divorcio | CVCLAVOZ

All posts in “divorcio”

Al Padre Ausente

Manejar el tema de la paternidad desde el punto de vista de los hijos que han sufrido abandono, o separación  es difícil.

Al acercarse el día de los padres en varios países  los mensajes, tarjetas y hasta comerciales de televisión reflejan hogares con esta figura que para algunos es venerada y para otros elusiva. Es muy probable que también te encuentres con muchos devocionales que exalten la presencia del papá que superó todos los retos que se le presentaron y ha permanecido en su hogar. Damos gracias a Dios por ellos.

Estas líneas tienen el propósito de llegar a los padres que no lograron permanecer al lado del día a día de sus hijos.  Aquí varios consejos para que sepas que Dios a ti también te estima y que no es tarde para re-edificar.

Lo primero que debes saber es que Dios te dio el privilegio de ser Padre.  Esa responsabilidad solo la compartes con Él.  Un padrastro o una madre soltera que trabaje doble nunca podrá ocupar el lugar que Dios diseñó para ti. Ellos suplen faltas, se esfuerzan realizan un trabajo increíble  pueden ocupar una posición pero nunca ocupar tu lugar.

Lo segundo que debes saber es que tu hijo/a te ama.  Es probable que esté alejado, silente, o completamente rebelde pero te ama. Sin embargo en su corazón existe un espacio que te pertenece. Derrite el hielo y encontrarás agua. Abundante y fresca.

Por último, no permitas que los errores del ayer te avergüencen o impidan acercarte a tus hijos nuevamente. Recuerda que las misericordia de Dios son nuevas cada mañana. Puedes hacer tu parte y Dios se ocupará de hacer el resto.

 

¿Cómo prevenir el divorcio?

Las tasas de divorcio varían de acuerdo a cada país, pero si hay algo que todos tienen en común, es que los divorcios han aumentado en estos últimos años. No existe pareja que se case pensando en divorciarse. Cada nuevo matrimonio espera estar juntos hasta que la muerte los separe y ser feliz en su relación. Es por ello que la mejor manera de no destruir una relación es tomar medidas de prevención:

Casarse por una idea equivocada:

En su libro El Significado del Matrimonio, el pastor Timothy Keller advierte que la mayoría de personas tiene un concepto errado del matrimonio. Él afirma que “el matrimonio es, desde luego, muchas cosas, lo que nunca va a ser es «mero» y banal sentimentalismo.” Cuando una pareja decide casarse porque piensa que todo será un cuento de hadas, es muy probable que su matrimonio se desmorone ante el primer problema. A esto se le suma el hecho de que no todos contemplan la posibilidad del cambio. Es decir, no toman en cuenta que las personas cambian con el paso del tiempo, ya sea en carácter, apariencia, o alguna otra cualidad.

El secreto del matrimonio:

Billy Graham estuvo casado con su esposa Ruth por 64 años hasta el día que ella murió. Cuando les preguntaron cuál era el secreto para tener un matrimonio feliz y prevenir el divorcio, ellos dijeron que “la cosa más importante que puedes hacer es construir tu matrimonio sobre Dios y Su voluntad para sus vidas”. Además, Ruth Graham dijo que la fórmula para tener un matrimonio fuerte es incluir a tres personas: El esposo, la esposa y Dios. Es importante que las parejas oren y lean juntos la Biblia como parte de su rutina. Esto hará que su matrimonio se fortalezca y crezca cada día.

El enemigo del matrimonio:

“El mayor enemigo del amor es el egoísmo -ponerse primero en lugar de las necesidades de los demás, especialmente de su cónyuge”, afirman los Graham. Si hay egoísmo, no puede haber amor; y si se busca tener un matrimonio sólido se debe ser bondadoso y desinteresado. Además, se debe practicar lo que dice 1 Corintios 13:4-8, pues allí se encuentra la mejor definición del amor instituido por Dios.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Danilo Montero: ¿Hasta cuándo se puede pelear por salvar el matrimonio?

Hay muchos factores que pueden destruir un matrimonio, pero cuando se tiene la voluntad de restaurarla, uno debe pelear hasta el final. En Mateo 18:21-22 dice: Luego Pedro se le acercó y preguntó: —Señor, ¿cuántas veces debo perdonar a alguien que peca contra mí? ¿Siete veces? —No siete veces —respondió Jesús—, sino setenta veces siete.” Este pasaje es una guía para cómo debemos tratar nuestras relaciones con otros.

“Toda relación humana que es importante merece que pelees por ella hasta el final”, afirma Danilo Montero. Asimismo, en este vídeo explica hasta cuándo uno debe de intentar salvar su matrimonio y qué acciones se debe tomar al respecto.

Este contenido fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tips para superar una ruptura amorosa

Las relaciones de pareja se hacen una parte importante en la vida de cualquier ser humano y, es por ello que resultan tan dolorosas y difíciles de superar. En estos casos, la frase más popular probablemente sea que “el tiempo lo cura todo”, pero ¿qué se puede hacer para superar una ruptura amorosa? Éstos son algunos consejos.

La escritura es una manera terapéutica de expresar tus sentimientos. Si quieres decirle algo a tu ex pareja, o manifestar lo que sientes en el momento, puedes escribirlo y guardarlo para ti. Recuerda que la intención de este ejercicio es exteriorizar tus emociones y no atacar a nadie. No publiques nada en tus redes sociales y recurre a otros medios, como por ejemplo, escribir en un diario o un archivo digital al que solo tú tengas acceso.

La música influye en nuestro estado de ánimo más de lo que crees. Si piensas que escuchando canciones de desamor vas a desahogarte, estás equivocado. Proverbios 25:20 dice: “Dedicarle canciones al corazón afligido es como echarle vinagre a una herida o como andar desabrigado en un día de frío.” (NVI) No escuches música que te deprima, sino que te levante el ánimo y te recuerde lo especial y valioso que eres.

La psicóloga clínica, Dr. Jill P. Weber asegura que “cada relación fallida es una oportunidad -no para auto abuso, sino para hacer un balance de los que aprendimos sobre nosotros mismos”. En lugar de pensar en el pasado como algo doloroso, comienza a verlo como una lección. Evalúa qué aprendiste y qué cosas puedes cambiar. Esto será de mucha utilidad en el futuro, no solo para ti, sino también para otros.

Algunos dicen que perdieron la mitad de sí mismos cuando terminaron con su pareja; no obstante, olvidan quiénes eran antes de esa relación. Aunque el hombre y la mujer se complementan en una relación, no son seres incompletos porque Dios no hace medias personas. Recuerda tu vida antes de tu pareja y qué metas tenías. ¡Aún puedes lograrlas!

Un estudio publicado en la revista Public Health Nutrition demostró que las personas que comen comida rápida y productos horneados comerciales son 51% más propensos a desarrollar depresión. Lo que comes influye en tu estado de ánimo; así que, toma el control de tu salud y empieza una nueva rutina de vida. Comienza a comer alimentos saludables, a hacer ejercicio y a preocuparte por tu imagen. “El ejercicio también conduce a la liberación de sustancias químicas cerebrales como los opioides endógenos que pueden crear sentimientos de contentamiento”, afirma la psicóloga, Dr. Melanie Greenberg. Estos pequeños cambios positivos en tu vida tendrán un efecto significativo en la superación de una ruptura.

No te encierres en tu propia tristeza y busca la compañía de personas que te ayuden a distraerte con otras actividades. También puedes hacer comenzar a asistir a talleres, grupos de estudio, reuniones de deporte, o cualquier grupo en donde hayan personas que no conozcas. Esto hará que amplíes tu círculo de amigos e interactúes con otro tipo de personas.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El gran divorcio

La filosofía se ve mayormente circunscrita a ciertos círculos y considerada por muchos como algo sin utilidad práctica. En nuestro medio evangélico su reputación decrece mucho más cuando se mira en el Nuevo Testamento que Pablo junta en una sola frase huecas sutilezas y tradiciones de hombres con filosofías (Colosenses 2:8). Aunque supongo que el apóstol no estaba descalificando a la filosofía donde él había abrevado cuantiosamente, la lectura que hace el público evangélico general concluye que la filosofía es algo hueco.
Como en tantos otros asuntos la mirada evangélica es errónea. Es esperable que cualquier filosofía vana sea descalificada por la gente, sea evangélica o no, por que es vana. Pero una hueca o vana filosofía no hace vana a toda la filosofía.
Hasta hace algunos siglos esta discusión sobre la validez de la filosofía en el pensamiento cristiano era absolutamente desconocida. En esos tiempos la filosofía era la teología y la teología era la filosofía. Cuando los primeros cristianos comenzaron a articular una visión cristiana del mundo y de la vida, la filosofía era la metodología natural de trabajo porque constituye el esfuerzo por hallar una verdad, un hilo conductor que le dé sentido a todas las cosas. Y ese precisamente es el interés de la teología; ambas disciplinas tienen un fin común.
A partir del siglo 16 – aunque algunos autores sugieren que fue antes – y por razones que no podríamos detallar aquí, se produce una progresiva separación que termina en un verdadero divorcio sin retorno entre teología y filosofía. Las consecuencias de esta ruptura han sido perjudiciales para ambas; para la filosofía porque se desprendió del marco de referencia de la palabra de Dios y para la teología porque fue abandonando la principal virtud de la filosofía que es indagar, preguntar, interpelar y devino dogma incuestionable.
Así la filosofía sacó a Dios del cuadro y sus exploraciones y conclusiones han dado forma al pensamiento laico de los últimos cinco siglos y que originó la modernidad y ahora lo que conocemos como la post modernidad. La teología se redujo a reflexionar sobre la salvación individual y sacó del cuadro todos los asuntos públicos, abandonando así una responsabilidad crucial en la historia, al menos en esta parte del mundo que llamamos Occidente.
Tal parece que este desafortunado divorcio no tiene horizonte visible de reconciliación. A algunos de nosotros no nos queda más que transitar entre una y otra para aportar lo posible.

(Este artículo ha sido escrito especialmente para la radio cristiana CVCLAVOZ)

¿Fue por amor?

“Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.” 1 Corintios 13:3 Versión Reina-Valera 1960

Hoy en día, vemos muchas cosas que se hacen, supuestamente en nombre del amor. Si vemos los programas televisivos o las novelas actuales y nos adentramos en la trama de la historia, generalmente en lugar del amor, se termina exaltando el adulterio, el divorcio, el egoísmo y otros valores, que difieren mucho del verdadero amor.

Sin embargo la Biblia, nos dice claramente, que no importa tanto lo que hagamos, sino la motivación correcta por la cual lo hacemos.

Los ejemplos bíblicos son bastante fuertes, por ejemplo; si repartiese todo mis bienes  para dar de comer a los pobres… Nos habla, no de cualquier persona, sino de alguien que es lo suficientemente generoso, desprendido, no arraigado a los bienes materiales, que es capaz de despojarse de todo lo que tiene por la necesidad del prójimo. Aun así, la Biblia nos dice que si hace todo esto pero no tiene amor, no sirve de nada.

A veces leemos que ante una campaña política, se reparten alimentos, ropa, subsidios económicos a los pobres, pero la pregunta es: el verdadero interés está en ayudar a los pobres o en insertar en la opinión pública la idea de que nos interesa ayudar a los pobres, para recoger más votos? La verdadera y profunda motivación es la que determinará si hay en nosotros amor para el prójimo o si solo lo hacemos por nosotros mismos.

Que en este día, podamos ser conscientes que no basta solo con hacer o con buenas intenciones, sino que es necesario un corazón lleno de amor.

Realiza tus tareas cotidianas con amor a Dios y al prójimo, deja de lado la queja, la pereza, y haz todo esto como para Dios y no para el hombre.

Valora al que trabaja contigo, hoy puedes darle una muestra de amor, esto realmente hace la diferencia.

Como dice la Biblia, que podamos mostrar a Jesús por el amor que nos tenemos unos con otros.

Juan 13:35 “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros”.

Por Daniel Zangaro.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Existen diferentes tipos de infidelidad?

El índice de divorcios en los diferentes países ha incrementado en menor o mayor proporción. Las separaciones se deben a muchos factores, y la infidelidad es la causa más común. Para entender las razones por las que una persona es infiel hay que considerar muchos aspectos y evaluarlos independientemente, pues no hay dos personas iguales y cada uno reacciona diferente a otra. Sin embargo, existen diferentes maneras de ser infiel y podemos no estar conscientes de ello.

1. Infidelidad emocional con objetos:

Este tipo de infidelidad se produce cuando una persona pone algún objeto por encima de la relación con su pareja. El matrimonio se trata de dar preferencia a las necesidades de la otra persona, y no de perseguir ambiciones egoístas. Sin embargo, cuando un objeto ocupa el primer lugar en una relación, se está dejando de lado a la persona con la cual se hizo un compromiso de por vida. Lo cual crea conflictos que eventualmente pueden llevar al divorcio.
Dentro de esta categoría se encuentra la adicción al trabajo, la obsesión con algún objeto material, etc.

2. Cyber infidelidad o infidelidad en línea:

Debido a que existe fácil acceso a la tecnología, y sobre todo a las redes sociales, cada vez se está volviendo más frecuente la infidelidad en línea. Algunos pueden creer que no hay nada de malo en coquetear con alguien por internet pues no hay contacto físico. Sin embargo, este hecho hace que la persona se sienta emocionalmente ligada a otra que no es su pareja, lo cual ya es infidelidad.
Esto también comprende la pornografía, citas casuales en línea, y cualquier otro tipo de interacción sentimental o sexual por internet.

3. Infidelidad emocional:

Sucede cuando uno está emocionalmente ligado a otra persona que no es su pareja. Esto es común cuando se empieza a confiar de poco en poco en otras personas más que en el cónyuge. Ellos pueden ser compañeros de trabajo, mejores amigos, amigos de la infancia, familiares, etc.
Las relaciones saludables comparten sus alegrías y tristezas; y esto es lo que hace que se mantenga fuerte y estable pues la base de toda relación exitosa es la comunicación.

4. Infidelidad sexual:

Es cuando se tiene relaciones sexuales con alguien que no es su cónyuge. Este tipo de infidelidad también abarca los encuentros sexuales casuales.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué dice Dios sobre el divorcio?

El Dr. Jeffrey de Leon conversó con nosotras en El Arranke sobre el divorcio.

Partiendo de la base que “Dios aborrece el divorcio” según sus propias palabras, Jeffrey nos explico que existen diferentes casos en los que pueden haber excepciones. Además, conocimos cual es el corazón de Dios con respecto a este tema.

Escucha la entrevista aquí:

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La vida “segura”

“A riesgo de generar alguna odiosa correspondencia, voy a poner esto aquí: Estoy particularmente incómodo con los medios “seguros”. “Familia segura” es algo que tú escuchas mucho en la radio y la televisión cristiana. Pero trata, como yo, de encontrar alguna cosa en la Biblia que nos llame a vivir vidas “seguras”. No fue muy seguro para Jesús decir las cosas que dijo. La gente que ha predicado firmemente el evangelio a través de la historia ha sido golpeada, torturada y quemada en la hoguera, así que ¿por qué debo esperar que los medios me cuenten a mí y a mi familia esa historia de estar seguros?” (The Last TV Evangelist, Phil Cooke).

Me he permitido esta extensa cita porque, como he dicho antes, suelo hallar en los libros pensamientos que he tenido por muchos años; personas más conocidas las han dicho y por esa posición son más leídas y escuchadas. Son ideas a las cuales quisiera ponerles mi firma porque me reflejan tan bien.

He oído en los medios cristianos frases como: “Aquí protegemos a tu familia.” Siempre me ofusca algo esta lógica de la seguridad, esta atracción a la burbuja profiláctica, porque deja al descubierto esa neurosis que sufren los creyentes de ser tocados o afectados por el mundo en el que viven. La ironía es que son tocados igual. Un estudio hecho por el Barna Group en los Estados Unidos “encontró que entre todos los adultos que han estado casados, 33 por ciento se ha divorciado por lo menos una vez. Comparado con éstos, 26 por ciento de los evangélicos que han estado casados se han divorciado.” Un botón nada más.

La vida no es segura. Lo es menos para quienes toman en serio el asunto de la verdad y se meten en la realidad del mundo a vivirla, promoverla y abogar por ella. A muchas mujeres y hombres en la historia les costó la vida: les cortaron la cabeza, los metieron dentro de un tronco hueco y los aserraron, los crucificaron, los fusilaron, perdieron a sus familias o sufrieron la cárcel, la tortura, la vejación.

Estos flagelos no son muy deseables, claro. Pero cuando son la consecuencia por asumir la responsabilidad de vivir la palabra en vez de encerrarla en “seguros” espacios institucionales, los medios de comunicación podrían darle mejor prensa a aquellas y aquellos que viven y trabajan allí donde las cosas realmente peligrosas están pasando.

Todo tiene su Tiempo!

En mis años de adolescencia en Puerto Rico, se escuchaba en las estaciones de mayor sintonía, una canción titulada “Si yo fuera mujer”.  El contenido de su lírica no pretendía exaltar las virtudes naturales que posee toda mujer diseñada por el Creador.  La melodía, el ritmo y la coreografía en la tarima de cada evento, encendía a las multitudes femeninas que brincaban, cantaban y celebraban el mensaje revolucionario de este innovador tema musical.  La canción inyectaba suficiente histeria para desear ser libres de las restricciones que la sociedad masculina tenía sobre ellas.  Abiertamente se promovía la satisfacción sexual, la libertad a la infidelidad, la guerra al machismo, la exigencia a la igualdad, la soltería vitalicia, incluso la venganza contra el hombre que intentara dominarla.  Curiosamente esta canción era interpretada por un hombre muy respetado en nuestro País.

El resultado fue nefasto a largo plazo.  La rebelión del supuesto “sexo débil” tuvo consecuencias muy grave por causa de un mensaje distorsionado.  Según expertos en la conducta sexual y social, para finales de los años ’80 a los ’90, la cantidad de embarazos no deseados aumentó las estadísticas en la categoría de madres solteras, sin obviar el incremento en la práctica de abortos.  Los divorcios por razones de adulterio se dispararon, estableciendo una nueva opción a la moral.  Un hombre indujo a toda una generación de adolescentes a revelarse contra el supuesto esquema que las tenía restringidas.  Según su mensaje acompañado de guitarras, coristas y efectos de luces, las chicas debían ser libres para vivir la vida loca, como cantaba otro paisano.  Irónicamente todavía vemos alrededor del mundo las festividades dedicadas al día, la semana y al mes que celebra lo que las mujeres han logrado en los pasados 100 años.  Sin embargo,  hay problemas serios contra las mujeres que muchos intereses, entre ellos políticos, económicos y religiosos evitan atender y resolver.

En las ediciones de El Antivirus conversando con los colaboradores que nos instruyen cada semana, he llegado a la conclusión que ser mujer es un privilegio único y de gran valor.  En algunas ocasiones he declarado que a veces las mujeres buscan su valor en lugares equivocados.  Dialogando con estos excelentes comunicadores en sus respectivos segmentos en CVCLAVOZ,  he sido retado a ver en las mujeres que Dios ha puesto en mi caminio, sus mayores cualidades en sus vidas.  Es brutal el nivel de presión cultural bajo el cual viven muchas que desean cumplir con el propósito para el cual fueron creadas.   Soy de los hombres que entiende, que las “Eva” fueron diseñas a la imagen perfecta del Diseñador por excelencia.  He expresado que él está  muy complacido y satisfecho de las exclusivas características que poseen las “Varonas”.

Solo falta preguntarte a ti que lees este nuevo artículo,¿ si estas contenta de lo que eres?. Tu existencia tiene un proceso que conlleva etapas y niveles para completarlas.  Evita adelantarlas y ocúpate de realizarlas en su  momento oportuno.  Magistralmente lo explica el mensaje de Eclesiastés en su capítulo 3 en el Antiguo Testamento, cuando nos exhorta a vivir paso a paso el desarrollo de la vida.

Hoy deseo inspirarte a descansar y a refugiarte en la compañia ilimitada de Dios nuestro Padre.  Las Escrituras revelan que su dirección te llevará por buen camino y te impulsará a ejercer sabiamente decisión que tengas que ejercer.

Vive libre, esplédida, regia pero siempre recuerda que ‘Todo tiene su tiempo”.

 

¡No te cases… evita esa trampa!

¿Qué no me case? ¿Por qué? ¿Será posible una idea tan ilógica?  ¿Está bien de la mente? ¿Tiene un tornillo flojo? ¿A quién se le puede ocurrir semejante propuesta ilógica,  absurda y anti- bíblica? ¿Amaneció bien?  ¿Desayunó el Rafa antes de empezar a escribir semejante tema?

Entiendo que esta idea sugerida puede resultar descabellada y sin sentido para algunos, pero estoy convencido que tiene su explicación justificada.  Al terminar de leer mi planteamiento llegarás tal vez a la misma conclusión y seguiremos siendo hermanos y amigos a pesar de la distancia. Cuando hablamos de casarnos, vivir juntos y empeñar nuestras vidas para siempre, resulta ser un asunto extremadamente serio.  Estúpido e ignorante sería tomar una decisión transcendental como el matrimonio, sin evaluar todas las responsabilidades que implica tan divina acción.

Jamás estaré a favor de la inmediatez nupcial, una improvisada boda o la determinación del casamiento sin considerar cuan preparados estamos para jurar fidelidad perpetua ante el ministro, el sacerdote o el representante civil en nuestros países.  Convivir sexualmente bajo el mismo techo o en la misma alcoba de la casa de algún familiar, o casarse por un embarazo inesperado a causa de una noche de pasión no justifica una ceremonia de tan alto nivel.  Muchos celebran estar juntos pero no casados por si acaso pasa algo.  Incluso es incongruente correr de la noche a la mañana a las famosas capillas en zonas metropolitanas del mundo. Con solo analizar las estadísticas en la última década,  el divorcio afectó a todo tipo de personas sin discriminar por edad, raza, etnia, religión, nivel académico o financiero.

Mis 15 años de matrimonio me han ayudado para pensar lo siguiente: “Cuando la planificación no es protagonista en nuestra vida, aún las cosas placenteras se complican”.  Por supuesto, y estoy de acuerdo contigo que mi experiencia no tiene que ser el marco de referencia para las acciones de otros.  Ahora bien, sería insensato  sino tomo en consideración las evidencias que existen o los resultados evidentes, disponibles aún con el toque de un botón en nuestro teclado cibernético.

Aquí valiosa información provista por la fuente Megazine.co:

*El divorcio se ha convertido en algo común, tanto en los Estados Unidos y alrededor del mundo. Según las estadísticas de divorcio, se estima que entre el 40 por ciento y 50 por ciento de los primeros matrimonios terminan en divorcio en los Estados Unidos. En algunos países, las tasas de divorcio de los primeros matrimonios superar el 50 por ciento. Segundo y tercer matrimonio en los Estados Unidos es incluso más elevada tasa de divorcios. Según las estadísticas, los segundos matrimonios fracasan a una tasa del 60-67 por ciento, y terceras nupcias fracasan a una tasa del 73-74 por ciento.  De acuerdo a las parejas divorciadas, la razón número uno se debe a la falta de comunicación o mala comunicación. La segunda razón más citada para el divorcio son los conflictos marciales y argumentos. En tercer lugar, muchas parejas divorciadas dicen que la infidelidad llevó al divorcio. Si bien estas son las principales razones citadas para el divorcio, las estadísticas muestran que hay varios factores subyacentes que contribuyen a esta tendencia. Estos factores incluyen, pero no se limitan a: edad, educación, ingresos, religión y convivencia.

Después de reflexionar en las estadísticas del divorcio, afirmo mi invitación  que “No te cases … ANTES  del momento adecuado”.  Prepárate y edúcate antes de tomar esta decisión tan importante.  Definitivamente que patrocino el matrimonio.  Promuevo y defiendo el casamiento entre un hombre y una mujer.  De mi parte te deseo lo mejor y que junto con tu futuro cónyuge puedan vivir FELIZMENTE CASADOS.

Muy bien lo declara la Palabra divina en Eclesiastés 4:9.

Puedes escuchar y puedes ver todo lo que hacemos  aquí: http://cvclavoz.com/shows/el-antivirus/chat-antivirus/   ¡Lo mejor de la vida para ti y los tuyos!

Send this to a friend