solteria Archives | CVCLAVOZ

All posts in “solteria”

Versículos bíblicos para los solteros

La Biblia es una colección de libros que cubren una amplia variedad de temas; y no es de sorprender que también incluya historias y versículos que hablen directamente a los solteros. Estos textos inspiran esperanza, fortaleza y además exhortan a las personas a mantener la mirada fija en Dios y esperar su voluntad en el tiempo adecuado.

Números 6:24-26 (DHH)

“Que el Señor te bendiga y te proteja; que el Señor te mire con agrado y te muestre su bondad; que el Señor te mire con amor y te conceda la paz.”

Proverbios 7 (TLA)

“Un día en que yo estaba mirando a través de la ventana, vi entre los muchachos imprudentes a uno más imprudente que otros. Llegó a la esquina, cruzó la calle, y lentamente se dirigió a la casa de esa mujer. Ya había caído la noche. El día llegaba a su fin. En ese preciso instante la mujer salió a su encuentro. Iba vestida como una prostituta, y no disimulaba sus intenciones. Llamaba mucho la atención; se veía que era una mujer incapaz de quedarse en casa. A esa clase de mujeres se las ve andar por las calles, o andar vagando por las plazas, o detenerse en cada esquina esperando a ver quién pasa. Cuando la mujer vio al joven, se le echó al cuello y lo besó, y abiertamente le propuso: «Puedo invitarte a comer de la carne ofrecida a mis dioses. Hoy les cumplí mis promesas, y estoy en paz con ellos. Por eso salí a tu encuentro; te buscaba, ¡y ya te encontré! Tengo tendida en la cama una colcha muy fina y colorida. Mi cama despide el aroma de los perfumes más excitantes. Ven conmigo; hagamos el amor hasta mañana. Mi esposo no está en casa, pues ha salido de viaje. Llenó de dinero sus bolsas, y no volverá hasta mediados del mes». Con tanta dulzura le habló, que lo hizo caer en sus redes. Y el joven se fue tras ella como va el buey al matadero; cayó en la trampa como un venado cuando le clavan la flecha; cayó como los pájaros, que vuelan contra la red sin saber que perderán la vida. Querido jovencito: obedéceme; pon atención a lo que te digo. No pienses en esa mujer, ni pierdas por ella la cabeza. Por culpa suya muchos han muerto; ¡sus víctimas son ya demasiadas! Todo el que entra en su casa va derecho a la tumba.”

Eclesiastés 3:1 (DHH)

“En este mundo todo tiene su hora; hay un momento para todo cuanto ocurre.”

Isaías 30:18 (TLA)

“Nuestro Dios ama la justicia y quiere demostrarles cuánto los ama. En verdad, Dios ama a los que confían en él, y desea mostrarles compasión.”

Isaías 40:31 (TLA)

“Pero los que confían en Dios siempre tendrán nuevas fuerzas. Podrán volar como las águilas, podrán caminar sin cansarse y correr sin fatigarse.”

Isaías 41:10 (NTV)

“No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.”

Isaías 55:8-9 (DHH)

“Porque mis ideas no son como las de ustedes, y mi manera de actuar no es como la suya. Así como el cielo está por encima de la tierra, así también mis ideas y mi manera de actuar están por encima de las de ustedes.» El Señor lo afirma.”

Jeremías 31:3 (NTV)

“Yo te he amado, pueblo mío, con un amor eterno. Con amor inagotable te acerqué a mí.”

Lamentaciones 3:25 (DHH)

“El Señor es bueno con los que en él confían, con los que a él recurren.”

Mateo 6:33 (TLA)

“Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten.”

1 Corintios 7:32-35 (TLA)

“Yo quisiera no verlos preocupados. Los solteros se preocupan de las cosas de Dios y de cómo agradarle. También las viudas y las solteras se preocupan por agradar a Dios en todo lo que hacen y piensan. En cambio, los casados se preocupan por las cosas de este mundo y por agradar a su propia esposa. También las casadas, lo mismo que las jóvenes comprometidas, se preocupan por las cosas de este mundo y por agradar a su propio esposo. Por eso tienen que pensar en distintas cosas a la vez. No les digo todo esto para complicarles la vida, sino para ayudarlos a vivir correctamente y para que amen a Dios por encima de todo.”

2 Corintios 6:14 (NTV)

“No se asocien íntimamente con los que son incrédulos. ¿Cómo puede la justicia asociarse con la maldad? ¿Cómo puede la luz vivir con las tinieblas?”

Hebreos 13:5 (NTV)

“No amen el dinero; estén contentos con lo que tienen, pues Dios ha dicho: «Nunca te fallaré. Jamás te abandonaré»”

Santiago 1:5 (TLA)

“Si alguno de ustedes no tiene sabiduría, pídasela a Dios. Él se la da a todos en abundancia, sin echarles nada en cara.”

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué Dios no me concede mi pareja ideal?

La mayoría de solteros tiene una idea concreta de cómo anhela que sea su pareja. Cuando se les pregunta qué esperan de su futuro cónyuge, usualmente tienen una descripción clara de cómo debe lucir físicamente, qué cualidades debe tener, su posición económica, educación, etc. Muchos dicen que visualizar a la futura pareja es una práctica saludable porque te ayuda a mantenerte enfocado y a tener una meta establecida. Aunque las intenciones de esta práctica pueden ser nobles, también causa un grave problema.

El problema con soñar con la persona perfecta:

El consejo de muchos es que si ya tienes un ideal de pareja y se lo pides a Dios, Él te concederá ese deseo. Después de todo, el Padre siempre quiere lo mejor para sus hijos, ¿no es cierto?

Los solteros pueden pasar muchos años orando y rogando a Dios por ese ideal de persona que tanto desean. Pueden evitar involucrarse en cualquier tipo de relaciones amorosas con personas que no encajen en su “prototipo de cónyuge”, y pueden dar lo mejor de sí para esperar el tiempo adecuado hasta que su futuro esposo o esposa aparezca. Sin embargo, esto puede llevar a la inconformidad, decepción, pérdida de paciencia y fe; los cuales por último, pueden incentivar a que se reniegue de Dios.

Esperar al prototipo de futuro cónyuge es un acto en contra del amor:

Anhelar casarse con el hombre o mujer soñado (a) es desear algo para el beneficio propio. Actuar de esa manera no es pensar en una vida donde los dos están felizmente casados, sino una vida donde solo se quiere tener alegría personal. Es por ello que esto una práctica errónea e incluso peligrosa. 1 Corintios 13:5 (RVR1960) dice que el amor no busca su propio beneficio. Así que, cuando uno espera a su arquetipo de pareja y se encierra en la idea de que Dios se lo dará, está siendo egoísta y no tiene amor.

En lugar de ansiar tener un futuro esposo o esposa que vaya de acuerdo al deseo propio, es mejor enfocarse en lo que uno puede ofrecer a la otra persona. ¿Se quiere alguien con mucha educación y modales? ¿Alguien que ame a los niños, sea compasivo, amoroso, detallista y trabajador? Entonces se debe empezar por hacerlo uno mismo.

Cuando uno se centra en lo que tiene para dar, y no en lo que espera recibir, entonces ya ha entendido el concepto del verdadero amor y está listo para compartirlo con otra persona. De lo contrario, podría ingresar a una relación amorosa que solo se deteriorará con el tiempo y terminará por dañar a ambas partes.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cuando tus amigos se casan y tú sigues soltero

Ser invitado a una boda y estar soltero, a veces es una mala combinación. Por más que uno se sienta feliz por los novios que va a contraer matrimonio, en ocasiones, estos eventos pueden traer consigo sentimientos de soledad, tristeza y vergüenza. La doctora Cortney Warren explica que, en parte, estos sentimientos negativos son causados porque la sociedad califica como «deseadas» a las personas que tienen pareja, y «no deseadas», a las que siguen solteras. Aunque estas categorizaciones son erróneas, hay medidas que uno puede tomar para evitar que los pensamientos dañinos nos inunden cada vez que uno asiste a una boda. Éstos son los consejos de la Dra. Warren:

1. No tienes que asistir a la boda:

Si crees que no estás emocionalmente preparado para afrontar un evento de esa naturaleza, entonces lo mejor es que no asistas. En lugar de alejarte de todos y no compartir la alegría de la pareja, es mejor que hagas llegar tus felicitaciones y buenos deseos en otro momento.

2. Prepárate para los momentos emocionalmente difíciles:

“Piensa en las situaciones que serán más difíciles antes de llegar al evento en sí y ten un plan en su lugar”, recomienda la Dra. Warren. Esto implica tomar un momento para examinarte y pensar en qué es lo que te afecta más, ¿tal vez es la música? ¿ver a los novios caminar al altar? ¿cuando los novios dicen sus votos?
Una vez que hayas identificado esos momentos clave, establece un plan que te ayude a llevar esa situación con normalidad.

3. Enfócate en ti mismo:

En lugar de enfocarte en que no tienes pareja, concéntrate en ti mismo, en lo valioso y especial que eres. “Esta es una oportunidad para que te vuelvas más seguro como una persona independiente y soltera”, afirma la Dra. Warren. Ella también dice que si te presentas con confianza y haces ver tu vibrante personalidad, incluso podrías llegar a conocer a alguien en la boda.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué todas tus ex parejas se parecen?

La mayoría de personas tiene un tipo de gustos específicos que busca en una pareja; por lo tanto, es común que si ha tenido varias, todas ellas compartan algunos rasgos, ya sean físicos o en personalidad. En algunos casos, esto es puede ser una ventaja, pues, ayuda a ver los errores que se cometen y cómo se pueden mejorar en un futuro. Sin embargo, otros recomiendan que lo mejor es salir con una persona que sea diferente al tipo que usualmente podrías elegir, y de esta manera aprender a expandir tu mente, ser más comprensivo, paciente, y a crecer como individuo.

El profesor asociado de Psicología, Paul Eastwick, asegura que pese a que las personas tienen un tipo, “a veces refleja tu conveniencia personal y algunas veces refleja dónde vives”. Un estudio de la Universidad de California reveló que las ex parejas de la mayoría de personas compartían al menos una cualidad física similar; y que este factor tenía mucha importancia en el proceso de selección de una nueva pareja. Esta investigación también concluyó que las personas tienden a enamorarse con alguien con quien comparten el mismo espacio de trabajo. En un segundo estudio realizado por el mismo equipo se descubrió que no solo las personas elegían a sus parejas con similares rasgos físicos, sino también que tenían la misma educación, religión, e inteligencia. Esto quiere decir que es muy probable que siempre tus futuras relaciones tengan el mismo patrón.

Los resultados de este análisis pueden ayudarte a evaluar tu vida amorosa. Separa un momento para reflexionar sobre las cosas que comparten tus ex parejas (o incluso si solo has tenido una), y hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Todas mis relaciones pasadas han tenido el mismo final?
  • ¿Cuál es la cualidad emocional a la que siempre me veo atraído? ¿Eso ha tenido un buen resultado? ¿Por qué?
  • ¿Solo me he acercado a alguien porque tenía una característica física en especial? ¿Qué sucedió cuando nos conocimos más a fondo?
  • ¿Tengo prejuicios al momento de elegir una nueva pareja? ¿O busco a alguien que me recuerda a mi ex?
  • Si mis relaciones pasadas han sido tóxicas, ¿Qué puedo hacer para cambiar?

Si deseas romper el ciclo de salir con las mismas personas una y otra vez, no te apresures en buscar una nueva pareja. En lugar de eso, practica lo siguiente:

  1. Aprende a estar soltero y trabaja en ti mismo.
  2. Conoce personas que te ayuden a salir de tu zona de comodidad.
  3. Toma el tiempo que consideres necesario y entabla amistades.
  4. Evalúate y decide si ya es momento de iniciar una nueva relación.

Solteros: Cómo sobrevivir el 14 Febrero

Probablemente el 14 de Febrero sea la peor fecha para estar soltero. Por donde uno mire, se ven parejas felices, corazones, frases y canciones románticas; y en general, cualquier cosa que haga alusión al amor entre pareja. Esto puede ser un poco desalentador para aquellos que aún no tienen con quien compartir este día, o para los que recién han terminado una relación amorosa. En ambos casos, este día puede traer sentimientos de soledad y tristeza. Sin embargo, esta situación no tiene por qué ser así. De hecho, puedes tener un gran Día de San Valentín estando soltero. Éstas son algunas maneras en que puedes hacerlo:

1. Evita las redes sociales:

Es común que el 14 de Febrero las redes sociales estén plagadas de publicaciones y comentarios alusivos a las parejas; y si no quieres ver todo eso, es mejor que ese día te alejes de internet. Esto no solo te ayudará a no sentirte mal por no hacer lo que los demás hacen, sino que también evitará que publiques comentarios de los cuales puedes arrepentirte después. Además, siempre es bueno tener un momento lejos de la tecnología y deleitarse de la naturaleza.

2. Disfruta de tu pasatiempo preferido:

Cualquier oportunidad es buena para hacer lo que a uno más le gusta; y éste día no es la excepción. Así que, practica tu pasatiempo preferido. También puedes ver una película en casa e invitar a algunos amigos para que lo vean juntos. Otra opción es inscribirte en algún curso que te enseñe una nueva actividad o habilidad. Esto te ayudará a crecer como persona y a descubrir posibles talentos escondidos.

3. Organiza una reunión para otros solteros:

14 de Febrero es el día del amor y la amistad, pero por alguna razón, se le da más importancia al amor de parejas que a la amistad. Tú puedes cambiar esto invitando a tus amigos a una pequeña reunión privada, o también asistiendo a  un evento exclusivo para solteros. Esto es una buena ocasión para conocer a más personas y pasar un buen rato.

4. Come tu comida preferida:

Si te gustan los chocolates éste es el mejor día para comprarlos, no solo porque están en descuento, sino también porque es una manera de auto agasajarte. Si te gusta cocinar, puedes preparar tu comida preferida y disfrutarla solo o en compañía de tus amigos o familiares.

 5. Cómprate un regalo:

¿Hay algo que siempre hayas querido tener pero nunca te animaste a comprarlo? ¡Éste es el día para hacerlo! Dar regalos a otros es importante porque demuestras cuánto te importan y el valor que tienen para ti. No obstante, también es bueno que de vez en cuando, te estimules con pequeños regalos. Éstos no tienen que ser necesariamente costosos, sino que deben ser significativos.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

30 preguntas: ¿Estoy listo para dejar la soltería?

La mejor manera de no tener una mala relación amorosa es no entrar a ella si no se está listo. Es por ello que uno debe trabajar en sí mismo antes de tener una pareja y entender bien qué es el amor, antes de confundirlo por una simple ilusión del momento.

El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. No se alegra de la injusticia sino que se alegra cuando la verdad triunfa. El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia.*

Con esta definición de amor y con estas 30 preguntas podrás saber si estás listo para dejar atrás la soltería y comenzar una relación sentimental:

  1. ¿Cómo está mi autoestima?
  2. ¿Estoy consciente de que mis problemas emocionales no serán suplidos al tener una pareja?
  3. ¿Quiero tener una pareja solo para sentirme acompañado?
  4. ¿He arreglado todos los dilemas con mis relaciones pasadas?
  5. ¿He superado a mi pareja anterior y estoy listo para avanzar sin temor?
  6. ¿Estoy listo para poner las necesidades de mi pareja antes que las mías?
  7. ¿Cuán serio estoy sobre esta relación?
  8. ¿Cuáles son mis intenciones a corto o largo plazo con la persona con quien quiero iniciar una relación amorosa?
  9. Antes de iniciar una relación ¿cómo ha sido nuestra amistad?
  10. ¿Qué me gusta de la persona con quien quiero estar?
  11. ¿Estaré contento si no logro conseguir una pareja y deba permanecer soltero por más tiempo?
  12. ¿Me siento confiado con respecto a mi apariencia física?
  13. ¿Estoy dispuesto a mantener una buena comunicación con mi pareja?
  14. ¿Cómo reacciono ante las discusiones y problemas?
  15. ¿Entiendo que tener una pareja no significa adquirir una posesión material?
  16. ¿Tengo expectativas realistas con respecto a cómo debe funcionar una relación sentimental?
  17. ¿Soy celoso? ¿En qué medida? ¿Qué puedo hacer para mejorar en esta área?
  18. ¿Me conozco y estoy a cargo de mis emociones y sentimientos?
  19. ¿Me enamoro con facilidad? ¿Qué puedo hacer para cambiar esta situación?
  20. ¿Seré sincero y no aparentaré ser alguien quien no soy solo para agradarle a alguien?
  21. ¿Cuál es mi nivel de madurez?
  22. ¿Soy capaz de hablar sobre temas serios con mi futura pareja?
  23. ¿Soy independiente en todos los aspectos?
  24. ¿Estoy dispuesto a dedicar tiempo a mi pareja?
  25. ¿Puedo aceptar a otra persona sin intentar cambiar su forma de ser?
  26. ¿Soy controlador o comprensivo?
  27. ¿Estoy buscando a la persona perfecta o entiendo que todos tenemos virtudes y defectos?
  28. ¿Acepto los consejos de otros de buena gana y los pongo en práctica?
  29. ¿Me imagino presentando a mi futura pareja a mis familiares y amigos?
  30. ¿Conozco mi lenguaje de amor?

*1 Corintios 13:4-7 (Nueva Traducción Viviente).

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Dile NO al matrimonio!

El matrimonio no es sólo cuestión de compartir el mismo espacio con alguien. Es la unión de dos personas ante la sociedad y Dios. Este compromiso es un gran paso en la vida y también una gran responsabilidad.
Si quieres casarte, asegúrate de hacerlo por las razones correctas. De lo contrario, te casarás con una idea errónea del matrimonio y te decepcionarás en el proceso. Antes de casarte debes estar seguro de no hacerlo por:

1. Presión de los demás:

Es común sentir presión al ver que otros se casan y tú no. Más aún cuando los demás insisten en que ya es hora de que lo hagas. Sin embargo, todo tiene su tiempo y no debes apresurarte a hacerlo sólo porque otros lo dicen. Tu vida no debe ser guiada por el afán de complacer a los que te rodean. Después de todo, eres tú quien vivirá con las consecuencias. Por consiguiente, no te apresures en casarte si aún no estás listo.

2. Porque no quieres quedarte solo:

No debes casarte solo para evitar ser llamado solterón o solterona en el futuro. Más que tener compañía, el matrimonio se trata de poner las necesidades de tu pareja antes que las tuyas.

3. Por el sexo:

Utilizar 1 Corintios 7:8-9 como excusa para casarse rápido y tener sexo con permiso, no es un motivo justificable. En esos versículos, Pablo no dice que el matrimonio es el remedio para los que no puedan controlar sus deseos, sino que debemos aprender a hacerlo antes. Recuerda que el matrimonio no solucionará tus deseos. Dios es el único que puede cambiar y restaurar vidas.

4. Para tener una boda de ensueño:

Con tantas tendencias en vestidos, decoraciones, zapatos, etc., las bodas se han convertido en una especie de espectáculo con el que la mayoría de novios (especialmente las novias) sueñan. Sin embargo, el matrimonio no es una boda de ensueño, sino es lo que ocurre en los años posteriores a ella. Recuerda que la boda es sólo un momento. Lo que dura es el amor que hace funcionar a un matrimonio.

5. Para ser feliz:

El matrimonio no solucionará tus problemas emocionales. El único que puede salvarte de ti mismo es Dios.

6. Para sentirte amado:

¿Alguna ves oíste de la frase “el amor es como una planta”? El matrimonio no es una garantía de que el amor durará. El amor es algo que se cultiva con el tiempo y se trabaja día a día. No puedes dar aquello que no tienes; y si no te amas, tampoco lo harás con los demás. No olvides que el mejor ejemplo de verdadero amor es Dios.

7. Para sentirte realmente adulto:

La madurez se obtiene al tomar las decisiones correctas. Si crees que el matrimonio te hará más maduro, o que es una etapa que debes cumplir porque así es el ciclo de la vida, entonces te casarás con una idea errónea.
Encuentra el equilibrio en tu vida y construye un carácter adecuado mientras estés soltero. Esto te servirá cuando quieras casarte.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

4 consejos para los solteros

“¿Ya tienes novio?” “¿Cuándo te vas a casar?” “¿No crees que ya es hora de sentar cabeza?”

A estas alturas de mi vida, cuando estoy a pocos años de cumplir 30, ya he perdido la cuenta de las veces en las que he escuchado preguntas parecidas. Me parece que la presión por tener novio y casarme aumenta cada año, especialmente cuando hay reuniones familiares y veo a parientes después de tiempo, o cuando algún amigo se casa y me preguntan cuándo seré la siguiente.

Como cristiana, he escuchado muchos sermones sobre la soltería, he asistido a conferencias sobre el matrimonio, y casi podría recitar lo que se dice allí. Pese a que ese tipo de eventos sirven para inspirar ánimo y creer en el matrimonio como diseño de Dios, llega un punto en el cual se llega a menospreciar la soltería y a casi tratarla como si esta fuese una enfermedad.

Para subir una escalera, se necesita subir de peldaño en peldaño; simplemente uno no puede saltar desde el principio hasta el final. De la misma manera, Dios diseñó nuestra vida por etapas, para que podamos crecer y madurar lo suficiente para llegar a la otra. En Eclesiastés 3:1 dice que hay tiempo para todo; y más adelante en el versículo 11 dice que “Dios lo hizo todo hermoso para el momento apropiado“.

Por lo tanto, como solteros ¿qué podemos hacer?

  • No abuses de tu soltería: El hecho de que estés solo (a) no implica que puedes hacer lo que quieras sin esperar consecuencias. Tienes libertad, pero recuerda que no puedes hacer uso indiscriminado de ella.
  • Hacer amigos: Construir amistades sanas, basadas en el respeto y la confianza, son esenciales para todo ser humano. Si eres soltero, esto te ayudará a ser más comprensivo con todo tipo de personas y a ser más paciente.
  • Prepararte: No hay personas mejores para decirte en qué consiste el matrimonio, que los mismos casados. Busca consejo de ellos y escúchalos; podrás aprender mucho de la vida marital y estar preparado para lo que te espera en el futuro.
  • Nunca dejes de orar: No hay nada mejor que depositar tu futuro en las manos de Dios. Solo Él sabe lo que es mejor para nosotros, y nos lo dará en el tiempo adecuado.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Soltera pero muy comprometida!

Me cautiva el pensamiento la realidad  de la vida en muchas mujeres  en Latinoamérica.  Hace unos días en El Antivirus, conversando con la conferencista Silvana Armentano acerca de este problema social muy común.  Ella presentó algunas respuestas a muchas preguntas de nuestras Antiviruyentes.  Aquí parte del contenido donde se explica en detalle la solución al tema de hoy.

“Estoy soltera, poseo hijos y no tengo trabajo”, es un frase que suena cada vez mas fuerte en estos tiempos cibernéticos y de alta velocidad en la web.  La situación familiar de muchas mujeres alrededor de todo el mundo muestran la gran necesidad de tener una familia estable.  De poder criar saludablemente a sus hijos e hijas dentro de un hogar bien constituido.  Dentro de muchos impera la necesidad y estabilidad financiera.  Es prudente hacer una evaluación sincera del por qué hemos llegado a esa situación y angustia.  Nada sucede por casualidad sino por causalidad. Es decir, como consecuencia de nuestras decisiones recibiremos los resultados positivos o negativos .

Existe un proceso divino que puede ayudarnos para resolver la condición actual:

*Dios va a ayudarnos en la medida que le permitamos a Él entrar en nuestra vida y gobernarla bajo sus estatutos y ordenanzas.

*Dejarnos guiar en el desafio del desierto por la sabiduría divina y escuchar los consejos de los sabios. En la multitud de consejos esta la sabiduría.

*Buscar ayuda a instituciones donde dan apoyo a las mujeres solteras con hijos e hijas.

*Dar lo mejor para salir.  Recuerda que cuando se está en el pozo y te tienden una mano, todavía hace falta del esfuerzo personal para salir.

*Creer que hay una salida y que es momentáneo esta en etapa de aprendizaje.

*Aprender de los errores y no volver a cometerlos.

*Reconocer que me he equivocado y entender que tengo que cambiar.  Si sigo como estoy, seguiré generando más y más problemas.

*Ser responsable de la vida propia y de los hijos / as.  La madre soltera es importante que mantenga una buena relación con su hijo como sustentadora y busque un trabajo para tener independencia económica y otra, poder suplir a su hijo.

Uno de los consejos más relevantes para la mujer soltera es que por un tiempo prolongado no se relacione emocionalmente con nadie nuevo. En otras palabras cierre su corazón a enamorarse y caer nuevamente en el círculo vicioso. Una mujer que ha sido abandonada, ella y su hijo, sufrirá de baja estima y de muchas culpas.  Por eso, es más que recomendable mantenerse fuera de  las relaciones por un tiempo hasta que el desorden se ordene.  Una mujer que ha sido lastimada por la separación y el abandono todavía tendrá patrones negativos dentro de su mente.  Sin sanidad lastimará otra relación o relaciones similares o peores que la anterior.  Es mejor esperar y sanar las heridas para luego desde la sanidad establecer una relación estable y de crecimiento.

Aprende del pasado.  Mira los ojos de tu hijo o hija y llénate de valor para seguir.  Recuerda que nuestro Padre desea lo mejor para nosotros y nos revela siempre su voluntad (Salmos 32:8).  Estaremos orando por ti cada semana.  Escucha a Silvana Armentano todos los martes en El Antivirus.

Puedes ver todo lo que hacemos en El Antivirus apretando aquí: http://cvclavoz.com/shows/el-antivirus/chat-antivirus/

¡Lo mejor de la vida para ti y los tuyos!

¡No te cases… evita esa trampa!

¿Qué no me case? ¿Por qué? ¿Será posible una idea tan ilógica?  ¿Está bien de la mente? ¿Tiene un tornillo flojo? ¿A quién se le puede ocurrir semejante propuesta ilógica,  absurda y anti- bíblica? ¿Amaneció bien?  ¿Desayunó el Rafa antes de empezar a escribir semejante tema?

Entiendo que esta idea sugerida puede resultar descabellada y sin sentido para algunos, pero estoy convencido que tiene su explicación justificada.  Al terminar de leer mi planteamiento llegarás tal vez a la misma conclusión y seguiremos siendo hermanos y amigos a pesar de la distancia. Cuando hablamos de casarnos, vivir juntos y empeñar nuestras vidas para siempre, resulta ser un asunto extremadamente serio.  Estúpido e ignorante sería tomar una decisión transcendental como el matrimonio, sin evaluar todas las responsabilidades que implica tan divina acción.

Jamás estaré a favor de la inmediatez nupcial, una improvisada boda o la determinación del casamiento sin considerar cuan preparados estamos para jurar fidelidad perpetua ante el ministro, el sacerdote o el representante civil en nuestros países.  Convivir sexualmente bajo el mismo techo o en la misma alcoba de la casa de algún familiar, o casarse por un embarazo inesperado a causa de una noche de pasión no justifica una ceremonia de tan alto nivel.  Muchos celebran estar juntos pero no casados por si acaso pasa algo.  Incluso es incongruente correr de la noche a la mañana a las famosas capillas en zonas metropolitanas del mundo. Con solo analizar las estadísticas en la última década,  el divorcio afectó a todo tipo de personas sin discriminar por edad, raza, etnia, religión, nivel académico o financiero.

Mis 15 años de matrimonio me han ayudado para pensar lo siguiente: “Cuando la planificación no es protagonista en nuestra vida, aún las cosas placenteras se complican”.  Por supuesto, y estoy de acuerdo contigo que mi experiencia no tiene que ser el marco de referencia para las acciones de otros.  Ahora bien, sería insensato  sino tomo en consideración las evidencias que existen o los resultados evidentes, disponibles aún con el toque de un botón en nuestro teclado cibernético.

Aquí valiosa información provista por la fuente Megazine.co:

*El divorcio se ha convertido en algo común, tanto en los Estados Unidos y alrededor del mundo. Según las estadísticas de divorcio, se estima que entre el 40 por ciento y 50 por ciento de los primeros matrimonios terminan en divorcio en los Estados Unidos. En algunos países, las tasas de divorcio de los primeros matrimonios superar el 50 por ciento. Segundo y tercer matrimonio en los Estados Unidos es incluso más elevada tasa de divorcios. Según las estadísticas, los segundos matrimonios fracasan a una tasa del 60-67 por ciento, y terceras nupcias fracasan a una tasa del 73-74 por ciento.  De acuerdo a las parejas divorciadas, la razón número uno se debe a la falta de comunicación o mala comunicación. La segunda razón más citada para el divorcio son los conflictos marciales y argumentos. En tercer lugar, muchas parejas divorciadas dicen que la infidelidad llevó al divorcio. Si bien estas son las principales razones citadas para el divorcio, las estadísticas muestran que hay varios factores subyacentes que contribuyen a esta tendencia. Estos factores incluyen, pero no se limitan a: edad, educación, ingresos, religión y convivencia.

Después de reflexionar en las estadísticas del divorcio, afirmo mi invitación  que “No te cases … ANTES  del momento adecuado”.  Prepárate y edúcate antes de tomar esta decisión tan importante.  Definitivamente que patrocino el matrimonio.  Promuevo y defiendo el casamiento entre un hombre y una mujer.  De mi parte te deseo lo mejor y que junto con tu futuro cónyuge puedan vivir FELIZMENTE CASADOS.

Muy bien lo declara la Palabra divina en Eclesiastés 4:9.

Puedes escuchar y puedes ver todo lo que hacemos  aquí: http://cvclavoz.com/shows/el-antivirus/chat-antivirus/   ¡Lo mejor de la vida para ti y los tuyos!

Send this to a friend