lecciones Archives - CVCLAVOZCVCLAVOZ

All posts in “lecciones”

6 cosas que debes saber a tus 30

Para muchos, los treinta son una edad crucial en la vida de cualquier ser humano. Es una etapa de crecimiento y madurez, donde se deja la flor de la juventud atrás y se comienza a vivir una nueva etapa de juventud-adultez. Es por ello que se espera que cuando uno llega a esta edad, se tenga una mejor perspectiva de las cosas que lo rodean. Éstos son algunos aspectos que se deben saber en esta edad:

1. Despedir a las malas influencias:

En ocasiones, conservamos amistades por los motivos incorrectos. Sin importar cuánto tiempo uno conozca a alguien, si ésta es una mala influencia, lo mejor es poner un límite y alejarse de esa relación. Esto no significa que debemos adoptar una actitud irrespetuosa o de odio; sino mantener una relación cordial pero sin dejarse llevar por los malos consejos, actitudes o pensamientos de la otra persona.

2. Disfrutar tu trabajo:

El trabajo es una necesidad que nos provee los medios para sobrevivir, pero también debe ser una actividad que se disfruta. Si para este tiempo te has dado cuenta que no estás conforme ni te sientes a gusto con tu empleo actual, lo mejor es que consideres otras opciones. Si no tomas la decisión ahora, es probable que te quedes atrapado en una ocupación que podría causarte pesadumbre, frustración, estrés y desánimo.

3. Reflexionar sobre tu pasado:

Mira lo lejos que has llegado, o lo mucho que te falta por superar. Reflexiona sobre tu pasado, pero no para que se convierta una cadena que te ate, sino para que aprendas de las lecciones que te dejó; de manera que puedas aplicarlas en el presente y futuro.

4. Tener tus prioridades establecidas:

Esta ya no es una edad para hacer las cosas sin pensar. Cada decisión debe ser tomada con cautela y teniendo siempre presente las consecuencias que traerán en el futuro. Además, se debe evaluar cuáles son las cosas que hasta ahora han ocupado el primer lugar en nuestras vidas, y darnos cuenta en qué hemos perdido más el tiempo.

5.  No pensar solo en ti:

Los quehaceres y la rutina pueden hacer que nos ocupemos de nosotros y sólo de nosotros; sin embargo, es importante separar un tiempo para los demás. Debemos cuidar las relaciones con las personas que nos rodean y construir vínculos estrechos que valgan la pena. Después de todo, no sirve de nada acumular dinero y posesiones si no se tiene con quién compartirlo.

6. Ser responsable con tus finanzas:

Todos sabemos que el dinero se gasta más rápido de lo que se obtiene. Por este motivo, es primordial tener un balance de los ingresos y egresos que se hace a cada cierto período de tiempo. Esto permite que uno se dé cuenta en qué está gastando de más, o en qué se necesita invertir mayores recursos.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

5 pasos para superar los errores

La historia del rey David en la Biblia es un gran ejemplo de humildad, valentía, fe y amor. No obstante, hay un episodio en su vida en donde él cometió un pecado que marcó por completo su existencia y la de su pueblo (2 Samuel 11 y 12). En esa ocasión David mandó a asesinar al esposo de una mujer con quien había tenido relaciones sexuales. Ante este hecho Dios le envió a un profeta para anunciarle que su pecado tendría como consecuencia la muerte de su hijo. Cuando el niño nació, cayó gravemente enfermo y David se vistió de luto para ayunar y rogar a Dios por su sanidad. Sin embargo, el bebé murió tal y como lo había anunciado el profeta; y cuando David se enteró, se levantó y volvió a su vida cotidiana. De todo este suceso, David escribió el Salmos 51, el cual denota su profundo y sincero arrepentimiento hacia Dios. Y nosotros ¿qué podemos aprender de esto?

Todos tenemos momentos difíciles en la vida y algunas circunstancias parecen más complejas que otras; pese este hecho no podemos rendirnos tan fácilmente sino más bien, seguir adelante. Al examinar la historia de David, podemos extraer los siguientes pasos:

Paso 1: Arrepentirse.

Reconocer nuestras debilidades y faltas no nos hacen ser menos, pues en realidad sólo los valientes pueden admitir que se han equivocado. Sin embargo, no basta solo con sentirse apenado, también hay que estar dispuestos a pedir perdón y enmendar los daños causados a otras personas y a uno mismo.

Paso 2: Asumir las consecuencias.

Las consecuencias son obligatorias y nadie puede escapar de ellas, es por eso que debemos asumirlas con humildad y no quejarnos de ellas. Después de todo, sólo son el efecto de algo que hemos causado.

Paso 3: Orar.

Las consecuencias pueden causar mucho dolor y aflicción, y éstas pueden ser un buen momento para acercarnos a Dios. Usa este tiempo para pedir por las vidas de las personas que han sido afectadas y también para que Dios te dé la paz para perdonarte a ti mismo.

Paso 4: Levantarse.

Nadie puede caminar si se queda recostado en el suelo. De la misma forma, no puedes avanzar si te quedas atrapado en tus errores. Así como hay tiempo de dolor, también lo hay de alegría; así que no detengas y continúa.

Paso 5: Conectarse con otros.

Relaciónate con personas que puedan ayudarte y a otros a los que puedas ayudar. El hombre es un ser sociable por naturaleza y no puede convivir sin la compañía de los demás. Por lo tanto, no te encierres y acércate a otros.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

4 lecciones que aprendí de la muerte de mi abuelo

Hace pocos días murió mi abuelo. Esto me hizo dar cuenta de que sólo pensamos en la muerte cuando alguien más fallece. Sin embargo, es importante tener presente este aspecto, pues al final ése será el destino de todos. Esto no significa que debemos vivir con temor, o dejar de hacer nuestras labores con el pretexto de que al final no servirá de nada, ni tampoco provocar la muerte propia o ajena; más bien, vivir una vida digna y ejemplar en el tiempo que tenemos en esta Tierra.

Éstas son algunas lecciones que aprendí de la muerte de mi abuelo, y de otros seres queridos:

1. La muerte no es el final:

Jesús tiene preparado un lugar especial para aquellos quienes aman y obedecen sus preceptos (Juan 14:2-4, Apocalipsis 22:3-7), por lo cual, la muerte no debería atemorizarnos ni causarnos tristeza. Fallecer es un proceso natural para todo ser humano, y debemos estar preparados para la vida que nos espera.

2. Decir adiós sin remordimientos:

Es importante perdonar y pedir perdón. Si alguien muere, debemos estar tranquilos de que no tenemos asuntos pendientes con esa persona; de lo contrario, viviremos con culpa y pesar. Es por ello que no debemos dejar que las pequeñas riñas y disputas arruinen nuestras relaciones con los demás.

3. Dar honra en vida:

De nada vale dedicar discursos, construir lujosos mausoleos, o comprar la mejor caja mortuoria, pues una vez que morimos, nuestros cuerpos son sólo representaciones materiales de lo que alguna vez fuimos. Si realmente deseas honrar a alguien, hazlo cuando ellos estén vivos y mientras tengas la oportunidad. Esto será mucho más apreciado por esa persona, que si se hace cuando ya han fallecido.

5. Nada es realmente nuestro:

Todos tenemos bienes materiales que cuidamos y adquirimos con esfuerzo. No obstante, cuando dejamos este mundo, no llevamos nada. Así que, evitemos acumular cosas que al final perecerán, en cambio, fijemos nuestra vista en aquello que perdura por la eternidad (Mateo 6:19-21).

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No conviene quedarse

Un grupo de 5 amigos se preparan para celebrar una boda, en el medio de la fiesta un hecho sobrenatural le da comienzo a la travesía que ellos deben vivir. Eso fue lo que me atrapó al ver la película “El Remanente”. Y claro me quedó, que no es un film sobre el rapto, sino más bien, es sobre estos personajes viviendo en esos tiempos.

Miro muchas películas, de acción, drama, comedia y  hasta dibujos animados, pero al entrar en la sección de suspenso y horror, pensé en no verla (soy un  poco miedoso ya que son géneros que evito pero a veces hago una excepción y en este caso), pero lo hice.

No voy a dar detalles de lo que sucede en esta película, pero sí sobre las sensaciones que me quedaron.

Como dije anteriormente, nunca la vi como otra cosa que una película, aunque me quede reflexionando y cuestionando mi fe. No dudé en debatirlo con amigos y coincidíamos en lo mismo, más allá de las diferentes teologías o doctrinas, la frase que concluimos fue “no conviene quedarse”.

Después del rapto, vendrán cosas peores que la muerte dice la cartelera  y eso asusta, pero es la verdad, para los que creemos que la Biblia es la palabra de Dios.

Luego de debates, críticas y conclusiones, tomé mi Biblia y me fui derecho a ese libro que, quizás por miedo, evité durante mucho tiempo…Apocalipsis. Me parece que al igual que yo, muchas personas harán lo mismo, luego de ver el film.

Revelation se llama en inglés, y de eso se trata, de revelar a Cristo como Señor y vencedor sobre el mal. No creas que me volví un erudito y de golpe entendí todo, al contrario, sigo tratando de poner en orden las ideas que dan vueltas en mi cabeza.

En este largometraje, que dura una hora y media, verás una trama muy interesante donde los sobrevivientes al rapto se enfrentan a un futuro incierto, donde todo es caos.

También es una buena oportunidad para ver una película de terror con amigos y obtener un buen mensaje. Si te gusta el vertigo que dan ciertas sagas de Hollywood, en esta producción lo vas a encontrar. La posibilidad que plantea el director, de la historia de estos amigos, después de que Cristo se lleve su iglesia, te atrapa. Buenos efectos, excelente sonido, cosas para discutir, otras para pensar, mensajes directos y más, son las que brinda “El Remanente”.

Como muchas otras películas dejan un mensaje de temor al fin de los tiempos, esta nos invita a creer que la nuestra tiene un final feliz, porque planes de bien y no de calamidad tiene Dios para los que le aman (Jeremías 29:11).

Traté de resumir un poco, lo que esta producción provocó en mí, esa necesidad de replantearme si estoy haciendo lo correcto y evito quedarme, o si estoy aportando a que otros no se queden. Sería un honor saber qué piensas, te invito a escribir,  ya que una opinión más no le vendría nada mal a este debate.

Send this to a friend