falta Archives | CVCLAVOZ

All posts in “falta”

No hay victoria sin santidad

Después de haber derrotado a Jericó, la siguiente ciudad por conquistar era Hai, por lo que Josué estaba completamente seguro que tendrían la victoria; como la presencia de Dios iba con el pueblo de Israel, entonces no había porqué preocuparse.

En aquel tiempo, Josué envió espías a Hai para averiguar todo acerca de esa ciudad, pero al volver ellos dijeron que la ciudad no era grande, por lo tanto, no era necesario enviar a todo el ejército, bastaba sólo con dos o tres mil hombres. Confiados en su victoria y subestimando a la pequeña ciudad de Hai, tres mil hombres fueron a la guerra, quienes al poco tiempo sufrieron una completa derrota y los que quedaron salieron huyendo.

Es probable Josué estaba en shock sin poder entender la causa de su fracaso y en su desesperación rompió sus vestiduras y postrado en tierra lamentó lo sucedido. Seguramente se preguntaba ¿Qué pasó? ¿Dónde se hallaba el error?  Y quizás  un sin fin de pensamientos inundaron su mente.

Cuando todas las cosas las damos por sentadas, nuestra vida, nuestro matrimonio y aun nuestro ministerio no marcharán como lo imaginamos a un principio. Y tal vez nos preguntemos: ¿Por qué fui tan ingenuo? ¿Por qué le creí tanto a Dios? “Mira los resultados”. ¿Por qué creí que los dones del Espíritu Santo iban a funcionar en mi vida?

Y aunque Josué no fue un homicida, un adúltero, ni nada parecido, pasó por alto la gracia de Dios al confiar en sí mismo y en su ejército para su victoria; por lo que Dios tuvo que detener su respaldo al hallar falta en el campamento, se trataba de Acán. “…este hombre no obedeció el mandato que Dios había dado al pueblo. Dios les había ordenado destruir por completo la ciudad de Jericó, pero Acán se quedó con algunas de las cosas que debía haber destruido. Por eso Dios se enojó contra los israelitas.” Josué 7:1 (TLA) y permitió su derrota.

Israel había desobedecido al tomar lo prohibido y a causa de uno el pueblo pereció. Tal vez alguien diría el castigo era sólo para aquel que lo cometió, pero en este cuadro podemos ver que cuando un miembro de la familia o del ministerio está en pecado, afecta a todos. Por ello, es importante erradicar el pecado de nuestras vidas, porque Dios jamás permanecerá con quienes no destruyen aquellas cosas que están destinadas a ser destruidas.

Debemos estar conscientes que no habrá oportunidad de ganar ninguna batalla si existe pecado en nuestras vidas y aunque el porcentaje de este sea el mínimo, siempre nos llevará a la derrota.

Lamentablemente Acán y su familia murieron apedreados y quemados como consecuencia de su desobediencia.

Si en verdad quieres ir de victoria en victoria, pídele a Dios que examine tu corazón y que elimine a todo Acán que quiera tomar lugar en tu vida.

“Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce los pensamientos que me inquietan. Señálame cualquier cosa en mí que te ofenda y guíame por el camino de la vida eterna.” Salmos 139:23-24 (NTV)

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Que no te falte Dios!

“Si el Señor no construye la casa, el trabajo de los constructores es una pérdida de tiempo. Si el Señor no protege la ciudad, protegerla con guardias no sirve para nada” Salmo 127:1 (NTV)

Si Dios no está presente en todo lo que haces, tu trabajo es tiempo y esfuerzo perdido, pues sin su presencia y ayuda, tienes muchas probabilidades de caer o salir lastimado. Te invito a construir en Dios, a tenerlo presente en tus sueños, anhelos, propósitos y tu victoria estará asegurada.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Grande en misericordia!

“Clemente y misericordioso es Jehová, lento para la ira, y grande en misericordia.” Salmos 145:8 (RVR1960)

Nuestra condición humana nos lleva a reaccionar desenfrenadamente frente a una discusión que afecta nuestros intereses. Dios, por el contrario, obra de manera diferente. Él es tierno, bondadoso, no se enoja fácilmente cuando le fallamos, en su misericordia prefiere que tengamos un tiempo para darnos cuenta del error de nuestra actitud. Si hoy cometiste una gran falta y no crees alcanzar su perdón, ten calma, porque su misericordia es más grande que su ira.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

De la debilidad…al pecado

Eli es un personaje del Antiguo Testamento con un problema muy actual. Durante cuarenta años fue líder de Israel y un excelente sacerdote que se ganó el respeto del pueblo. Sin duda era una buena persona y si bien no estaba cometiendo adulterio ni robando las ofrendas, su deficiencia como padre lo llevó a la tragedia.

Si Elí era un buen hombre, ¿Qué pasó? ¿Por qué fracasó?

Cometió tres errores que como padres o líderes somos también propensos a caer.

     – Fue tolerante con el pecado, Eli estaba consiente que sus hijos Ofni y Fines cayeron en fornicación aun siendo siervos en el tabernáculo, no se atrevió a reprenderlos.

       – Fue muy tímido para poner mano fuerte a la rebeldía de sus hijos. Es verdad que ya tenía una edad avanzada y tal vez se sentía débil físicamente, pero hizo muy poco para corregirlos.

    – Fue lento para actuar y reprender el mal proceder de sus hijos y cuando quiso hacerlo, ya era demasiado tarde, porque ellos no quisieron obedecerlo.

“Elí, que ya era muy anciano, se enteró de todo lo que sus hijos le estaban haciendo al pueblo de Israel, incluso de que se acostaban con las mujeres que servían a la entrada del santuario. Les dijo: ¿Por qué se comportan así? Todo el pueblo me habla de su mala conducta”. 1 Samuel 2:22-23 (NVI)

Si en estos días has visto cómo un integrante de tu familia o de tu congregación ha cometido una falta que deshonra a Dios y por no quedar mal con esa persona o por no sentirte fuerte espiritualmente no dijiste nada y lo dejaste pasar ¡Ten cuidado! Dios no puede ser burlado, Él es capaz de quebrantar sus promesas para erradicar el pecado. Esto fue lo que hizo con Elí y sus hijos, el Señor le había prometido que su familia ministraría para siempre, pero a causa de la desobediencia anuló su promesa y lo cambió por maldición.

Ofni y Fines murieron y más adelante Elí también lo hizo. Tal vez el futuro habría sido otro si Elí no se hubiera convertido en cómplice de sus hijos.

Hoy por hoy, en la posición que te encuentres, Dios te dio una gran responsabilidad para con tus hijos u ovejitas de tu congregación, si te sientes incapaz de reprender a alguno que haya caído en pecado, empieza por examinar tu vida y busca alguna debilidad moral o espiritual para no dudar y actuar con rapidez ante el pecado.

“Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno.” Salmos 139:23-24 (RVR)

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend