Estaciones Cristianas CVCLAVOZ Archives - Page 5 of 19 - CVCLAVOZCVCLAVOZ

All posts in “Estaciones Cristianas CVCLAVOZ”

¿Vale la pena arriesgarlo?

“Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó y se fue. Así menospreció Esaú la primogenitura.” Génesis 25:34 (RVR1960)

Nos cuenta la Biblia que Jacob compró la primogenitura de su hermano Esaú por un plato de lentejas ¿Te imaginas lo que es vender los derechos de ser hijo mayor por un plato de comida? Al leer esta historia me pareció mentira que alguien tuviera tanta hambre como para hacer eso.

Tanto el Antiguo testamento como el nuevo nos dicen que Esaú lloró amargamente este acto impulsivo; por su decisión parece haber sido una persona a la que le resultaba difícil considerar las consecuencias de sus actos, reaccionaba a la necesidad del momento sin percatarse de lo que estaba arriesgando para satisfacer esa necesidad.

“Mira, ¡me estoy muriendo de hambre! —Dijo Esaú— ¿De qué me sirven ahora los derechos del hijo mayor?” Génesis 25:32 (NTV).

Y cuando trató de recuperar la primogenitura y la bendición era demasiado tarde. Las había negociado por una satisfacción instantánea… “¿Pero acaso tienes una sola bendición? Oh padre mío, ¡bendíceme también a mí! —le rogó Esaú. Entonces Esaú perdió el control y se echó a llorar.” Génesis 27:38 (NTV)

Tal vez en estos días estás siendo tentado a dar cualquier cosa por lo que crees necesitar en este preciso momento ¡Ten cuidado! Y más si se ve involucrada tu familia, tu esposa, tu integridad y aún tú alma. No renuncies a la bendición que Dios te dio, porque otra persona podría tomar lo que rechaces.

Recuerda que cada decisión conlleva una consecuencia ya sea positiva o negativa. La próxima vez cuando la tentación pase por tu mente, antes de hablar y actuar piensa si en verdad vale la pena arriesgar lo que tienes por una necesidad momentánea.

¡No cometas el mismo error que Esaú, las consecuencias pueden ser irrevocables!

Dios ha diseñado grandes planes y tiene muchas bendiciones para todos sus hijos, perderlas por un plato de lentejas no vale la pena.

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Grande en misericordia!

“Clemente y misericordioso es Jehová, lento para la ira, y grande en misericordia.” Salmos 145:8 (RVR1960)

Nuestra condición humana nos lleva a reaccionar desenfrenadamente frente a una discusión que afecta nuestros intereses. Dios, por el contrario, obra de manera diferente. Él es tierno, bondadoso, no se enoja fácilmente cuando le fallamos, en su misericordia prefiere que tengamos un tiempo para darnos cuenta del error de nuestra actitud. Si hoy cometiste una gran falta y no crees alcanzar su perdón, ten calma, porque su misericordia es más grande que su ira.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Buena o mala influencia?

Las personas de quienes te rodeas pueden influir en tus buenas y malas decisiones.

Una joven llamada Patricia, cometió el error de dejarse llevar por el consejo de sus amigos para acosar a otra muchacha, solamente porque sentía celos por un joven que le atraía. Ella no tenía la intención de dañar a nadie pero por la mala influencia y poco carácter, hirió profundamente a su víctima con palabras crueles. Pero llegó al punto en el que su conciencia no la dejaba en paz. Arrepentida le pidió perdón y se alejó de quienes parecían sus amigos, sin embargo dejó a la muchacha con mucho dolor.

¿Qué hubiera pasado si Patricia no hubiera escuchado el mal consejo de sus “amigos”? Seguramente no iba a estar pesando en su conciencia el dolor que provocó en otra persona.

Es tan importante ser sabios al elegir al nuestras amistades, en especial de quienes escuchamos consejos. En el Salmo 1:1 (NTV) dice: “Qué alegría para los que no siguen el consejo de malos, ni andan con pecadores, ni se juntan con burlones;” es una advertencia para no desviarse por malas influencias.

Cuántos jóvenes se han sumergido en problemas o en vicios por seguir malas amistades, y no sólo jóvenes sino también las personas adultas o incluso niños que inician en la delincuencia por confiar en a personas equivocadas.

Sixto Porras, un consejero familiar, dice al respecto: “Elija sabiamente a sus amigos, porque definitivamente tendrán una gran influencia en su destino. Llegamos a hablar como ellos y pensamos como ellos. Los buenos amigos hacen la diferencia.”

Que Dios nos de sabiduría para que sigamos a personas que sean de bien para nuestra vida y para que nosotros también seamos esa buena influencia para otros.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Haz un milagro en mí!

“Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo. “2 Corintios 10:5 (NVI)

Es importante creerle a Dios antes que a los pensamientos de fracaso, baja autoestima o temor que llenan nuestra mente, ellos nos llevan a vivir una vida que no está en sus planes. A pesar de conocerle, a menudo nos damos cuenta que hay áreas que todavía no le hemos entregado completamente a Dios. Si te sientes identificado, es bueno que hoy le digas como en esta canción: “Entra en mi casa, entra en mi vida, mueve toda mi estructura, sana todas las heridas, dame de tu Santidad quiero amarte solo a ti, porque eres mi gran amor ¡Haz un milagro en mi!”. Recuerda que Dios desea darnos lo mejor, pero muchas veces somos nosotros los que debemos dejar que Él pueda obrar, dándole la libertad para que nos moldee. Él quiere darte vida en abundancia y que puedas mirar la vida a través de sus ojos.

 
 

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un lugar de Gracia

“Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Hebreos 4:16 Versión Reina-Valera 1960

Jesús predicó muchas veces sobre la Gracia que Dios le da al hombre que se arrepiente verdaderamente de sus pecados y quizás la parábola que más representa esa realidad es la del hijo pródigo (Lucas 15:11-32).

La historia comienza con un jovencito reclamando la parte de la herencia que le correspondía para luego marcharse de su casa. Poco a poco los constantes excesos lo llevaron a quedarse sin dinero para subsistir hasta que tuvo que trabajar en el oficio que para la época era el más despreciable de todos: cuidador de cerdos.

En ese momento el muchacho recapacita al ver a esos animales revolcándose en su propia mugre y comiendo de lo que cae al suelo. Es casi un reflejo de lo grotesca que se ha convertido su vida.

“Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre. Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros”, fueron las palabras que pronunció para luego levantarse y emprender el camino de vuelta a su hogar.

Todo ese tiempo de necesidad y pena le sirvieron para comprender todos los errores que había cometido. Cuando estaba llegando a su casa vio a su Padre acercarse y le dijo las palabras que había pensado: “… he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.”

En toda esta historia lo verdaderamente sorprendente es la reacción del Padre. Como autoridad en su familia tenía todo el derecho de castigar a su hijo por lo que había hecho, pero al ver que estaba arrepentido decidió perdonarlo.

Ahora ese muchacho sabía que su hogar era un lugar al que siempre podía regresar sin importar lo que podía pasar y más que todo, sabía que siempre podría encontrar amor y bondad en los brazos de su Padre.

Recuerda: cuando llega la tristeza, la aflicción, los problemas o la culpa por algún error cometido, los brazos de Dios siempre son el mejor lugar al que se puede correr para encontrar Gracia.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La mejor perspectiva

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. Romanos 12:2  (RVR1960)

Todo cristiano debe cambiar su mentalidad y su actitud, dejando de buscar ser servido para ser siervo. Muchos sirven con un motivo equivocado como si llevaran una carga reflejando depresión y frustración. Esto es la señal de un servicio mal enfocado, servir a Dios es un privilegio y una bendición; debemos hacerlo con la actitud correcta y con amor en el corazón.

Por Miguel Ángel Veizaga

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sigue el plan de Dios

“Sigan por el camino que el Señor su Dios les ha trazado, para que vivan, prosperen y disfruten de larga vida en la tierra que van a poseer” Deuteronomio 5:33 (NVI)

Generalmente el hombre trata de buscar atajos para llegar más rápido a donde se propone ir, aunque con esto, muchas veces se arriesga a extraviarse del camino correcto; esto también puede suceder en la vida del creyente, Dios tiene un propósito para cada hijo pero muchos nos salimos del plan porque simplemente queremos acortar el tiempo y buscamos atajos que quizás nunca nos acercarán al objetivo. Por lo tanto, decide afirmar tus pasos y caminar según el plan de Dios.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No hay muralla que te detenga

Las murallas han estado presentes a lo largo de la historia de la humanidad  como una forma de defensa o protección de un territorio. Pueden ser de gran magnitud como la  Gran Muralla China o más pequeñas, pero sin importar su tamaño, sin duda alguna, delimitan espacios e impiden la comunicación.

El libro de Josué, en el capítulo 6, nos relata la toma de Jericó. Dios le había entregado esta ciudad al pueblo de Israel pero entre ellos y la ciudad había una muralla. El relato dice que Jericó estaba cerrada y que nadie entraba ni salía de ella.

Entonces,  Dios ordenó a Josué  dar siete vueltas a la ciudad, una por día. El séptimo día, al terminar de dar las vueltas, al sonar de los cuernos el pueblo debía gritar a gran voz y los muros caerían.

El relato dice que el pueblo obedeció y los siete sacerdotes iban tocando bocinas delante del  arca del pacto  mientras que el pueblo iba en silencio atrás.

¿Imaginas lo que debe haber sido para los enemigos escuchar todos los días el sonido de las bocinas y los pasos del pueblo marchando alrededor?

Al séptimo día, al terminar de dar las vueltas, tocaron las bocinas y el pueblo gritó a gran voz y los muros cayeron.

Muchas veces, en nuestras vidas las murallas no son físicas. Dios nos promete algo pero alrededor de aquello hay grandes muros que parecen imposibles de pasar. Sin importar lo altos, anchos o  gruesos que sean ni de qué material estén hechos, si Dios ya te entregó algo no habrá muralla lo suficientemente fuerte para detenerte.

Algo interesante en este relato es que dice que el pueblo obedeció los mandamientos de Dios y dieron las vueltas en silencio, solamente gritaron cuando había llegado el tiempo. Pero además, llevaban el Arca de Jehová en medio de ellos.

No importa si son siete vueltas las que ya has dado o son más. Dios tiene un tiempo para mostrar su gloria, no con todos  usa la misma fórmula y nuestro tiempo no es Su tiempo. Pero mientras estás esperando que esas murallas caigan no reclames, no murmures, espera quietamente en Dios, haz lo que te pide y lleva contigo, en tu corazón, sus mandamientos, atesora Su palabra y verás cómo al final de las vueltas glorificarás a Dios y esos muros caerán.

Espera en Dios y verás grandes milagros. Él es quien te defiende, quien pelea por ti y nunca te desamparará.

“A causa del poder del enemigo esperaré en ti, Porque Dios es mi defensa”. Salmos 59:9 (RVR1960)

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Nunca te dejaré!

Los grafitis son considerados como arte urbano, en muchos lugares encontramos paredes con este tipo de pinturas; en mi ciudad ocurre lo mismo y  una frase que llamó mi atención fue la siguiente “Nunca te dejaré” probablemente fue un mensaje de una persona enamorada.

Quizás el texto “Nunca te dejaré” en esa pared no haya sido para ti, pero Dios te dice las mismas palabras a través de este versículo “Yo seré su Dios durante toda su vida; hasta que tengan canas por la edad. Yo los hice y cuidaré de ustedes; yo los sostendré y los salvaré” Isaías 46:4 (NTV).

A veces cuando pasamos momentos difíciles como: enfermedades, la pérdida de un ser amado, problemas económicos, familiares, sentimentales, etc. pensamos que Dios nos ha abandonado y nos ha olvidado y es en ese momento cuando surgen muchas ideas equivocadas que nos llevan a la angustia, tristeza y hasta la rebeldía, llegando incluso a dudar de la existencia de Dios.

Pero debes recordar que en esos momentos de mayor dolor Dios está contigo para ayudarte, sostenerte y darte aliento, quizás dudes de su presencia en medio del tiempo difícil porque te encuentras solamente mirando lo grande que es tu problema pero eso no significa que Dios no está ahí.

El Señor responde al llamado de auxilio de sus hijos, “El Señor está cerca de todos los que lo invocan, sí, de todos los que lo invocan de verdad” Salmos 145:18 (NTV), búscalo y lo encontrarás.

Él estuvo contigo incluso antes de que estuvieses en el vientre de tu madre y promete estar contigo hasta el fin de tus días.

Recibe la promesa de Dios ¡El jamás te dejará!

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dirección

“Confía en el Señor con todo tu corazón, no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar.” Proverbios 3: 5-6 (NTV).

Cuando no sabemos qué decisión tomar o qué camino seguir, cuando la complejidad de la situación nos abruma, es el momento adecuado para no depender de lo que creemos saber, sino acercarnos a Dios pidiendo que nos muestre Su voluntad al respecto; ten la seguridad que si lo haces Él te mostrará que dirección tomar.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Es mi pastor…

La imagen de un amado pastor con su rebaño, es una muestra apropiada para comprender el amor de Dios hacia nosotros. En esta oportunidad quisiera compartir la importancia de tener a Dios como: “Pastor”, por medio del Salmos 23 (RVR 1960).

La Palabra del Señor dice:

“Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.” Salmos 23:1-3

El pastor suple las necesidades de sus ovejas, elige los pastos más delicados para que no se enreden en arbustos o se lastimen; además,  las ovejas se cansan y se pierden con facilidad,  por eso el pastor las guía.

“Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento.” Salmos 23:4

La disciplina que da, ayuda a las ovejas a tomar el camino indicado y forja una nueva esperanza en ellas. Aunque enfrentemos terribles problemas, no tendremos miedo, porque estaremos a lado del Pastor.

“Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.” Salmos 23:5

Él será nuestra provisión y protección contra nuestros enemigos. El pastor nos consagrará, nos ayudará a vivir una vida de santidad, para recibir su bendición con abundancia.

“Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días.” Salmos 23:6

Generalmente pedimos en oración la bendición y misericordia del Señor para nuestra vida, lo interesante es que aquel que tenga a Dios como su pastor, no necesitará pedir estas cosas porque ellas lo van a seguir y, además, recibirá su promesa de vivir con Él por la eternidad.

En esta ocasión me gustaría hacerte una pregunta: ¿El Señor es tu pastor? Recuerda que el pastor proporciona descanso, refrigerio, renovación, dirección, liberación del temor, consuelo, seguridad y victoria sobre el enemigo, por tanto, es posible que te estés perdiendo de muchas bendiciones.

Si te has apartado de su redil, te animo a volver al camino correcto y permitirle que Él sea quién gobierne tu vida.

¡Entrégale tu corazón y reconoce al Señor como tu dueño!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Eres reflejo de Dios?

“Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio. Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio”. Marcos 1:40-42 (RVR1960)

Este hombre, cuyo nombre no aparece, estaba enfermo de lepra, una enfermedad incurable y muy contagiosa. La persona que llegaba a tenerla quedaba terriblemente marcada porque poco a poco iba perdiendo su aspecto humano.

Debido a que era una enfermedad contagiosa, quien la padecía era separado de su familia y de toda la sociedad. Por esta razón, habitualmente eran compañeros de los muertos y de los endemoniados en las tumbas.

Y al tratarse de una enfermedad incurable en esos días y cuyo fin era la muerte, se entendía que un leproso era un muerto en vida. Pero una de las cosas que me apasiona de este corto relato es la actitud de Jesús a la petición de un hombre sin esperanza: “si quieres puedes limpiarme”.

Contrariamente  a lo que habría hecho cualquier rabino o persona de su tiempo, Jesús no se alejó de él, sino que permitió este acercamiento, e incluso, cuando llegó el momento, también Él se acercó al leproso al punto de tocarle para sanarle: “Quiero, sé limpio”.

Jesús es un ejemplo de amor incondicional, nunca repudió al leproso por su condición y situación, al contrario, tuvo compasión y comprendió que no era fácil estar aislado de su familia y de la sociedad por esa cruel enfermedad que lo deformaba.

Más allá de ese hermoso milagro que Jesús hizo y de los muchos que están escritos en su Palabra, la actitud de Jesús con todos los que se acercaban a Él nos enseña que no debemos ignorar a las personas por su condición. Jesús recibió a todos los que decidieron acercarse y con seguridad lo seguirá haciendo, porque Dios no hace excepción de personas.

Muchas veces nosotros ignoramos a un desahuciado, un enfermo, a personas en situación de calle, religiosas, etc. y esa no debe ser nuestra actitud. La palabra de Dios nos manda a poner en práctica el amor:

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu fuerza y con toda tu mente” y Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Lucas 10:27.

“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.” Juan 13:34.

“El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.” 1 Juan 4:8 (RVR1960)

Ese amor  debe llevarnos a cubrir multitud de faltas, darnos la valentía para llevar el evangelio a los necesitados sin importar su situación y condición. Si hasta hoy no hemos puesto en práctica el amor, es un buen día para empezar a hacerlo, comienza por tus seres queridos.

“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”.  Efesios 2:10  (RVR1960)

Oremos:

“Señor amado, hoy aprendí que tu amor me llama a cuidar de aquellas personas a quienes el mundo rechaza, enfermos, pobres y marginados, por favor lléname de ti para amar a todos por igual y perdóname si hasta hoy he ignorado a alguien. Quiero ser un canal de tu amor, en el nombre de Jesús, amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend