padres | CVCLAVOZ

All posts in “padres”

6 tipos de frases que debes decirle a tus hijos

“Sé cuidadoso con tus palabras, una vez que son dichas, sólo pueden ser perdonadas, no olvidadas”. -Anónimo

Los recuerdos que uno atesora en la niñez están formados por las experiencias y las palabras que se dijeron en el momento. Estos sucesos tienen gran impacto en la vida adulta,y es por ello que los padres deben ser cuidadosos con las frases que les dicen a sus hijos. El neurocientífico de la Universidad Thomas Jefferson, Dr. Andrew Newberg, y el experto en comunicaciones, Robert Waldman, aseguran que “una sola palabra tiene el poder de influir en la expresión de los genes que regulan el estrés físico y emocional”.

Para hacer que las palabras ayuden a criar a un hijo de manera que tengan buena autoestima, sean exitosos y respetuosos con los demás, entonces diles lo siguiente:

1. Palabras que demuestren tu fe en ellos:
  • “¡Tú puedes hacerlo!”
  • “Creo en ti.”
  • “Sé que puedes lograrlo.”
  • “Me gusta cómo piensas.”
  • “Dios tiene un plan especial para ti.”
2. Palabras que reflejen tus sentimientos:
  • “Te amo mucho.”
  • “Estoy muy orgulloso de ti.”
  • “Me haces feliz.”
  • “Me haces sonreír.”
  • “Gracias por tu ayuda.”
  • “Disfruto mucho de tu compañía.”
  • “Me alegra tenerte en mi vida.”
  • “Me impresionas.”
3. Palabras que le hagan sentir seguro:
  • “Puedes confiar en mí.”
  • “Daré lo mejor de mí para mantenerte a salvo.”
  • “Siempre estaré a tu lado.”
  • “Puedes contar conmigo.”
  • “estoy dispuesto a escucharte.”
4. Palabras que le enseñen a ser persistente:
  • “Está bien equivocarse.”
  • “Nunca te rindas.”
  • “Hiciste un buen intento.”
  • “No necesitas ser perfecto.”
  • “Aprende de tus errores.”
  • “Puedo ver que estás practicando.”
5. Palabras que refuercen su autoimagen:
  • “Eres hermoso.”
  • “Eres único y especial.”
  • “Eres creativo.”
  • “Tus ideas son valiosas.”
6. Palabras que le animen a respetar a otros:
  • “Eres un buen amigo.”
  • “No hagas a otros lo que no quieres que te hagan.”
  • “Los demás son tan especiales como tú.”
  • “Me gusta cuando ayudas a otros.”
  • “Me alegra que seas amable.”

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Quién está detrás de ti?

En la actualidad existe gran cantidad de quejas sobre la falta de motivación que los niños presentan para estudiar, ellos no harían sus deberes si sus padres no los estimularan a realizarlos. A veces sucede lo mismo cuando somos personas adultas, la palabra de Dios dice:

Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio; La cual no teniendo capitán,
Ni gobernador, ni señor, Prepara en el verano su comida, Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento.

Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño? Un poco de sueño, un poco de dormitar, y cruzar por un poco las manos para reposo; Así vendrá tu necesidad como caminante, y tu pobreza como hombre armado. Proverbios 6:6-11

¡Esta palabra es una llamada de atención! Mira la hormiga, se esfuerza y trabaja sin tener un capitán, se prepara para la etapa dura que va enfrentar sin que nadie le diga lo que tiene que hacer.

¿Eres como una hormiga o necesitas que tu jefe esté detrás de ti  para que realices bien tu trabajo o que tus padres o educadores te estén llamando la atención a cada momento para que te esfuerces en estudiar o en tener buenas relaciones? ¿Necesitas que alguien esté recordándote las cosas?

De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda (alimento); porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? 1 Corintios 3:1-3

Así que no esperes que el Señor te diga lo que debes hacer, ¿Presentas conflictos con alguien? ¿Cuándo piensas resolverlos? Pide perdón y perdona, ¿Estás congregándote, estudiando la Palabra de Dios y orando? Si no lo estás haciendo sigues siendo un niño que necesita estimulación.

El Señor hace un reclamo y dice: ¿Hasta cuándo? Ya deberías recibir alimento sólido pero todavía recibes leche porque sigues actuando como un niño.

En este momento te animo a examinar tu vida y preguntarte si necesitas que el Señor esté detrás de ti. Si tu crecimiento se ha detenido, entonces, empieza de nuevo, resuelve los conflictos que presentas en obediencia a Dios. ¡Basta de celos, envidia, peleas, murmuraciones! ¡Basta de ser un niño y decide levantarte por ti mismo!

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Frases que nunca deberías decirle a tus hijos

La educación que los padres brindan a sus hijos repercute en la manera en que ellos guían sus vidas y la forma en que criarán a sus futuros descendientes. Las palabras que se les dice causa un gran impacto en ellos; es por eso que se debe evitar la repetición de frases negativas. La psicóloga PhD Erica Reischer, afirma que “Usar la vergüenza, la culpa o el miedo eventualmente se volverá contraproducente porque estas estrategias no se enfocan en el problema real (comportamiento) e implican, en cambio, que su hijo es el problema.”

Éstas son algunas frases que los padres no deberían decir a sus hijos:

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cuando falta alguien en tu familia

Mi abuela nunca conoció a su padre. Su mamá siempre le dijo que era hija del señor X, pero él siempre lo negó por la simple razón de que ellos no tenían ningún parecido físico. Este hecho se vio reforzado cuando mi bisabuela tuvo más hijos de otro hombre, y cuando el señor X tuvo hijos de otra mujer. Mi abuela quedó atrapada en medio de dos familias, en las que presumo, nunca encajó. Durante toda su vida, mi abuela siempre quiso conocer a su verdadero padre, y entender de una vez por todas, por qué es que tenía rasgos asiáticos cuando ni los hijos de su madre, ni los de su supuesto padre, los tenían.

Con el paso del tiempo, la identidad del progenitor de mi abuela se convirtió en un tema que afectó al resto de su familia. Por su parte, mi papá comenzó a indagar la verdad detrás de todo este asunto, y descubrió que era muy probable que mi abuela no fuera hija del señor X, sino de un japonés. Por supuesto, se intentó confrontar a mi bisabuela para que confirmara esta teoría; sin embargo, ella prefirió el silencio. Pese a los infructuosos intentos, al final, no se pudo hallar al papá de mi abuela y ella murió con el perpetuo anhelo de conocerlo.

Esta situación ha marcado profundamente mi historia familiar. Es una pieza que falta. Un lugar vacío en las fotografías. Es alguien que podría haber tenido las respuestas a muchas preguntas que por años se hizo mi abuela, luego mi padre, y ahora yo.

Sé que hay miles, tal vez millones, de personas que viven realidades parecidas. Quizá tienen a alguien que falleció y al cual extrañan, o alguien a quien nunca conocieron, o simplemente nunca estuvo presente en sus vidas. A todos los que se sienten identificados, quiero decirles que es muy probable que nunca olvidemos a esa persona. Siempre existirá una pizca de ilusión que nos haga imaginar cómo habría sido si él o ella estuvieran presentes. Sin embargo, debemos recordar que todos los seres humanos nos equivocamos a menudo, y es posible que si esa persona que falta estuviese presente, las cosas no serían tan felices como creemos.

En Salmos 27:10, dice: Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos” (NVI). Dios es el único que nunca falla, jamás miente, siempre perdona y olvida, no juzga, y siempre está presente. Los demás pueden defraudarnos pero Él no lo hará.
Si hay alguien que falta en tu vida, no permitas que se convierta en el centro de tu existencia. Algún día, más personas cercanas a ti también se irán, y esto es algo inevitable. No obstante, el único que siempre permanecerá es Dios. Si Él está en tu vida, entonces ya lo tienes todo.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Soy adolescente y nadie me entiende!

Recuerdo que hace años cuando era adolescente creía que era la persona más incomprendida del mundo. Los demás no parecían entender mi forma de pensar, mi ropa, la música que me gustaba, el tiempo que gastaba en internet, los amigos que tenía, mi forma de escribir, la manera en que me expresaba, el tipo de comida que quería… En conclusión, los adultos no entendían nada. Ahora que ha pasado el tiempo y veo a los adolescentes de la actualidad, me doy cuenta que sentirse incomprendido es algo propio de la etapa.

Si eres adolescente tal vez pienses que los adultos vivimos en una realidad alterna y que jamás podremos entenderte. Sin embargo, recuerda que todos los humanos atravesamos por procesos; y por lo tanto, ningún adulto nació sin antes tener que ser niño, adolescente y joven. Tal vez parezca difícil de imaginar, pero los adultos también se sintieron rechazados en su adolescencia. Así que no creas que eres el único con este problema.

La próxima vez que sientas que nadie te entiende, no te encierres en tu mundo; en vez de eso, comunícate con algún adulto en quien puedas confiar. Ellos ya han pasado por tu edad y saben cómo es ser adolescente. Además, si nunca explicas en qué manera te sientes incomprendido, el resto tampoco sabrá cómo ayudarte. Recuerda que todo depende de tu actitud y la buena disposición que tengas.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Papá – no – el

Es curioso que la mayoría de las personas no saben a quién agradecer. En diferentes oportunidades se puede observar que existen hijos que no valoran todo el sacrificio que sus padres realizaron en el transcurso de su crecimiento y dan todo por una novia que los humilla o simplemente tienen poco tiempo de conocer.

Puede pasar lo mismo con el matrimonio, cuando la esposa hace una entrega total de amor y respeto, mientras que el esposo es desleal en su compromiso,  jugando con los sentimientos de las involucradas. Lamentablemente estos casos se observan a diario y cada vez aumenta el número de malagradecidos.

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8

Del mismo modo sucede en “Navidad”,  la noche de paz y amor es un recuerdo del nacimiento del Salvador en un pesebre. Jesús no nació la fecha exacta de noche buena, pero recordamos su llegada al mundo y lo que hizo por nosotros. Lamentablemente en lugar de darle las gracias por ese amor y el sacrificio que hizo, desviamos nuestra mirada a un hombre de traje rojo que no hizo nada, no es papá Noel, es “papá, No él”.

Festejar la Navidad en el hogar, es reflexionar sobre  a quién debes agradecer. Primeramente pide al Señor que sea el primer invitado en tu hogar, dale gracias por todo lo que hizo por ti y dedícale esta noche.
¡Recuerda que la navidad no se trata de un señor que viene a repartir regalos, sino de alguien que te ama y dio su vida por ti!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Gloria Baena nos invita a acercarnos a los niños con la lectura

En El Arranke nos encanta brindarte recursos e información para tu crecimiento intelectual y el de tu familia, por eso nos complació entrevistar a la escritora, profesora y consejera colombiana, Gloria Baena.

Gloria lleva a cabo una gran misión con los niños: enseñarlos y motivarlos a leer. Por esta razón, ha creado y desarrollado “Vocalina”, un proyecto que potencia la parte lingüística e incentiva a los pequeños a establecer el hábito de la lectura.

Conoce cómo los padres pueden despertar en sus hijos el deseo de leer, mirando la entrevista:

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Danilo Montero: ¿Cómo debo orar por mis hijos?

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7.

La Biblia nos enseña a orar y a poner nuestros conflictos y alegrías delante de Dios. La oración es importante pues actúa como un soporte en la vida de cualquier persona, especialmente cuando los padres oran por sus hijos. En este vídeo, Danilo Montero brinda consejos prácticos sobre cómo los padres pueden orar por sus hijos.

¿Entiendes a tus hijos? Cinco barreras por las cuales no entendemos a los adolescentes

¿Entiendes a tus hijos?

 Cinco barreras por las cuales no entendemos a los adolescentes

 

Por Saraí Llanes

Dime si te identificas conmigo. Soy la madre de dos adolescentes y desde hace algún tiempo me percato de que muchas veces no nos entendemos. Y es que a veces me parece que hablamos diferentes idiomas. Te nombro 5 barreras por las cuales no entendemos a los adolescentes cuando intentamos comunicarnos con ellos.

  1. Barreras idiomáticas

Efectivamente no hablamos el mismo idioma. Como muchas familias en el mundo, la nuestra tuvo que emigrar. Desde hace algunos años vivo en un país angloparlante y mis hijos han aprendido el inglés en tal medida que son prácticamente bilingües. A veces prefieren hablar en ese idioma y a pesar de que no me es ajeno, naturalmente ellos lo dominan mucho mejor. Gracias a Dios, cuando llegamos a este país ya ellos tenían dominada la compleja gramática española y su vocabulario era extenso. Sin embargo, de infinito, tengo que cuidar permanentemente que su léxico se enriquezca y a la vez que sea comprensible para que nos comuniquemos realmente.

Naturalmente, la situación es más difícil cuando intentamos establecer esta comunicación en inglés.

Esta barrera idiomática es trascendental y un verdadero problema en muchas familias de la actualidad. Dos opciones tenemos en nuestras manos paternas y en ambas tenemos que trabajar ardua y propositivamente. La primera y más fácil es mantener la lengua materna viva y obligatoria en nuestros hijos, convocarlos continuamente a leer y conversar en nuestro caso en español. La segunda opción es aprender el nuevo idioma del país donde nos encontramos, si no es por otro objetivo, al menos por comunicarnos con nuestros hijos. Recuerda: es importante entender lo que dicen.

  1. Barreras generacionales

Más allá de los términos comunes, los adolescentes muchas veces tienen su propio lenguaje generacional. Tienen sus propios códigos, muchos de ellos provenientes de los juegos de videos, las series y películas, y del uso continuado y creciente de las tecnologías. Independientemente del idioma que usen, ellos usan vocablos propios, jergas contemporáneas. Tal vez sea hora de buscar en diccionarios urbanos y preguntarles directamente.

  1. Barreras cognitivas

Debido a las diferencias en experiencia y educación entre padres y adolescentes se establecen barreras cognitivas. Ellos pueden parecer grandes, altos, y ser sumamente inteligentes, pero no son hombres ni mujeres todavía. Ignoran el mundo. Se encuentran aún comenzando su camino académico y no han vivido suficientes experiencias para aprender de ellas. No han compartido tampoco contextos que les aporten el background para poder hacer deducciones. Estas diferencias cognitivas determinan entonces que se produzcan mal entendidos y muchos problemas de comunicación. No podemos dejarlos sin las explicaciones necesarias. No debemos suponer nunca que ellos entendieron. Tampoco que somos nosotros quienes tenemos todo el conocimiento. Nosotros sabemos de unos temas, ellos saben de otros. La ciencia ha avanzado, la tecnología se ha incorporado a la vida cotidiana y ellos son conocedores de ella. Mejor estrategia es compartir cogniciones que dar conferencias.

  1. Barreras físicas y tecnológicas

Cada vez más los adolescentes hablan menos en persona y más a través de las redes sociales. Es como si la presencia física los intimidara y la presencia virtual los liberara. Han encontrado otro espacio físico de expresión. Si bien la participación en situaciones reales sigue siendo importante para su desarrollo psicosocial, la inclusión en las redes les ofrece una oportunidad de creatividad, relación e información que otras generaciones no disfrutaban. Por otra parte les extiende la visión en áreas antes solo del mundo adulto. La política, la ciencia y la cultura en su amplio espectro están ahora al alcance de su mano. Vencer la barrera de la impersonalidad e incorporarnos a sus sistemas es una tarea que nos corresponde como padres si queremos conocer quiénes son y con quién se relacionan.

  1. Barreras emocionales

Una última barrera que tenemos la misión de saltar es la de las emociones. Alegría, depresión, enamoramientos, sinusoides sentimentales producidos por hormonas en erupción son estampas de la adolescencia con las que tenemos que lidiar diariamente. Nuestras mejores herramientas son la paciencia y la tolerancia pero sobre todo la empatía, colocarse en su lugar.

En resumen, barreras idiomáticas, generacionales, cognitivas, físicas, tecnológicas y emocionales nos separan muchas veces de nuestros hijos, y si bien la comunicación es una carretera de dos vías, nosotros llevamos el timón. No dejes que las cercas se hagan profundas trincheras insalvables, porque si una misión tenemos como padres es la de construir puentes.

Te invitamos a escuchar nuestros programas de radio cristiana en nuestro link de shows On Demand http://cvclavoz.com/shows/una-historia-que-contar/on-demand/

Envíanos tus comentarios a [email protected], conéctate con nosotros en vivo todos los jueves a las 4:00 pm hora Miami a través del Whastapp +1 786 816 9193 y del chat http://cvclavoz.com/shows/una-historia-que-contar/chat/ y dale “Me gusta” a nuestra página en Facebook en https://www.facebook.com/Una-Historia-que-Contar-584676321684852/

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Relación padres-hijos con respeto

Todos los padres buscamos tener el respeto de nuestros hijos. Es primordial para llevar una buena relación y también para educarlos correctamente. Pero no olvidemos que nosotros los padres también los debemos respetar a ellos como seres humanos que son.

El ser constantes en las pautas y normas es clave. Porque si un día porque no estás de humor o cansado no les impones la disciplina que les has impuesto antes, ya los chicos pueden ir perdiendo el norte. Se desorientan. Lo que está mal un día, otro está bien o viceversa. Eso no trae nada bueno.

El respeto es ganado, no puede ser exigido. Cuando tus hijos te hablen, así sea a gritos, escúchalos. Evidentemente cálmalos con un buen abrazo, les dices que los amas y luego les preguntas por qué están tan alterados.

Si por el contrario nos colocamos al mismo nivel de pegar gritos, decir frases amenazadoras o humillantes, no vamos a lograr más que conseguir la misma respuesta en otras ocasiones.

El diálogo es imprescindible. El tono de voz moderado, la cortesía y los buenos modales no son solo cosas que debemos enseñar. Si las practicamos, las aprenderán mejor por el ejemplo. Les enseña más lo que hacemos que lo que decimos.

Sé que hay niños que tienen tanto temperamento, que muchas veces nos pueden sacar de las casillas. Si el nene se pone demasiado terco, o grosero – ¡algunos hasta les pegan a sus padres! En esos casos yo sí recomiendo una buena nalgada, que pique. Cuando se les da y se les dice la razón por la cual se le está dando, generalmente funciona a perfección. Darles la razón por la cual le has dado el castigo es muy importante.  La comunicación per sé, forma parte de una relación donde se puede dar amor y recibirlo de vuelta, respetar y que te respeten.

Una clave para lograr respeto es conversar con los chicos, no solo cuando les tengas que llamar la atención por algo que hayan hecho mal. En el día, les puedes preguntar cómo les fue, que han aprendido y tal vez hasta compartirles algún momento agradable del día que hayas tenido. Cuéntales de cuando tú eras niño y las aventuras que pudiste vivir con amiguitos. Saber escucharlos y constantemente conversar con ellos va a estrechar la relación y va a fortalecer los lazos de respeto. Con ello, las posibilidades de que ellos a su vez en el futuro tengan buenas relaciones de amistad y de pareja van a ser mayores.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿La tecnología afecta a los niños?

Debido a que están en una edad de descubrimiento, a los niños les gusta estar en constante actividad. Es por ello que a algunos padres les resulta muy difícil ocupar el tiempo de sus hijos y recurren a la tecnología como medio para distraerlos.

La tecnología es dañina para el desarrollo de los niños

Un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, señala que el uso de los celulares o tablets para desviar la atención del niño podría ser perjudicial para su desarrollo social y emocional. Los investigadores también señalaron que los niños menores de 30 meses, aprenden mejor de la interacción humana que de la televisión o vídeos.

James Radesky, instructor clínico en desarrollo del comportamiento pediátrico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, señaló que la tecnología no puede reemplazar las habilidades sensomotoras ni visomotrices. Esto quiere decir que lo ideal es que los niños aprendan con juegos interactivos, por ejemplo los bloques para construir.

¿Utilizar la tecnología para calmar a los niños?

Los investigadores señalaron que el uso de dispositivos electrónicos como método predominante para calmar y distraer a los niños pequeños, es un impedimento para que ellos desarrollen sus propios mecanismos de autoregulación. Por lo tanto, los padres deben evitar hacer de este uso.

¿Qué es lo recomendable?

Los padres son libres de decidir la manera en que criarán a sus hijos, pero en cuanto a la tecnología deben ser muy cuidadosos y evaluar la manera en que permitirán a sus hijos hacer uso de las mismas.
Lo que recomiendan los científicos es que el pasar tiempo de calidad en familia, ayuda mucho más al desarrollo de los niños, que cualquier otro dispositivo electrónico.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

“La respuesta es no, pero te amo”

“Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites”. Santiago 4:3

Días atrás festejábamos el día del padre, como cada año es un tiempo de familia, donde se aprovecha para dar honra, y agasajar a los que Dios ha puesto como cabeza de familia y sacerdote del hogar.

Cuando pensamos en paternidad, seguramente lo asociamos rápidamente con tres características: Protección, Corrección y Provisión.

Cuando el padre está en la casa, trae a los hijos una sensación de seguridad, de que todo está bien, cualquier problema que se presente, está papá para resolverlo. Por eso vemos que cuando el padre falta, ya sea porque ha fallecido o bien porque se encuentra ausente, hay una carencia en los hijos que los lleva a sentirse inseguros.

Provisión: Otra de las características del padre es la de proveer para el hogar, es necesario que el hombre cumpla esta función que es de vital importancia.

Corrección y Disciplina. También el padre es encargado de corregir y poner límites, o por lo menos se espera que lo haga, claro que esto también involucra a las madres. Es necesario tener un sano equilibrio en esto, porque es tan malo el exceso de limites como su falta, lo mismo podríamos decir para protección.

Ahora, si en lugar de hablar de un padre terrenal, hablamos de nuestro Padre celestial, que seguros podemos sentirnos sabiendo que en Él encontramos protección, provisión y corrección.

Hablando de esta última y aunque a veces no nos guste, que importante es cuando un padre dice no.

Uno, humanamente tiende a querer satisfacer al máximo las necesidades de los hijos, en lo que piden, quieren o necesitan, sin embargo a veces necesitamos poner límites y decir no, lo mismo pasa con nuestro Dios, me imagino en su corazón de padre, queriendo responder cada oración pero a veces y por nuestro bien necesita decirnos que no.

Al momento nos sentimos frustrados, pero tal vez nos lleve tiempo, comprender que él tenía un plan mejor que el que yo había pedido.

¿Qué hacemos frente a los no del Señor? ¿Nos frustramos? ¿Nos entristecemos y pensamos esto no funciona?, ¿Pensamos en dejar todo? Si aprendemos aceptar los no del Señor, quitándoles el aspecto negativo que generalmente le damos, realmente podremos comprender que Él nos sorprende incluso más abundantemente de lo que nosotros esperamos.

Un no a tiempo, puede evitar muchas malas decisiones, ahorrarnos años de angustias, si Dios cierra un camino, puedes estar seguro que abrirá uno mejor aún donde no hay nada. Confía en Él y pronto habrá un sí mucho más grande para tu vida.

Por Daniel Zangaro

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.