Paternidad Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Paternidad”

¡Feliz Día del Padre!

Nuestro padre

Dios tomó la fuerza de una montaña,
La majestuosidad de un árbol,
La calidez de un sol de verano,
La calma de un mar tranquilo,
La generosa alma de la naturaleza,
El reconfortante brazo de la noche,
La sabiduría de los siglos,
El poder del vuelo del águila,
La alegría de una mañana en primavera,
La fe de una semilla de mostaza,
La paciencia de la eternidad,
La profundidad de una necesidad de la familia,
Entonces Dios combinó estas cualidades,
Cuando ya no había nada más que añadir,
Sabía que su obra maestra estaba completa,
Y así, lo llamó
Papá.

-Anónimo

Los padres son más que figuras de autoridad en las familias; ellos enseñan, corrigen, guían, aconsejan, ayudan, comprenden, proveen y aman incondicionalmente. Su labor no tiene precio y su presencia es valiosa. Gracias a ellos, los hijos aprenden a criar a sus propios descendientes y a las generaciones venideras. Es por ello que en CVCLAVOZ queremos rendir homenaje a todos aquellos hombres que decidieron asumir su rol como padres y lo dan todo por sus hijos, ya sea que estén vinculados por sangre o no. A todos aquellos papás que vencen sus propias limitaciones para sacar adelante a su familia, a los que saben lo que es perder a un hijo, a los que crían solos a sus hijos, y a todos los que superan las adversidades para ser mejores personas y padres. Queremos reconocer que la responsabilidad que Dios les ha dado es de gran importancia para la sociedad y que valoramos el esfuerzo que realizan. Proverbios 10:6 dice que Dios bendice al hombre honrado; y sabemos que Él siempre recompensa el sacrificio que hace cada padre para su familia.

De parte de toda la familia de CVCLAVOZ les deseamos un feliz día del padre, y oramos para que la paz y el amor de Dios esté con todos los padres hoy y siempre.

La importancia de los papás

En diferentes países del mundo, el porcentaje de madres solteras ha incrementado en al menos 100% desde la década pasada. Muchas mujeres crían a sus hijos sin necesidad de un hombre en su familia y lo hacen con éxito. Entonces, ¿esto significa que el rol de los papás ha desaparecido?

Un estudio del año 2007 publicado en la revista Acta Paediatrica, concluyó que la presencia de un papá (varón) en la crianza de un hijo es fundamental para su desarrollo como adulto en el futuro. Encontraron que los niños con el papá presente tenían menos problemas de comportamiento. En cambio, los que crecían sin un padre, tenían mayor probabilidad de adoptar una conducta rebelde, cometer un crimen, o procrear un hijo a temprana edad.

Esta investigación también reveló que hay una diferencia significante entre la interacción entre los padres y madres hacia sus hijos. Los papás desarrollan juegos físicos con los niños, los cuales tienen un resultado positivo en ellos. Por ejemplo, cuando un padre lanza al bebé hacia arriba y luego lo atrapa, resulta en risas y alegría para el bebé.

Por otra parte, otra investigación publicada en la revista Human Development, reveló que los papás inspiran a los hijos a tomar más riesgos en la vida. Esto no quiere decir que fomenten el comportamiento temerario, sino que animan a sus hijos a perder el miedo a probar cosas nuevas.

Si bien hay miles de personas que han sido criadas exitosamente solo teniendo a su madre en sus vidas, es importante que la nueva generación tome consciencia con respecto a la paternidad. Padre no solo es quien engendra, sino también quien cría. Ser padre es un privilegio y una bendición que se debe aceptar cuando se tiene la oportunidad. Debemos tener siempre presentes que somos hijos de Dios y que Él nos ama por sobre todas las cosas; por lo tanto, ¿no podríamos hacer lo mismo por nuestros propios hijos?

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Los padres tratan de manera diferente a sus hijos e hijas?

Vivimos en una era donde se habla de igualdad de trato, tanto para los varones como para las mujeres. No obstante, algunos estudios sugieren que los padres crían a sus hijos e hijas de diferente manera. Según la teoría social cognitiva de Albert Bandura sobre el desarrollo del género, los padres tienen estereotipos de género sobre el comportamiento que su hijo o hija debe tener. Los padres, inconsciente y conscientemente, hacen que esta ideología influencie en la crianza de sus hijos, así también como en las recompensas y castigos.

Un ejemplo de esta práctica fue demostrada por una investigación publicada en la Asociación Americana de Psicología, donde los estudiosos descubrieron que los padres (varones) eran más receptivos a las hijas cuando mostraban emociones sumisas; mientras que, eran más propensos a responder a los hijos cuando hacían berrinches.

Otro estudio publicado en la revista Behavioral Neuroscience, concluyó que los padres sonmás propensos a participar en el juegos duros y físicos con hijos en vez de hijas. Al interactuar con las hijas sin embargo, los padres eran más propensos a participar en el canto o silbido y también eran más emocionalmente y socialmente sensibles a las hijas.” Esta investigación también aseguró que hay diferencias significantes en el tipo de lenguaje que se usan con los hijos e hijas.

La educación que se brinda a los hijos e hijas en su infancia influye en su comportamiento de adultos. Es por ello que los expertos recomiendan a los padres a considerar sus propias creencias, prejuicios y estereotipos al momento de educar a sus hijos.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

6 tipos de frases que debes decirle a tus hijos

“Sé cuidadoso con tus palabras, una vez que son dichas, sólo pueden ser perdonadas, no olvidadas”. -Anónimo

Los recuerdos que uno atesora en la niñez están formados por las experiencias y las palabras que se dijeron en el momento. Estos sucesos tienen gran impacto en la vida adulta,y es por ello que los padres deben ser cuidadosos con las frases que les dicen a sus hijos. El neurocientífico de la Universidad Thomas Jefferson, Dr. Andrew Newberg, y el experto en comunicaciones, Robert Waldman, aseguran que “una sola palabra tiene el poder de influir en la expresión de los genes que regulan el estrés físico y emocional”.

Para hacer que las palabras ayuden a criar a un hijo de manera que tengan buena autoestima, sean exitosos y respetuosos con los demás, entonces diles lo siguiente:

1. Palabras que demuestren tu fe en ellos:
  • “¡Tú puedes hacerlo!”
  • “Creo en ti.”
  • “Sé que puedes lograrlo.”
  • “Me gusta cómo piensas.”
  • “Dios tiene un plan especial para ti.”
2. Palabras que reflejen tus sentimientos:
  • “Te amo mucho.”
  • “Estoy muy orgulloso de ti.”
  • “Me haces feliz.”
  • “Me haces sonreír.”
  • “Gracias por tu ayuda.”
  • “Disfruto mucho de tu compañía.”
  • “Me alegra tenerte en mi vida.”
  • “Me impresionas.”
3. Palabras que le hagan sentirse seguro:
  • “Puedes confiar en mí.”
  • “Daré lo mejor de mí para mantenerte a salvo.”
  • “Siempre estaré a tu lado.”
  • “Puedes contar conmigo.”
  • “estoy dispuesto a escucharte.”
4. Palabras que le enseñen a ser persistente:
  • “Está bien equivocarse.”
  • “Nunca te rindas.”
  • “Hiciste un buen intento.”
  • “No necesitas ser perfecto.”
  • “Aprende de tus errores.”
  • “Puedo ver que estás practicando.”
5. Palabras que refuercen su autoimagen:
  • “Eres hermoso.”
  • “Eres único y especial.”
  • “Eres creativo.”
  • “Tus ideas son valiosas.”
6. Palabras que le animen a respetar a otros:
  • “Eres un buen amigo.”
  • “No hagas a otros lo que no quieres que te hagan.”
  • “Los demás son tan especiales como tú.”
  • “Me gusta cuando ayudas a otros.”
  • “Me alegra que seas amable.”

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo premiar a tus hijos?

Cuando los hijos realizan una buena acción u obtienen algún logro, los padres acostumbran premiarlos. Muchos especialistas recomiendan utilizar las recompensas como un estímulo para que ellos continúen con su buen comportamiento. Sin embargo, esta acción también tiene su lado negativo. Si bien por una parte puede ayudar a mejorar la conducta de los hijos, por otra, les puede convertir en personas que solo hacen las cosas por interés. De tal modo que los incentivos deben darse sabiamente y de acuerdo a cada situación.

Una forma común de gratificación es regalarles algún bien material, ya sea un juguete, aparatos electrónicos, ropa, o cualquier otra cosa que ellos deseen. No obstante, esto hace que los hijos pierdan el enfoque de lo que realmente importa en la vida. En Mateo 7:11, dice: “Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, con mayor razón Dios, su Padre que está en el cielo, dará buenas cosas a quienes se las pidan.” Pero, ¿qué significa “dar cosas buenas”? Los bienes materiales se gastan, destruyen y no duran eternamente; sin embargo, las enseñanzas que se dejan, sí.

En lugar de dar un objeto, regala experiencias. No prometas a tus hijos comprarles lo que quieran si se comportan de una manera; en cambio, reemplaza los regalos materiales con viajes, salidas al parque, visitas al zoológico, o alguna otra actividad que pueda ayudarlos a desarrollarse en un ambiente social. Esto hará que tus hijos disfruten el momento, se diviertan, pasen tiempo en familia, se ejerciten, atesoren buenos recuerdos, y se lleven una gran lección de vida.

Mateo 6:19-21 recomienda poner nuestros objetivos en lo eternal y no en lo terrenal, y ésto es lo que se debe enseñar a los hijos: No traten de amontonar riquezas aquí en la tierra. Esas cosas se echan a perder o son destruidas por la polilla. Además, los ladrones pueden entrar y robarlas. Es mejor que amontonen riquezas en el cielo. Allí nada se echa a perder ni la polilla lo destruye. Tampoco los ladrones pueden entrar y robar. Recuerden que la verdadera riqueza consiste en obedecerme de todo corazón” (TLA). Este consejo les servirá para cuando crezcan y tengan su propia familia.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Frases que nunca deberías decirle a tus hijos

La educación que los padres brindan a sus hijos repercute en la manera en que ellos guían sus vidas y la forma en que criarán a sus futuros descendientes. Las palabras que se les dice causa un gran impacto en ellos; es por eso que se debe evitar la repetición de frases negativas. La psicóloga PhD Erica Reischer, afirma que “Usar la vergüenza, la culpa o el miedo eventualmente se volverá contraproducente porque estas estrategias no se enfocan en el problema real (comportamiento) e implican, en cambio, que su hijo es el problema.”

Éstas son algunas frases que los padres no deberían decir a sus hijos:

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cuando falta alguien en tu familia

Mi abuela nunca conoció a su padre. Su mamá siempre le dijo que era hija del señor X, pero él siempre lo negó por la simple razón de que ellos no tenían ningún parecido físico. Este hecho se vio reforzado cuando mi bisabuela tuvo más hijos de otro hombre, y cuando el señor X tuvo hijos de otra mujer. Mi abuela quedó atrapada en medio de dos familias, en las que presumo, nunca encajó. Durante toda su vida, mi abuela siempre quiso conocer a su verdadero padre, y entender de una vez por todas, por qué es que tenía rasgos asiáticos cuando ni los hijos de su madre, ni los de su supuesto padre, los tenían.

Con el paso del tiempo, la identidad del progenitor de mi abuela se convirtió en un tema que afectó al resto de su familia. Por su parte, mi papá comenzó a indagar la verdad detrás de todo este asunto, y descubrió que era muy probable que mi abuela no fuera hija del señor X, sino de un japonés. Por supuesto, se intentó confrontar a mi bisabuela para que confirmara esta teoría; sin embargo, ella prefirió el silencio. Pese a los infructuosos intentos, al final, no se pudo hallar al papá de mi abuela y ella murió con el perpetuo anhelo de conocerlo.

Esta situación ha marcado profundamente mi historia familiar. Es una pieza que falta. Un lugar vacío en las fotografías. Es alguien que podría haber tenido las respuestas a muchas preguntas que por años se hizo mi abuela, luego mi padre, y ahora yo.

Sé que hay miles, tal vez millones, de personas que viven realidades parecidas. Quizá tienen a alguien que falleció y al cual extrañan, o alguien a quien nunca conocieron, o simplemente nunca estuvo presente en sus vidas. A todos los que se sienten identificados, quiero decirles que es muy probable que nunca olvidemos a esa persona. Siempre existirá una pizca de ilusión que nos haga imaginar cómo habría sido si él o ella estuvieran presentes. Sin embargo, debemos recordar que todos los seres humanos nos equivocamos a menudo, y es posible que si esa persona que falta estuviese presente, las cosas no serían tan felices como creemos.

En Salmos 27:10, dice: Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos” (NVI). Dios es el único que nunca falla, jamás miente, siempre perdona y olvida, no juzga, y siempre está presente. Los demás pueden defraudarnos pero Él no lo hará.
Si hay alguien que falta en tu vida, no permitas que se convierta en el centro de tu existencia. Algún día, más personas cercanas a ti también se irán, y esto es algo inevitable. No obstante, el único que siempre permanecerá es Dios. Si Él está en tu vida, entonces ya lo tienes todo.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

15 actividades para hacer en familia

Los recuerdos familiares que se crean, nos acompañan durante toda la vida. Es por ello que debemos disfrutar los momentos con la familia y hacer que se conviertan en ocasiones especiales. Para lograrlo, no se necesita organizar grandes fiestas ni tener mucho presupuesto. Solo debes utilizar al máximo tu creatividad y considerar los gustos de todos, de modo que todos puedan gozar las actividades.

Éstas son algunas ideas que te pueden inspirar:

  1. Hacer un libro de recuerdos.
  2. Hacer un medidor de estatura para los niños.
  3. Bañar a la mascota.
  4. Jugar un juego de mesa.
  5. Crear un juego para encontrar un tesoro dentro de la casa.
  6. Construir un castillo con materiales caseros.
  7. Escribir una historia.
  8. Enseñar a los niños a cocinar algo sencillo.
  9. Aprender frases en otro idioma.
  10. Recolectar ropa, juguetes y zapatos para donación.
  11. Leer un libro.
  12. Inventar un baile para una canción.
  13. Grabar un vídeo para enviárselo a los abuelos.
  14. Practicar jardinería.
  15. Salir al campo y desconectarse de la tecnología.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡El aburrimiento es bueno para los niños!

Nadie dice que ser padre es tarea fácil. Cuando los hijos son pequeños, a veces se terminan las ideas y no se sabe qué hacer para mantenerlos ocupados. En ocasiones, la solución más rápida es entregarles un aparato electrónico y dejar que eso los distraiga. No obstante, esto es perjudicial para su desarrollo.

Cuando los niños no hacen nada, con frecuencia causan desorden y hasta hacen rabietas; y los padres tienen que ingeniar nuevas actividades para evitar el caos. Sin embargo, Lyn Fry, una psicóloga de Londres especializada en educación, dice que “Si los padres pasan todo su tiempo llenando el tiempo libre de sus hijos, entonces el niño nunca va a aprender a hacerlo por sí mismo”. De hecho, la profesora visitante de la Universidad de East Anglia, Dr. Teresa Belton, dice que el aburrimiento es crucial para el incremento de la imaginación. Por lo tanto, es bueno que los niños estén aburridos y aprendan a solucionar su problema por su propia cuenta.

Si el niño lo logra, hará que su imaginación se ponga a trabajar y podrá crear sus propios juegos, inventar historias, ser parte de una aventura imaginaria, etc. Esto hace que forme un carácter independiente, además de permitirle desarrollar su cerebro de mejor manera. Esto se verá reflejado en el carácter que irá forjando el niño.

En conclusión, si eres padre o trabajas con niños, deja que ellos creen sus propia actividad recreativa y sé parte de él. Compartir estos momentos, hará que el aburrimiento valga la pena.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿La tecnología afecta a los niños?

Debido a que están en una edad de descubrimiento, a los niños les gusta estar en constante actividad. Es por ello que a algunos padres les resulta muy difícil ocupar el tiempo de sus hijos y recurren a la tecnología como medio para distraerlos.

La tecnología es dañina para el desarrollo de los niños

Un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, señala que el uso de los celulares o tablets para desviar la atención del niño podría ser perjudicial para su desarrollo social y emocional. Los investigadores también señalaron que los niños menores de 30 meses, aprenden mejor de la interacción humana que de la televisión o vídeos.

James Radesky, instructor clínico en desarrollo del comportamiento pediátrico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, señaló que la tecnología no puede reemplazar las habilidades sensomotoras ni visomotrices. Esto quiere decir que lo ideal es que los niños aprendan con juegos interactivos, por ejemplo los bloques para construir.

¿Utilizar la tecnología para calmar a los niños?

Los investigadores señalaron que el uso de dispositivos electrónicos como método predominante para calmar y distraer a los niños pequeños, es un impedimento para que ellos desarrollen sus propios mecanismos de autoregulación. Por lo tanto, los padres deben evitar hacer de este uso.

¿Qué es lo recomendable?

Los padres son libres de decidir la manera en que criarán a sus hijos, pero en cuanto a la tecnología deben ser muy cuidadosos y evaluar la manera en que permitirán a sus hijos hacer uso de las mismas.
Lo que recomiendan los científicos es que el pasar tiempo de calidad en familia, ayuda mucho más al desarrollo de los niños, que cualquier otro dispositivo electrónico.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Y tú, ¿De qué te ríes?

“Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años, o la esterilidad de la matriz de Sara. Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido; por lo cual también su fe le fue contada por justicia.” (Romanos 4: 19-22)

Conocemos a Abraham como el padre de la fe, es el primer nombre que nos viene a la mente cuando pensamos en alguien que realmente le creyó a Dios sin dudar. Sin embargo, cuando Abraham recibió la promesa, de que sería padre de multitudes, no le fue tan fácil creer considerando su edad y la esterilidad de su esposa:

“Entonces Abraham se postró sobre su rostro, y se rió, y dijo en su corazón: ¿A hombre de cien años ha de nacer hijo? ¿Y Sara, ya de noventa años, ha de concebir?” Génesis 17:17.

Esto al menos nos muestra un Abraham un poco más terrenal, razonando o calculando como lo hacemos nosotros, pero también sobreponiéndose a la duda hasta transformarse en un verdadero campeón de la fe. Cuando Sara se enteró de la promesa también se rió: “Se rió, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi Señor ya viejo?” (Génesis 18:12).

Pablo no dice que Abraham creyó “en” Dios, obviamente ya creía en Él, sino que le “creyó a Dios”. Había una actitud constante de creerle, se trataba de una vida de fe, en fidelidad y obediencia. Siempre creía lo que Dios le decía y por lo tanto le obedecía. (Hebreos 11:8-19).

El pasaje citado nos dice que la fe de Abraham le fue contada por justicia. También encontramos casi idéntica expresión en Génesis 15:6, Gálatas 3:6 y Santiago 2:23. En este último caso se agrega un elemento más, que por haberle creído, Abraham fue llamado amigo de Dios. Cuando Dios trataba con Abraham, todavía no existía la ley, ni la circuncisión, pero Dios lo llamó y Abraham obedeció, le dio una promesa y él la creyó. El resultado de esto es que Dios justificó a Abraham porque le creyó.

Sabemos que tenemos preciosas promesas de parte de Dios, pero muchas veces reaccionamos como Abraham o Sara, con una sonrisa de incredulidad, pensando ¿Cómo será posible semejante cosa?, analizamos y evaluamos con nuestras capacidades humanas y parece una locura.

Quizás alguien te dio una palabra y nunca la terminaste de creer, te hablan de sueños grandes y recibes el mensaje como si esto solo fuera aplicable a otros, pero no para ti. Seguramente Abraham también tuvo este tipo de pensamientos, él mismo hizo un análisis de situación que de ninguna manera alimentaba su esperanza de ser padre. Sin embargo no se quedó con la duda ni con el temor, sino que de todo corazón le creyó a Dios, le fue obediente, pudo ver las promesas cumplidas y además por esto Dios se lo contó por justicia.

Por lo tanto, abandonemos las sonrisas de incredulidad, no oigamos las palabras de quienes pretenden venir a desanimarnos diciendo que es imposible, tomemos hoy el ejemplo de Abraham que creyó en esperanza contra esperanza.  (Romanos 4:18).

Por Daniel Zangaro

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Alex Campos visita Energía Total

Ganador de tres Grammys latinos, el cantante colombiano Alex Campos visita Energia Total y habla de su perspectiva de lo que es el amor. Nos explica como Dios mostró su misericordia y gracia demostrándole que el verdadero amor nunca se da por vencido.

Alex Campos también nos contó su imagen de lo que debería ser un buen padre, desde el punto de vista de sus hijos, y lo que debe ser un esposo según las expectativas de su esposa y amiga.  En este mes del amor y amistad escucha los consejos de este cantante internacional sobre el matrimonio, la paternidad, y la intimidad con Dios.

Send this to a friend