en una familia, esta frase le sonará muy conocida “debes portarte bien porque eres el ejemplo de tu hermano….”.

Esta verdad se hace real no sólo en el hogar, sino en todo lugar y más aún en la vida del creyente, pues como hijos de Dios somos sus representantes aquí en la tierra.

El apóstol Pablo, nos da el siguiente consejo: (…) Sé un ejemplo para todos los creyentes en lo que dices, en la forma en que vives, en tu amor, tu fe y tu pureza” 1 Timoteo 4:12 (NTV).

Nuestro estilo de vida es una herramienta poderosa para testificar de Cristo, por ello es que debemos ser sabios y cuidadosos en todo lo que hacemos, decimos y pensamos pues somos hijos de Dios y si caemos en el pecado no sólo estamos dañando nuestro testimonio sino también el nombre del Padre.

Es una realidad que tenemos una naturaleza pecaminosa, que está inclinada a hacer lo incorrecto, pero antes de dar rienda suelta a nuestro “YO” debemos pensar en lo que vamos a hacer y  preguntarnos ¿Qué haría Jesús en mi lugar? ¿Me edifica y edifica a los demás?

Los grandes hombres de Dios mencionados en su palabra son un referente para nosotros y podemos seguir su ejemplo “Amados hermanos, tomen como ejemplo de paciencia durante el sufrimiento a los profetas que hablaron en nombre del Señor” Santiago 5:10 (NTV).

Si hoy pudiésemos preguntar a las personas que están alrededor tuyo sobre tu comportamiento y tu testimonio ¿Qué dirían?

No he conocido persona que desee que tengan un mal concepto de su persona, pero el testimonio no depende de los demás sino de uno mismo, por ello es que debemos siempre procurar ser un ejemplo siendo hijos de Dios, siervos, amigos, hermanos, padres, etc.

Dios quiere que sus hijos demuestren la transformación que hizo en sus vidas y sean personas extraordinarias, dignas de confianza.

¿Estás siendo de ejemplo en el lugar donde estás?

Por Judith Quisbert

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sé humilde

“…y todos vístanse con humildad en su trato los unos con los otros, porque «Dios se opone a los orgullosos pero da gracia a los humildes».” 1 Pedro 5:5b (NTV).

Recuerdo que leí la frase: “El viento de una tormenta arranca de raíz los árboles, pero nunca se ha visto que arranque una hierba”. Si lo analizamos, un árbol alcanza grandes alturas, y su presencia es imponente; mientras que la hierba a su lado parece insignificante. Cuando nos erguimos orgullosos e inflexibles como el árbol, estamos actuando en oposición a la instrucción de Dios, y con ello decimos que no necesitamos de Él; pero si nos conducimos estando conscientes de que tenemos limitaciones y debilidades y de que necesitamos de Dios en todas las áreas de nuestras vidas, podremos ser como la hierba que no parece la gran cosa, pero logra soportar tempestades.

Por lo tanto, pidamos a Jesús que nos ayude a seguir Su ejemplo, y en consecuencia, seremos receptores de Su maravillosa gracia.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dieta para pacientes con cáncer de mama

Está comprobado científicamente que la alimentación influye en el cáncer de mama. Si una persona tiene un estilo de vida saludable, tiene menos probabilidades de contraer esta enfermedad, incluso si tiene antecedentes familiares. Las personas que ya tienen este mal, pueden mejorar su calidad de vida y progresar en su tratamiento si siguen una dieta balanceada y saludable. Éstos son algunos alimentos que ayudan a combatir el cáncer de mama:

1. Incrementar el consumo de frutas, vegetales y granos enteros:

El Instituto Johns Hopkins de Medicina recomienda consumir cinco o más porciones de frutas al día, además de verduras como tales como el brócoli, la coliflor, col, repollo y col de bruselas. También recomiendan incrementar la cantidad de consumo de granos enteros, como el trigo, centeno, avena, maíz, cebada y arroz, pues “la alta ingesta de fibra puede tener un beneficio positivo al alterar las acciones hormonales del cáncer de mama y otros cánceres hormonales dependientes. La ingesta diaria de fibra debe ser de 25 a 30 gramos de fibra insoluble y soluble.”

2. Disminuir el consumo de grasas:

Un estudio realizado por Women’s Intervention Nutrition Study (WINS), descubrió que una dieta baja en grasas reduce en 20% el riesgo de contraer cáncer de mama y también incrementa las posibilidades de sanidad. Por su parte, el Instituto Johns Hopkins de Medicina asegura que su investigación ha sugerido que estos ácidos grasos pueden inhibir el crecimiento de los tumores de mama.” Es por ello que los especialistas de este instituto aconsejan limitar el consumo de alimentos altos en grasa como la carne de res, cordero, queso, nata, mantequilla y helados. Asimismo, recomiendan no ingerir comidas procesadas, especialmente las que tienen harina.

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

No tengo tiempo

Los quehaceres que tenemos pueden ocupar la mayor parte de nuestro tiempo, de tal manera que no lo podemos aprovechar con las personas que amamos y que nos aman, como nuestros padres, hijos, hermanos, amigos e incluso con Dios.

¿Cuántas veces has mencionado que estás ocupado? Se pierden oportunidades valiosas por estar atareados, por lo que es preciso analizar si invertimos el tiempo en lo que es primordial para nuestra vida. La palabra muestra un claro ejemplo de nuestro diario vivir:

“Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.” Lucas 10: 38-42 (RVR 1960).

Marta, quien recibió en su casa a Jesús, estaba afanada por los quehaceres y cuando observó a su hermana sentada escuchando al Maestro, pidió que la reprendieran por no ayudarle; sin embargo, el Señor le respondió que lo principal era lo que María había escogido.

Es posible que estés olvidando lo que tiene mayor importancia en tu vida, esto no significa que lo que haces no es importante, pero existen cosas que tienen más valor, como escuchar a Dios, conocer el propósito de tu existencia y tu familia.

En esta oportunidad te animo a detenerte por un momento y pensar en lo que Dios quiere para ti, decide orar y estudiar la Palabra del Señor todos los días, aunque te encuentres demasiado ocupado. Aparta también otro tiempo para disfrutar con tu familia, porque más delante podrías arrepentirte de no haber hecho lo que era más importante.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué odias los lunes?

Tal parece que en estos últimos años -más que en los anteriores- hay mayor cantidad de personas que afirma odiar los lunes; no obstante, este pensamiento es erróneo. Si no te gusta lo que haces los días de trabajo, entonces es lógico que te desagrade empezar dicha actividad. Por lo tanto, no es que odies los lunes, sino que lo que haces ese día.

Un reporte publicado en la Journal of Social and Clinical Psychology afirma que el bienestar de la mayoría de trabajadores americanos incrementa los viernes por la noche, pero disminuye drásticamente el domingo por la noche y el lunes por la mañana. Los investigadores a cargo de ese estudio aseguran que el “efecto del fin de semana” se debe a la falta de autonomía en el trabajo. La Ph.D. Marylène Gagné, sostiene que “si tienes problemas para levantarte el lunes por la mañana, piensa en las razones por las que haces el trabajo que haces. Si tienden a ser por dinero o ego, mira si puedes transformarlos en significativos y divertidos.”

Por otra parte, la constante reiteración de una frase tiene influencia en el comportamiento. Es decir, si uno repite “odio los lunes” con mucha frecuencia, es de seguro que llegará a hacerlo en la realidad. Los psicólogos denominan a esta práctica el “efecto ilusorio de la verdad”. Un experimento publicado en la Journal of Experimental Psychology demostró que cuando una persona repite una mentira varias veces, llega a creer que es cierta, incluso cuando antes sabía que era mentira. Aunque estos descubrimientos en el comportamiento humano son un tanto recientes, hace miles de años que en la Biblia ya se nos advertía de cuidar nuestras palabras (1 Pedro 3.10, Colosenses 4:6, Efesios 4:29, Proverbios 10:19, 15:4).

El efecto que tienen nuestras palabras en nuestra disposición al trabajo también se comprueba en el bienestar emocional y financiero. El empresario y experto en marketing, Till Boadella, declara que si eres un empresario y estás haciendo lo que te gusta hacer diariamente, (…) entonces no hay absolutamente ninguna razón por la que debes odiar los lunes. Los lunes son el comienzo de tu semana y se supone que debes estar en tu mejor momento, en términos de productividad y fuerza de voluntad.” Por lo tanto, si uno desea progresar en cualquier área de la vida, debe cambiar su actitud y hacer las cosas de buena gana “como si estuvieran sirviendo al Señor Jesucristo y no a la gente.” (Colosenses 3:23, TLA)

 

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás preparado?

Jesús y sus discípulos estaban camino a Jerusalén, lugar donde nuestro Señor Jesucristo iba a ser sentenciado y condenado a morir, ocupando el lugar que nosotros merecíamos.

Y anticipándose a lo que iba a suceder, el Señor comenzó a hablar acerca de su segunda venida, por favor lee Lucas 12:35-40. En la primera parte de este pasaje bíblico Jesús enseña acerca de la necesidad de estar siempre listos y preparados para irnos con Él.

Dice que los siervos que están velando y esperando atentos a la llegada de su Señor son considerados bienaventurados, esta palabra significa afortunados, dichosos o extremadamente felices. ¿Por qué? Jesús dijo: “… Les digo la verdad, él mismo les indicará dónde sentarse, se pondrá el delantal y les servirá mientras están a la mesa y comen.” Lucas 12:37 (NTV) ¿No es razón suficiente para estar preparados? Estaremos en presencia del Señor y compartiremos con Él para siempre.

Pero, ¿Qué pasa con aquel siervo que no se prepara aún sabiendo que su Señor regresará pronto?

“Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes.” Lucas 12:47 (RVR1960)

Como dice su palabra “recibirá muchos azotes”, será duramente castigado porque nada podrá justificarlo delante de su Señor, las excusas no servirán y será demasiado tarde para pedir una nueva oportunidad.

Cada uno de nosotros sabe cómo está delante de nuestro Señor, analicemos nuestra vida y no dejemos de orar, ayunar, meditar en la Palabra de Dios y congregarnos. Jesús dijo: ¡Necios! Saben interpretar las señales del clima en la tierra y en los cielos, pero no saben interpretar los tiempos presentes. Lucas 12:56 (NTV)

Vivamos en obediencia a todo lo que está escrito en la palabra de Dios sin apartarnos de ella. Porque si nos olvidamos de las instrucciones del Señor recibiremos castigo y no la salvación y la corona de la vida.

Lucas 12:40 “Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá” (RVR1960).

Mateo 25:13 “Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir” (RVR1960).

Oremos:

“Señor amado, gracias por tu palabra y por hablarme este día. Te pido que me des de tu sabiduría para entender tu Palabra y poner en práctica todo lo que aprenda de ti. Por favor, dame la fuerza que necesito para hacer tu voluntad en mi vida y serte fiel en todo tiempo. En el nombre de Jesús, amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Aprende a perdonar!

José recorrió un largo camino, desde ser aquel adolescente orgulloso hasta llegar a ser un líder humilde que experimentó la mano de Dios sobre su vida y sus circunstancias. Fue un aprendizaje doloroso y difícil pero con grandes recompensas. (Génesis 45)

Si recordamos la historia, debemos mencionar que sus hermanos le tenían envidia por ser el favorito de su padre, al extremo de venderlo a unos comerciantes y dar como explicación (a su padre) que había sido devorado por los leones. Más adelante, pasó a ser propiedad del Jefe de guardia del palacio, fue acusado falsamente por la esposa de Potifar, lo encerraron en la cárcel por un buen tiempo, pero después lo mandaron a llamar para revelar el sueño de faraón y por los buenos resultados que dieron sus consejos, fue nombrado como su mano derecha.

Tal vez, ése era el mejor momento de José, después de haber atravesado por tantos obstáculos llegó el tiempo de disfrutar la abundancia, el poder y la confianza de los que estaban a su alrededor; aparentemente todo estaba bien. Pero cuando la sequía llegó a la tierra de Jacob, sus otros hijos tuvieron que ir a Egipto por alimento para no morir de hambre. Ellos no sabían lo que había pasado con José después de haberlo vendido, mucho menos que sería él quien los atendería en nombre del Faraón. José, en medio de su felicidad, aún recordaba con dolor la actitud de sus hermanos para con él, y cuando los tuvo en frente reaccionó contra ellos, hizo esconder unas copas de oro en las bolsas donde había alimentos que Egipto les había dado para la subsistencia de su familia.

Al suceder esto sus hermanos, además de negarse, pidieron perdón, pero José insistía con su plan de venganza. Les dijo que de ninguna manera serían perdonados. Solamente lo haría si mandaban a buscar al más pequeño de sus hermanos (Benjamín). José había vuelto a su pasado, sus heridas habían sido abiertas y cuando llegó el momento de enfrentar la realidad, sólo pensó en hacerlos pagar por lo que le hicieron.

Tal vez fuiste lastimado profundamente y haz estado esquivando miradas con esa persona que hirió tu corazón ¿Hasta cuándo piensas seguir huyendo? O tal vez, te has visto tentado a cobrar venganza ¿Estás seguro que esa es la mejor salida para sentir alivio? No te engañes, si en verdad quieres ser libre de las garras de la amargura ¡Aprende a perdonar! E independientemente de la gravedad del conflicto, toma la iniciativa. No esperes que las personas que te fallaron vengan a ti para pedirte perdón, tal vez no lo hagan nunca, por ello, sé tú quien dé el primer paso a la reconciliación y así podrás permitirle a Dios formar su carácter en tu vida en cada situación que se te presente.

José entendía que todo lo que había pasado tenía un propósito, y el mismo que se estaba cumpliendo ese momento en su vida. Después de hacer pasar por momentos de desesperación a sus hermanos, decidió perdonarlos y junto a su padre vivieron en la tierra que fue próspera mientras él gobernó. Finalmente, el que había sido maltratado, inició la reconciliación.

No permitas que el rencor y la amargura  se enraícen en tu vida, toma el ejemplo de José e inicia la reconciliación con aquellos que te lastimaron.

“Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.” Efesios 4:32 (NVI).

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Escudo confiable!

“Toda palabra de Dios demuestra ser verdadera. Él es un escudo para todos los que buscan su protección.”  Proverbios 30:5 (NTV)

¿Alguna vez dijiste una “mentira blanca”? ¿Te sacó de un apuro, verdad?  Y aunque no haya causado ningún daño, no deja de ser una mentira. Esto es lo que muchas veces hacemos por temor a enfrentar una realidad o las consecuencias de nuestros errores. Utilizamos “escudos” que nos ayudan a salir del apuro, pero que nos hacen esclavos del mismo. Sin embargo, la Palabra de Dios es verdad y no hay protección más segura que ella. Recuerda que cuando Jesús fue tentado por satanás, usó la palabra de Dios como escudo para cuidar su corazón. ¡Hazlo tú también!

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Eterna fidelidad

En ocasiones los padres hacen promesas a sus niños pequeños y no las cumplen, puede ser que se comprometieron solamente para salir del apuro, se les presentó algún inconveniente o se olvidaron. Esto puede hacer que ya no sean fiables.

Una de las características de Dios es su fidelidad, Él sí cumple a cabalidad sus promesas a pesar de todo, pues es propio de su carácter, lo dice 2 Timoteo 2:13 (NVT) “Si somos infieles, él permanece fiel, pues él no puede negar quién es.”

Dios nunca olvida, no falla, no abandona, jamás es infiel a lo que ha dicho. Ten por seguro que cumplirá cada palabra que está registrada en las Escrituras.

Si el simple hecho de cumplir con una promesa te hace una persona fiable, alguien en quien se puede confiar, cuánto más debemos creer en el Señor, en su Palabra y en su amor que no ha cambiado ni ha defraudado a nadie. Él, a pesar de nuestros errores, no nos desecha, por el contrario, nos da una nueva oportunidad para levantarnos: “estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.” Filipenses 1:6 (RVR1960)

Tal vez te alejaste de Dios por algún motivo y quieres volver, pero crees que no te recibirá ¡Confía en Su Palabra!  “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.”  Isaías 1:18 (RVR1960

Quizás estás pasando alguna situación complicada en tu vida y no ves ninguna salida, te animo a creerle y aferrarte a la esperanza que te da su Palabra: “Dios no es un hombre, por lo tanto, no miente. Él no es humano, por lo tanto, no cambia de parecer. ¿Acaso alguna vez habló sin actuar? ¿Alguna vez prometió sin cumplir?” Números 23:19 (NVT)

Dios es fiel en todo, se puede confiar plenamente en sus promesas pues hasta ahora nadie ha sido defraudado, así que busca la respuesta a tu situación en Él.

¡Su fidelidad es eterna!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El dinero puede destruir tu matrimonio

La alarmante cifra de divorcios puso en evidencia los motivos más comunes por los cuales una pareja se separa. Dentro de los primeros lugares en la lista se encuentra el manejo de las finanzas. Este hecho no es tan sorprendente, pues los expertos aseguran que se este resultado se puede predecir antes del matrimonio.

Los terapeutas y consejeros de pareja están de acuerdo en que las personas que desean casarse deben hablar de finanzas antes del matrimonio. Esto ayuda a que ambos creen soluciones para posibles problemas en el futuro y sean honestos sobre sus costumbres en la administración del dinero. Sin embargo, si no pueden dialogar sobre este tema, es un indicador de posteriores altercados. Lamentablemente, solo el 43% de parejas conversan sobre el dinero antes de casarse, de acuerdo a un estudio hecho por American Express.

Sonya Britt, investigadora de la Universidad del Estado de Kansas, afirma que las discusiones sobre dinero durante el noviazgo son una señal de divorcio en el futuro. Ella asegura que sin importar el tiempo que pasó desde la primera vez que una pareja discutió por dinero “hay una buena probabilidad de que tengan una pobre satisfacción en la relación”. Asimismo, un estudio conducido por Jeffrey Dew, de la Universidad del Estado de Utah, encontró que los matrimonios que pelean debido al dinero una vez por semana, tienen el 30% de probabilidad de divorciarse.

Cabe resaltar que el dinero no es el problema en sí, sino otros factores que lo involucran; como por ejemplo:

  • Cuando no se ponen de acuerdo sobre cómo manejarán el dinero.
  • Cuando cada uno quiere administrar su dinero como si aún fueran solteros.
  • Cuando los esposos no son honestos con respecto a sus ingresos y/o gastos.
  • Cuando ambos se endeudan más allá de sus posibilidades de pago.
  • Cuando uno de los cónyuges tiene deudas antes de casarse y lo mantiene en secreto.
  • Cuando no ahorran para su futuro.
  • Cuando uno (o los dos) es comprador compulsivo.
  • Cuando no tienen un presupuesto o control de gastos.
  • Cuando ninguno de los dos tiene educación financiera adecuada.
  • Cuando solo uno de los esposo trabaja.

Por otra parte, Jeffrey Dew manifiesta que “puede ser que las peleas por el dinero sean realmente peleas por problemas más profundos en la relación: poder, confianza, etc. Si estas cuestiones profundas en la relación son problemáticas, entonces estas parejas pueden tener más probabilidades de divorciarse”. Para evitar esta situación, los expertos recomiendan darle prioridad a la comunicación abierta y sincera y, de esta manera, ambos puedan llegar a un acuerdo que los beneficie a ambos.

 

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡Una promesa de amor!

“Y sus discípulos le preguntaron: Rabí, para que este hombre haya nacido ciego, ¿quién pecó, él o sus padres? Ni él pecó, ni sus padres respondió Jesús, sino que esto sucedió para que la obra de Dios se hiciera evidente en su vida.” Juan 9:2-3 (NVI)

Cuando experimentamos el amor de Dios, nos damos cuenta que aún las cosas malas que nos han sucedido o las dificultades, pueden convertirse en una perfecta oportunidad para que veamos la gloria de Dios en nuestra vida. Es posible ser pleno, cuando le entregamos a nuestro Padre todo lo que nos está dañando o deteniendo. No dejes que pase un momento más sin poner toda circunstancia delante de Dios, decídete a ser libre y disfrutar de los planes que Él tiene para tu vida.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend