elegir | CVCLAVOZ

All posts in “elegir”

¿Qué frase te representaría mejor?

Una ilustración cuenta que en una charla a jóvenes de un seminario se les planteó lo siguiente:

“Supongan que Dios pusiera en sus manos un diamante y les pidiera escribir en él una frase que tendría que ser leída en el último día, la cual revelará sus pensamientos y sentimientos en tan solmene ocasión, ¡Con qué cuidado escogerían esa frase!. Es lo  que Dios ha hecho: ha puesto ante ustedes, mentes inmortales, más imperecederas que el diamante, en las cuales tienen que escribir día tras día y hora tras hora, sus impresiones, y ejemplos, y ello será testimonio en favor o en contra de ustedes el día del juicio”

Todos los días tenemos la oportunidad de escribir en una nueva página en blanco de nuestras vidas, constantemente estamos tomando decisiones y todas ellas influyen en cómo será nuestra vida, en qué legado dejaremos y a quiénes impactaremos positiva o negativamente.

“Así que tengan cuidado de cómo viven. No vivan como necios sino como sabios. Saquen el mayor provecho de cada oportunidad en estos días malos. No actúen sin pensar, más bien procuren entender lo que el Señor quiere que hagan.” Efesios 5:15-17 (NTV)

Busquemos aprovechar cada día de nuestras vidas, que no haya un sólo día que consideremos perdido, sino que cada noche al ir a descansar podamos estar tranquilos, confiando en que dimos lo mejor de nosotros  y que Dios recompensará nuestro esfuerzo.

Recuerda que Dios nos ha confiado algo mucho más valioso que un diamante: nuestras vidas, y depende de cada uno de nosotros cuidarlas y darles el valor que realmente tienen. Nuestro cuerpo físico es temporal y pasajero pero la vida  no termina con la muerte.

¿Qué dirán de ti en tu funeral? ¿Cómo te recordará la gente? ¿Cambiaste alguna vida con tu ejemplo? ¿Qué dirá la frase que te representará mejor?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Una oportunidad

El 14 de septiembre de 2012 fue lanzado y publicado un videojuego cuyo nombre es FTL (siglas en inglés) el cual no tuvo tanto revuelo ni publicidad como los productos de algunas otras grandes compañías, pero lo que sí hizo es empezar con una filosofía que no se había explorado antes.

En el juego, un jugador controla la tripulación de una nave espacial que debe transportar información importante a sus aliados a lo largo de varios sistemas solares mientras es perseguido y atacado por fuerzas hostiles. Cada vez que se logra vencer a un adversario o superar algún obstáculo, se  ganan puntos de experiencia y recursos que pueden ser usados para mejorar el armamento y los escudos de defensa.

Hasta aquí parece que se trata de un juego más, sin embargo la diferencia está en dos atributos importantes: Cualquier mejora es irreversible, por tanto las decisiones de cambios afectarán su versatilidad durante una batalla y si la nave es destruida, todo se reinicia desde cero obligando al jugador a volver a empezar todo de nuevo. No existe la acumulación de vidas o un botón que otorgue una nueva oportunidad de continuar desde algún instante de la partida, hay que volver al principio.

¿Dónde está la filosofía en todo esto? La mayoría de los juegos permiten la acumulación de reinicios desde algún punto guardado o simplemente se puede revivir al instante, pero FTL no. Esto obliga al jugador a pensar minuciosamente cualquier movimiento que vaya a hacer, a aprovechar sus recursos de la mejor manera posible y a cuidar lo que ha ganado.

En el fondo el videojuego no se trata tanto de ganar llevando el mensaje a los aliados ya que cada vez la dificultad aumenta, sino de resistir lo más que se pueda. ¿Te parece este un concepto familiar?

Colosenses 1:21-23 dice: “Ustedes antes eran extranjeros y enemigos de Dios en sus corazones, por las cosas malas que hacían, pero ahora Cristo los ha reconciliado mediante la muerte que sufrió en su existencia terrena. Y lo hizo para tenerlos a ustedes en su presencia, santos, sin mancha y sin culpa. Pero para esto deben permanecer firmemente basados en la fe, sin apartarse de la esperanza que tienen por el mensaje del evangelio que oyeron. Éste es el mensaje que se ha anunciado en todas partes del mundo, y que yo, Pablo, ayudo a predicar.” Versión Dios Habla Hoy.

El diccionario define la palabra permanecer como el mantenerse sin cambios en un determinado estado, condición o situación. Esta pequeña parte de la Biblia explica lo que es la salvación: no es una meta, es un camino otorgado por el sacrificio de Cristo que antes nadie podía transitar, pero que ahora se ha abierto.

En el juego dijimos que cualquier decisión podría afectar el recorrido de la nave definiendo su desempeño durante cada batalla, la vida es igual ya que cada decisión puede cambiarla por completo: qué carrera estudiar, con quién casarse, dónde vivir, qué amigos seleccionar, etc. son determinaciones que quedarán para siempre en la mente y en el corazón sin que nadie pueda borrarlas. Es verdad que algunas se pueden redirigir o mejorar con el paso del tiempo, pero eso no significa que dejan de ser parte de uno mismo, al final cada momento vivido se convierte en una historia personal.

La intención con esto no es convocar a la histeria y a la ansiedad colectiva, pero sí es encender esas luces de alerta en caso de que no exista la seriedad que se merece. Filipenses 2:12, pide que nos ocupemos de la salvación ya que se trata de una oportunidad para llegar a un lugar llamado cielo, entonces no está demás tomar las decisiones correctas para permanecer y vencer hasta el final.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Empezar de cero, otra vez

Cada día es una nueva oportunidad para volver a comenzar, nuestros minutos son irrepetibles. ¿Te has preguntado alguna vez si estas siendo sabio con tu tiempo? Quizá deberíamos preguntárnoslo más seguido.

Para crecer en la vida, es necesario salir de nuestra zona de comodidad.
Para que nuestro propósito se cumpla, primero tenemos que descubrir cuál es y luego, de ser necesario, empezar de cero… otra vez.

¿Cuán dispuestos estamos a dejar todo lo que creímos “seguro” para ir en pos de lo que Dios diseñó para nosotros?
¿Cuáles son los riesgos que estamos dispuestos a correr, cuando la única garantía que tenemos es una promesa intangible?
¿Que tanto nos despojaríamos de nuestros logros para que conocer el plan maestro de Dios se vuelva nuestro desafío diario?
¿Cuánto tiempo nos llevaría tomar una decisión como esta?

“Lo que mucho se dilata, se termina pariendo” suelo afirmar a veces. Y eso ocurre cuando sabemos que es lo que tenemos que hacer pero le buscamos hasta la última vuelta al asunto para no asumir riesgos. Nos convertimos en cobardes por orgullo, creemos que el mundo no podrá seguir sin nosotros.
Lo siguiente es una serie de sucesos en los que pareciera que el universo se confabula en nuestra contra, sabemos que la cuerda está a punto de romperse pero queremos seguir tirando hasta ver donde aguanta.
A veces no hay que esperar que las situaciones nos lleven a tomar decisiones, solo hay que tomar decisiones para que esas situaciones no pasen. Tarde o temprano lo tenemos que hacer y quizá hasta sea doloroso, pero sufrir ya es una opción personal.

“Pero yo elijo a Dios” dice Thalles Roberto en su canción. Elegir es una decisión, Dios no nos va a obligar a hacerlo… a veces el libre albedrío tiene estas contracaras. Aun cuando nos hizo a su imagen nos dio libertad de decidir y con ella la oportunidad de equivocarnos sabiendo que así y todo, las cosas se tornaran para nuestro bien.

Decidir empezar de cero otra vez, es un acto que debe estar basado en convicciones tan profundas como la fe que tenemos de que Dios existe y nos ama, ya que de lo contrario ese si sería un error del que nos podríamos arrepentir el resto de nuestra vida.

De aquí en más, nada de lo bueno que hayamos alcanzado se compara a lo que viene. Por incierto que parezca, en el próximo capítulo se escribe una nueva historia con el dedo de Dios.

Pregúntale a Andrés – ¿Cómo obtener un buen seguro médico?

Andrés, ¿dónde puedo conseguir un buen seguro médico y dental?
Eduardo
Seattle, WA

Eduardo,
El seguro médico es el más importante de todos los seguros, porque es el que más probablemente vas a necesitar. Así que la recomendación es comprar un seguro médico para  los gastos mayores con un deducible alto ($5,000 – $10,000). Un deducible alto, significa que no cubre hasta que tú cubres el deducible. Ahora, los gastos pequeños, como por ejemplo, si el niño se pone mocoso o tiene fiebre, esos gastos los cubrimos con el fondo de emergencia. Vas a tener que pagar por una consulta con un médico o walk-in-clinic para que lo examinen y le receten algún medicamento. Pero, si su hijo tiene un montón de gastos médicos, el subir el deducible quizá no tendrá sentido. Las cosas pueden variar por cada familia y por eso es necesario calcular el mejor plan para su familia y su situación médica. Sin embargo, en la mayoría de los casos, tiene sentido el subir el deducible.
Como ves, el propósito de los seguros es transferir el riesgo. La meta debe ser pagar, mensualmente, lo menos posible por la prima del seguro y entre más alto el deducible, menos me cuesta. En otras palabras, si yo asumo más riesgo, la compañía de seguros me cobra menos por la prima. Por eso tienes que tener un fondo de emergencia, porque si no, estás apostando fuertemente contra la salud de tu familia, tu presente y futuro financiero.

 

En este momento yo no tengo seguro dental pero también hemos hecho buen trabajo en visitar el dentista dos veces por año para prevenir problemas serios. Como en este momento no tenemos problemas serios, es más barato para mí pagar por las limpiezas, de mi bolsillo, que pagar por el seguro dental. Si llegaran a surgir problemas serios, entonces te proteges con el fondo de emergencia.

 

Busca un agente de seguros independiente. Eso significa que no representa a una sola empresa sino que te puede cotizar de varias empresas. Él te puede explicar, con más detalle, cómo funcionan los seguros y cómo controlar la prima. No eches esto en saco roto, porque es parte muy importante de un buen plan financiero.

 

Andrés Gutiérrez diariamente aporta su asesoramiento financiero a la comunidad hispana como anfitrión de su programa de radio, El Show de Andrés Gutiérrez.  Él también es el creador de Paz Financiera, un curso de seis clases por video que se enfoca en la administración personal del dinero.  Gutiérrez es un codiciado orador, haciendo presentaciones en varias iglesias y compañías por todo el país.  Puede seguir a Andrés por medio de Twitter al @elshowdeandres, por Facebook al facebook.com/elshowdeandres y por Internet al andresgutierrez.com. Envíe sus preguntas a Andrés al [email protected].

 

 

Escoge vivir

Dilan Popepscu, era un exitoso gerente de uno de los más prestigiosos hoteles de Francia, sus empleados lo llamaban el Señor “P”. Este hombre tenía la particularidad de estar siempre de buen humor. Aún en las circunstancias mas difíciles,  él sorprendía a todos con su irrenunciable  optimismo.  Era un gerente único.

Durante una entrevista, un periodista le dijo con asombro: “No lo entiendo… no es posible ser una persona positiva todo el tiempo, ¿cómo lo hace?”, el Señor P le respondió: “Cada mañana cuando me levanto, me digo a mí mismo, Dilan, tienes dos opciones hoy, puedes escoger estar de buen humor o de mal humor. Y yo, elijo estar de buen humor”.

“Claro que a mí también me pasan cosas desagradables, pero es entonces cuando pienso: ante esta situación, puedo escoger entre ser la víctima o descubrir lo que ese problema tiene para enseñarme. Lo mismo hago cuando alguien viene a mí para quejarse, puedo ser parte de su queja, o enseñarle el lado positivo. ¿Y sabe qué?,  escojo mostrarle lo bueno que tiene vivir. Cada uno es responsable por elegir que actitud va a tomar en la vida”

Al terminar la nota, el periodista se fue pensando: “Es muy fácil ser positivo cuando se tiene buena salud y dinero.”

Pocos días después, el periódico local relataba la historia de un asalto realizado por un grupo armado. Los ladrones no solo habían robado en la casa de Dilan, sino que también y antes de retirarse, le habían disparado.

El periodista, fue a visitarlo y le preguntó: ¿cómo se siente Señor P.? el hombre aun indispuesto le respondió:  “Cuando estaba tirado en el piso recordé que tenía dos opciones. Podía elegir entre vivir y morir. Y una vez más elegí la vida y aquí estoy” “Los médicos fueron geniales. No dejaban de decirme que iba a estar bien. Pero cuando me llevaron al quirófano y vi las caras de los médicos, realmente me asusté podía leer en sus ojos: este es un hombre muerto. Supe entonces que debía tomar una decisión. “¿Qué hizo, entonces?, le preguntó el periodista, “en ese instante y ahora mismo, sigo escogiendo vivir…”

El periodista decidió publicar la historia de aquel hombre cuya frase al pie de la página decía: “Un gran hombre logró vivir gracias a la maestría de los médicos, pero sobre todo por su asombrosa actitud.”

Dilan, como cualquier hombre, alternó entre buenos y malos momentos, pero en él había algo que lo hacía diferente, su actitud frente a la vida. El sabía que no podía elegir el tiempo adecuado para que un problema se le presentara, pero lo que sí podía elegir era la actitud que iba a adoptar frente a ellos.

A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia. Deuteronomio 30:19

Quizás las circunstancias que te rodean no son de las mejores, pero siempre puedes elegir con que actitud las vas a enfrentar.

Puedes tomar la actitud de sentirte derrotado o impotente ante el problema o por el contrario puedes elegir creer en las promesas de Dios para tu vida,  tomando una actitud positiva que te permitirá vencer las dificultades.

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Romanos 8:29

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend