solución Archives - CVCLAVOZCVCLAVOZ

All posts in “solución”

¿Esperando que Dios haga todo?

Los Israelitas estaban llenos de miedo al ver que los egipcios los alcanzaban para matarlos con todo su ejército y carros de guerra. Entonces, comenzaron a clamar al Señor por ayuda y muchos de ellos empezaron a reclamarle a Moisés diciendo: ¿Por qué nos trajiste aquí a morir en el desierto? ¿Por qué nos obligaste a salir de Egipto? ¿No te dijimos que esto pasaría?

Moisés les respondió: “No tengan miedo. El Señor mismo peleará por ustedes. Solo quédense tranquilos. Luego el Señor le dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? ¡Dile al pueblo que se ponga en marcha! Toma tu vara y extiende la mano sobre el mar. Divide las aguas para que los israelitas puedan pasar por en medio del mar, pisando tierra seca.”. Éxodo 14.15-16. (NTV)

Muchos pensamos que Dios peleará la batalla por nosotros sin que nos involucremos en la misma, pero estamos equivocados. Si bien uno debe confiar en el Señor, eso no quiere decir que debemos quedarnos sin hacer nada, por eso Dios le dijo a Moisés: “¿Por qué clamas a mí? ¡Dile al pueblo que se ponga en marcha!”.

Hay personas que piden a Dios por su matrimonio pero no hacen nada para mejorar. Hay otros que oran por un trabajo pero no salen a buscarlo. Muchos anhelan un ministerio pero no sirven en nada en la iglesia. Y así podemos seguir mencionando las cosas que uno desea tener, pero si no hacemos algo, seguiremos sin recibir.

¿Estás enfrentando problemas que parecen no tener solución? ¿Has clamado a Dios y esperado en sus promesas, pero la respuesta no llega?

Analiza si después de orar has intentado buscar la solución a tu problema, si no lo has hecho, empieza hoy. Ora y usa lo que Dios ya te dio, como en el caso de Moisés, que tenía la vara en su propia mano y sólo debía extenderla. A veces, la mayoría de las soluciones a nuestros problemas están en nuestras propias manos, porque Dios siempre nos da sabiduría y recursos para que, con su bendición, resolvamos nuestras situaciones.

Dios te respaldará y no te abandonará. Solamente necesitas confiar en Él y buscar cómo solucionar  la situación que tienes.

Oremos:

Señor, hoy me doy cuenta que me falta dar ese primer paso de fe, por favor ayúdame y dame sabiduría para solucionar mis problemas. Que mis oídos puedan estar atentos a tus instrucciones y mandamientos. Yo sé que Tú me has dado recursos para salir de mi situación y estoy seguro que con tu ayuda lo lograré. Me encomiendo en tus manos y creo que serán tiempos mejores para mi vida, en el nombre de Jesús, amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Quieres ver agua en el desierto?

A veces, el problema que está delante de nosotros es tan grande que nos impide visualizar la solución con los ojos de la fe, así como a una persona sedienta le resulta difícil asimilar un oasis en medio de un desierto.

“Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido.” Hebreos 11:11 (RVR 1960).

Abraham recibió una promesa de parte del Señor, y esta era que su esposa iba concebir un hijo siendo una mujer mayor de edad o como la Biblia dice: “fuera del tiempo de la edad”. Seguramente, para los que lo rodeaban era complicado creer en el cumplimiento de esta promesa, y quizá hasta se burlaban de ellos, pero la fe que tenían les dio fuerza para recibir lo que esperaban.

Recuerda que: ¡Nada es imposible para Dios!

“Ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente. E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.” 1 Samuel 1:10-11 (RVR 1960).

Otro milagro que ocurrió por la fe se relata en la historia Ana, quien deseaba con todo su corazón tener un hijo, y al final recibió lo que deseaba: “ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente…” Ana era una mujer que clamaba a Dios porque tenía fe, sabía quién era Él y lo que podía hacer.

¿Tienes un problema demasiado grande? Este tiempo no te apartes del Señor, ni te desanimes de orar y estudiar su palabra ¡Al contrarío! Te aliento a acercarte a Dios con fe, así como Sara o Ana, confiando en Dios y clamando por tu petición.

 ¿Necesitas un milagro? ¡Entonces ten fe en el Señor!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Ayudarás o mirarás?

“Jesús viajó por toda la región de Galilea enseñando en las sinagogas, anunciando la Buena Noticia del reino, y sanando a la gente de toda clase de enfermedades y dolencias. Las noticias acerca de él corrieron y llegaron tan lejos como Siria, y pronto la gente comenzó a llevarle a todo el que estuviera enfermo. Y él los sanaba a todos, cualquiera fuera la enfermedad o el dolor que tuvieran, o si estaban poseídos por demonios, o eran epilépticos o paralíticos.” Mateo 4: 23.24 (NTV)

Es impresionante la actitud de todas estas personas que escucharon el mensaje de Jesús y vieron lo que Él hacía. No esperaron con los brazos cruzados a que llegara el milagro a sus seres queridos que necesitaban ayuda, al contrario, no tardaron en transmitirles lo que habían oído y los llevaron a Él.

No les importó la distancia que tenían que recorrer, ni el tiempo que tardarían en llegar a Jesús, simplemente la compasión y el amor que tenían por sus seres queridos los impulsó a emprender ese viaje. Ellos sabían que no era en vano llevarlos a Jesús, porque Él estaba sanando a todos los que se le acercaban.

¿Acaso tú no harías lo mismo si alguien de tu familia estuviera enfermo, sabiendo que Jesús es la única solución? ¿No le dirías que Jesús puede liberarlo si tan sólo se acerca a Él? ¿Serías tan egoísta que viendo su estado, pasarías de largo?

Tristemente muchas veces actuamos mal, vemos a nuestros familiares, amigos, personas en la calle con problemas, sin esperanzas, enfermos, adictos, etc. y no somos capaces de acercarlos a Jesús. Sabemos que  “Jesucristo nunca cambia: es el mismo ayer, hoy y siempre.” Hebreos 13:8. Y que sigue sanando, restaurando y dando vida a todo el que se le acerca, pero preferimos pasar de largo y los dejamos ahí con su problema.

Olvidamos que Jesús está en todas partes y que no es necesario recorrer largas distancias para que el enfermo o necesitado llegue a Jesús, sólo basta con compartirles del amor de Dios y de lo que puede hacer en sus vidas.

Pedro y Juan, estaban de camino al templo y en la puerta un hombre cojo y  necesitado les pidió dinero; entonces Pedro le dijo: «Yo no tengo plata ni oro para ti, pero te daré lo que tengo. En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y camina!». Una vez que le dijo eso, Pedro tomó al hombre lisiado de la mano derecha y lo ayudó a levantarse. Y, mientras lo hacía, al instante los pies y los tobillos del hombre fueron sanados y fortalecidos. ¡Se levantó de un salto, se puso de pie y comenzó a caminar! Luego entró en el templo con ellos caminando, saltando y alabando a Dios. (Hechos 3:1-11)

Hay muchas personas que necesitan de nuestra ayuda, si ves en tu familia, círculo de amigos o en el camino a alguien que necesita de Jesús, acércate, ofrécele tu apoyo y comparte el plan de salvación que Dios tiene para su vida.

Recuerda que nada de lo que haces para el Señor es en vano. (1 Corintios 15:58) y que todo lo que hagas por una persona, es como si  ayudaras a Jesús mismo. (Mateo 25:40)

Oremos:

Dios amado, te pido perdón por mi actitud equivocada frente a la necesidad de mi familia, amigos y personas en la calle. Perdóname por no compartirles de ti y de lo que puedes hacer en sus vidas. Por favor cambia y renueva mi corazón, lléname de tu amor que cuando vea la necesidad de las personas pueda correr y transmitirles tu palabra. Quiero ser como tú, siempre dispuesto a ayudar, en el nombre de Jesús, amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No te rindas ni retrocedas

Por lo tanto, no desechen la firme confianza que tienen en el Señor. ¡Tengan presente la gran recompensa que les traerá! Perseverar con paciencia es lo que necesitan ahora para seguir haciendo la voluntad de Dios. Entonces recibirán todo lo que él ha prometido. «Pues, dentro de muy poco tiempo, Aquel que viene vendrá sin demorarse. Mis justos vivirán por la fe. Pero no me complaceré con nadie que se aleje». Pero nosotros no somos de los que se apartan de Dios hacia su propia destrucción. Somos los fieles, y nuestras almas serán salvas. Hebreos 10:35-39. (NTV)

El Señor nos exhorta a no perder la confianza en Él, porque tiene una gran recompensa. Como dice: «Pues, dentro de muy poco tiempo, Aquel que viene vendrá sin demorarse.”

Sé que hay momentos dolorosos que nos llevan a perder la fuerza y el deseo de seguir luchando, donde creemos que todo está perdido y que nada tiene solución. A veces pensamos que lo mejor es rendirse y abandonar las esperanzas.

Esta historia que todos conocemos dice que Job perdió repentinamente toda su riqueza y lo más importante que tenía: sus hijos. Seguramente Job no sabía ni entendía qué estaba pasando en ese momento, todas las noticias que le llegaban eran malas; pero a pesar de eso seguía conservando su integridad. “Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete.” Job 2:9 (NTV)

No sólo había perdido sus riquezas e hijos, sino también el apoyo y la ayuda de su esposa. No imagino lo doloroso que debe ser escuchar “muérete” de alguien que amas. ¡Qué terrible la situación de Job, perder todo y no tener apoyo de tus seres queridos es sumamente trágico!

Posiblemente te identifiques con la situación de Job y estás apunto de renunciar a todo. Los problemas son etapas que llegan a nuestra vida cuando menos los esperamos y muchas veces, a través de esas circunstancias,  satanás logra apartar a muchos cristianos de su fe.

Job no se dejó llevar por la situación ni sus sentimientos y dijo: “…¿Aceptaremos solo las cosas buenas que vienen de la mano de Dios y nunca lo malo?…” Job 2:10 (NTV) No preguntó nunca por qué le estaban ocurriendo esas cosas ni pensó en abandonar su fe en Dios. Al contrario, le dijo a Dios en oración cómo se sentía y puso su situación delante de Él.

Quizás piensas que todo acabó, que nada tiene sentido, y la única solución que encuentras es renunciar y volver atrás en tu propósito de caminar con Dios. Te animo a confiar en la palabra de Dios y en sus promesas. Declara en este momento con todo tu corazón, “El SEÑOR es mi fuerza y mi canto; ¡él es mi salvación! No he de morir; he de vivir para proclamar las maravillas del SEÑOR.” Salmo 118:14,17. (NVI)

Job no quedó en la ruina para siempre, Dios lo bendijo con el doble de lo que tenía antes. No pienses en rendirte y darte por vencido, levántate en fe y sigue adelante. Dios te bendecirá con mucho más de lo que te imaginas. Se fiel y no retrocedas. «Pues, dentro de muy poco tiempo, ÉL vendrá.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Respuesta Inesperada

Cuenta una historia, que una vez un hombre era perseguido por varios forajidos que querían matarlo, así que para salvarse entró a una caverna. Los malhechores empezaron a buscarlo por las cuevas anteriores a la que él se encontraba. Viendo que cada vez se acercaban más elevó una oración a Dios de la siguiente manera:

    – Dios todopoderoso, haz que dos ángeles bajen y tapen la entrada para que no entren a matarme.

En ese momento escuchó a los hombres acercándose a la cueva en la que él se encontraba, y vio que apareció una arañita que empezó a tejer una telaraña en la entrada. El hombre volvió a elevar otra plegaria, esta vez más angustiado:

    – Dios, te pedí ángeles, no una araña – Y continuó: Señor, por favor, con tu mano poderosa coloca un muro fuerte en la entrada para que los hombres no puedan entrar a matarme.

Abrió los ojos esperando ver el muro tapando la entrada y observó a la arañita tejiendo la telaraña.

Los bandidos que lo perseguían se encontraban justo en la caverna de al lado así que el   hombre se quedó esperando su muerte. Cuando los malhechores estuvieron frente a la cueva en la que se encontraba el hombre ya la arañita había tapado toda la entrada, así que cuando uno de los forajidos quiso entrar a la cueva el otro le contestó:

    – ¿No ves que hasta hay telarañas?, nadie ha entrado en ésta.

Posiblemente tienes en mente cuál sería la solución perfecta a tu problema y es justamente eso lo que le estás pidiendo a Dios; sin embargo, podría ser que la respuesta llegue de otra forma, de una que nunca imaginaste.

Dios sabe bien cuáles son nuestras necesidades y nos dará la salida oportuna en el tiempo preciso, Él sabe lo qué es mejor para nosotros.

“Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis” Mateo 21:22.

No te angusties, presenta tu necesidad con fe y Dios responderá tu oración. Puede ser que la respuesta no llegue de la forma que esperas pero llegará, puedes estar seguro.

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dejando atrás lo que era antes

“No os acordéis de las cosas pasadas… he aquí que yo hago cosa nueva…” Isaías 43:18-19.

Sería tan bueno poder viajar al pasado y corregir todos nuestros errores, ¿verdad? Pero lamentablemente no se puede. Una gran realidad es que ninguno de nosotros es perfecto. Todos hemos cometidos errores y definitivamente hemos experimentado en carne propia lo que es el dolor de tomar decisiones equivocadas.

Un gran error es que muchos de nosotros aún no podemos dejar el pasado, pensamos que hemos sido demasiado malos y pecadores por lo que no creemos que Dios nos haya perdonado del todo. Vivimos atormentados, pensativos y sin esperanza sobre nuestro futuro. ¿Te sientes así?

Creo que todos tenemos un pasado horrible y  muchas veces hasta vergonzoso, pero la Biblia dice que antes andábamos conforme a las corrientes de este mundo, pero ahora somos libres por Jesús, quién pago la deuda de nuestro pecado y nos ha hecho nuevas criaturas.

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” 2 Corintios 5:17

“Si confesamos nuestros pecados él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.” 1 Juan 1:9

No importa el pecado que hayas cometido, la fidelidad de Dios permanece, aun cuando nosotros seamos infieles. Él nunca cambia. El Señor siempre es el mismo en Amor, en Poder, en Majestad y en Autoridad. Él es estable, fiel a cada instante por los siglos de los siglos.

No te desvalorices ni te juzgues a ti mismo. Al igual que tú y yo, hay muchos que tuvieron un pasado oscuro pero que pudieron salir adelante y fueron muy usados por Dios.

Por ejemplo Moisés, quién después de matar a un egipcio tuvo que irse al desierto y pasar años de proceso de Dios en su vida para poder ser usado para liberar al pueblo de Israel, y después de ser un hombre impulsivo llegó a ser el hombre más manso sobre la faz de la Tierra (Números 12:3).

Un David que después de ser un adúltero y asesino, también tuvo que pasar por el proceso de Dios en su vida y olvidar su pasado para luego llegar a ser un hombre conforme al corazón de Dios (Hechos 13:22).

Una Rahab, quien era una prostituta y que después se convertiría en aquella que salvó la vida de los espías que Josué había enviado a reconocer a Jericó, la tierra que iban a poseer. (Josué 6:22-25).

Una Ruth moabita que creció adorando a ídolos, pero que luego se convertiría en una servidora del único Dios verdadero, hasta llegó a ser parte del linaje del Rey David y de nuestro Señor Jesús.

Un Pablo, anteriormente llamado Saulo de Tarso, que perseguía a los cristianos para matarlos y después de tener un encuentro genuino con Jesús su vida no volvió a ser la misma, a tal punto de que hoy en día podemos leer algunas de las cartas que escribió y que hoy se encuentran en las Sagradas Escrituras. (Efesios 4:1).

Ahora bien, si el Señor puede hacer todas estas transformaciones con personas de dudoso pasado, Él también puede darte a ti un nuevo comienzo.

No sigas luchando con tu pasado, Dios ya te perdonó y te hizo libre, es hora de creer y usar nuestro pasado para testificar de Dios.

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” Romanos 8: 28

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dios te demandará sino adviertes

“Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano.” Ezequiel 3:18 (RVR1960)

El destino de todos aquellos que aún no aceptaron a Jesús en su corazón y viven en pecado, es el infierno eterno. La Biblia dice: “El que cree en el Hijo de Dios, no está condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado por no creer en el Hijo único de Dios.” Juan 3:18 (DHH)

Esa sentencia de condena para aquellos que ignoran a Jesús está escrita en la Palabra de Dios y se ha de cumplir, pero Él no quiere que nadie perezca sin antes conocerlo. “No es que el Señor se tarde en cumplir su promesa, como algunos suponen, es paciente por amor a ustedes. No quiere que nadie sea destruido; quiere que todos se arrepientan. Pero el día del Señor llegará tan inesperadamente como un ladrón. Entonces los cielos desaparecerán con un terrible estruendo, y los mismos elementos se consumirán en el fuego, y la tierra con todo lo que hay en ella quedará sometida a juicio.” (2 Pedro 3:9-10).

Cada uno de nosotros está consciente de que no hay mucho tiempo y la tarea que tenemos es advertir del juicio que se avecina para el mundo entero. Muchos decidimos callar y no alertar pensando que  “Dios es quien va a juzgar.” Si  leemos el libro del profeta Ezequiel, éste nos dice que: “si tú no les das la advertencia, ellos morirán en sus pecados; y yo te haré responsable de su muerte.” Ezequiel 3:18 (NTV)

En palabras sencillas, Dios demandará de nuestras manos la vida de las personas que conocemos, y viven sin Cristo. Peor aún si mueren, porque ya no habrá más esperanza para ellos.

Pero, por otro lado dice: “si tú amonestares al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal camino, él morirá por su maldad, pero tú habrás librado tu alma.” Ezequiel 3:19

La verdad de Dios es dura y fuerte, pero debemos alertar al pecador de que sí no se arrepiente morirá y su muerte será eterna. No sólo será excluido de la gloria de Dios, sino que su alma será atormentada para siempre en el fuego eterno.

“Hijo mío, si los pecadores te quieren seducir, no consientas” Proverbios 1:10 (LBLA)

Advierte a tiempo al impío para que no muera en pecado y tenga la oportunidad de arrepentirse, porque no importa la condición de las personas, el evangelio es poderoso para salvarlas.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El bicarbonato de sodio cura el cáncer

Hoy me decidí a publicar acerca de esta maravilla, que está comprobada que cura el cáncer. El bicarbonato de sodio cura el cáncer. Mi mejor amiga, se sometió a este tratamiento directamente en Italia con un alumno del que lo descubrió, el Dr. Tullio Simoncini, y está perfectamente bien desde hace ya el tiempo estipulado para decir que está libre de cáncer. Y tiene sentido además, pues el doctor comenta que los tumores son mecanismos de defensa creados por el organismo para defenderse de una infección creada por los hongos llamados cándidas  a los que les encanta un ambiente ácido. Les voy a colocar aquí un pequeño resumen de los tratamientos, pero les voy a colocar los enlaces donde pueden investigar más a fondo esta extraordinaria noticia. El cáncer si tiene cura.

El bicarbonato de sodio se diluye y se puede usar, ingerido para el aparato digestivo, como enemas para el recto, como duchas vaginales para cánceres de útero e inyectado intravenosamente para el cerebro y los pulmones. Evidentemente las proporciones las saben los doctores que han aprendido con el doctor Tullio Simoncini, italiano y que está sanando gente alrededor del mundo con su descubrimiento.

Lo mejor de todo esto, es que los tratamientos son muy económicos, y es una de las razones, por las que lamentablemente no se ha propagado mucho la noticia y muchos oncólogos no quieren hablar al respecto.

Según el oncólogo italiano, el bicarbonato además alivia de manera muy importante los efectos secundarios de la quimioterapia. La “solución” de la medicina organizada para el cáncer reside en tres procedimientos muy riesgosos y altamente invasivos: cirugía, quimioterapia y radiación, es decir: cercenar, envenenar y quemar. El Dr. Tullio Simoncini, especialista en oncología, diabetes y desórdenes metabólicos afirma que el cáncer es producido por la reproducción de colonias del hongo Candida Albicans en el organismo humano.

Lean más e infórmense en estos enlaces:

http://www.haycomprension.com/2012/04/tulio-simoncini-el-bicarbonato-de-sodio.html

https://www.youtube.com/watch?v=hWoqJLPdZrQ

https://www.youtube.com/watch?v=V2B4TbIRqZ8

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Con la mirada en Él

¿Quién no tiene una lucha? Podría ser por salir de una depresión, una decepción amorosa, deuda, desintegración familiar, soledad, adicción, tentación y un sinfín de situaciones que todas las personas pasamos de alguna manera.

En muchas ocasiones los problemas suelen consumirnos mucho más de lo normal y se convierten en nuestro mundo, trayendo consigo malestares emocionales, espirituales y físicos.

Podemos obtener respuestas de todos lados como en libros, consejeros, psicólogos, etc. Pero ¿será esa la solución a todo? Y aunque es muy recomendado buscar consejería para poder sobrellevar problemas, no siempre es la respuesta y tampoco siempre tendremos acceso a estos recursos.

Como cristianos debemos enfocarnos más en Jesús que en lo que nos ataca o nos preocupa, pues es Él quien pelea por nosotros, quién nos rescató de la muerte eterna, ¿acaso no podrá rescatarnos ahora que nos encontramos angustiados? Seguro que lo hará pero sólo si se lo permitimos. Salmo 61:2b-3 (NTV) dice: “Guíame a la imponente roca de seguridad, porque tú eres mi amparo seguro, una fortaleza donde mis enemigos no pueden alcanzarme.”

Poner la mirada en el Señor implica confiar y ver tu situación con esperanza, más allá de los gigantes que hay a tu alrededor, es ver ese rayo de luz que sigue iluminándote a pesar de las tinieblas. “Oh Señor, solo tú eres mi esperanza; en ti he confiado, oh Señor, desde mi niñez.” Salmos 71:5 (NTV)

Aunque es muy difícil sonreír cuando estás triste o preocupado permite que el Señor te dé la paz y la confianza que te prometió. En esta lucha no estás solo, Dios está primero preparando camino para que puedas pasar y alcanzar el propósito por el cual fuiste creado.

Sonríe y pon nuevamente la mirada en Jesús, tu Salvador.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No te desesperes

“Tu salvación viene  de Jehová, Y él es tu fortaleza en el tiempo de angustia. Él te ayudará y  librará; te libertará de los impíos, y te salvará, si esperas en Él.”Salmo 37:39-40

No pierdas oportunidades ni cometas errores por no saber esperar el momento exacto para actuar o tomar decisiones. Muchas veces como seres humanos nos desesperamos y nos preocupamos demasiado esperando que la respuesta de Dios sea inmediata, pero no nos damos cuenta de un error que cometemos en nuestra desesperación: no comprendemos que el Señor es fiel y que tiene un tiempo perfecto para enviarnos la respuesta a cada uno de nosotros.

Y es ahí cuando nos angustiamos, nos decepcionamos, nos enojamos y hasta nos deprimimos porque las cosas no salieron como queríamos. ¿Sabías que la desesperación retrasa las bendiciones? Te explico por qué: cuando uno se desespera comunica a Dios que no confía en Él, y sin fe es imposible agradar a Dios. Pues, tener fe es poseer la plena seguridad de que se recibirá lo que se espera y es estar convencidos de la realidad de las cosas que no vemos.

Posiblemente tu comportamiento esté comunicando a Dios que no confías en Él, pide entonces a Jesús que te perdone y enseñe a esperar confiadamente en Él. Que puedas ser sabio, paciente para esperar, y que tu fe aumente cada día para  agradarlo.

“Tengan paciencia y hagan la voluntad de Dios para que reciban lo prometido.” Hebreos 10:36 (PDT)

Mientras esperas la salvación y el favor de Dios, ten en cuenta lo siguiente:

No confíes en tus propias fuerzas, pon tu confianza en Dios y espera en Él. “Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.” Jeremías 17:7

No sufras por ese problema que hoy vives, recuerda que tienes un Dios todopoderoso. “¿Por qué te abates,  oh alma mía,  Y te turbas dentro de mí? Espera en Dios;  porque aún he de alabarle,  Salvación mía y Dios mío”. Salmo 42:5

No te detengas pensando que la espera es estar sentando sin hacer nada, camina lleno de fe, en comunión con Dios y en Su plena voluntad.

“Pacientemente esperé a Jehová,  Y se inclinó a mí,  y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación,  del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña,  y enderezó mis pasos. Puso luego en mi boca cántico nuevo,  alabanza a nuestro Dios.  Verán esto muchos,  y temerán, Y confiarán en Jehová. Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza,  Y no mira a los soberbios,  ni a los que se desvían tras la mentira. Has aumentado,  oh Jehová Dios mío,  tus maravillas; Y tus pensamientos para con nosotros.Salmo 40:1-5

¡Alégrate! Porque a los buenos, honestos y a los que aman la paciencia les espera un futuro maravilloso.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Concentrarse en…

Un carpintero trabajaba con un pedazo de madera que pronto iba a formar de ella una mecedora para que su esposa usara en el descanso. Cada día que pasaba la madera se transformaba en un cuerpo firme, lista para ser usada.

La última noche cuando iba a ser barnizada el serrucho se acercó a la mecedora y le dijo: – No quedaste como pensé, veo que aún tienes fallas y no deberías salir así. Pero la mecedora le respondió: – Puede ser tu percepción pero el maestro en todo este tiempo que trabajó conmigo me decía cómo iba ser al finalizar su labor y así estoy, como él me dijo, yo creo en lo que Él me dijo y nada ni nadie cambiará eso.

El pasar tiempo con nuestro Creador es muy primordial porque nos prepara para poder sobrellevar las diferentes dificultades que se nos presentan, es ahí cuando debemos  concentrarnos en lo que hemos aprendido de Él y no dejarnos llevar por las circunstancias adversas.

Si no pasamos tiempo con Él, sino escuchamos su voz y no creemos lo que está escrito en su palabra difícilmente estaremos firmes. Filipenses 4:8 dice: “Y ahora, amados hermanos, una cosa más para terminar. Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza. No dejen de poner en práctica todo lo que aprendieron y recibieron de mí, todo lo que oyeron de mis labios y vieron que hice. Entonces el Dios de paz estará con ustedes.”

Este pasaje nos enseña, que es de mucho provecho poner nuestra mirada en lo bueno, verdadero, honorable, justo, puro y admirable pues hace que vivamos confiados y con mucha esperanza en Dios, quien es el que nos da paz, que los problemas son pasajeros y que siempre hay una salida.

De lo contrario, si nos concentramos en lo malo que estamos viviendo, la esperanza se acabará pronto y la fe se apagará poco a poco.

Cree lo que Dios tiene para ti, pasa tiempo con Él y no te dejes llevar por lo negativo que estás viviendo, en Dios siempre hay esperanza.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Terminaré de una vez!

Hace unos días me encontré con un artículo publicado por un estimado colega en el ministerio eclesiástico.  Reflexionando sobre el contenido acerca de las “Distracciones”, fui motivado a presentarte hoy parte de su enseñanza,  combinando mi punto de vista.  Al terminar de meditar en lo que mi amigo pastor escribió, he sido impulsado a retomar asuntos que yo he dejado de lado sin terminar.

La voluntad de Dios es dirigirte diariamente y revelarte su plan perfecto para ti.  Su Palabra es tu guía o brújula.  Eso lo declara el Salmos 37:23, “Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, y Él aprueba su camino”.  Su deseo es que recibas ayuda y que no pretendas hacerlo solo.  Por tal razón te ha dado su Espíritu para guiarte cada día hacia tu destino de bienestar y prosperidad. Es vital e importante que oigas su voz y obedezcas para seguir su dirección.

En este camino por la vida, llegarán malas intenciones, obstáculos, y tentaciones de distintas categorías que van a influir para que abandones tu sueño, tu meta o tu objetivo.  Llegarán desafíos gigantes para que te rindas y no puedas lograrlo.  Te encontrarás distracciones para que pierdas el tiempo y no alcances lo mejor de Dios para ti y aún para los tuyos.  Nunca olvides que con las distracciones no se juega.  Hay que eliminarlas porque  ellas te retrasan, y te desgastan.  Todo aquello que te desenfoque de tu propósito divino debes evitarlo y olvidarlo.

Estas distracciones te  desvían, te llevan por otro rumbo, por otra camino. No necesariamente te apartan de Dios o de las verdades bíblicas, pero si del perfecto plan para tu existencia.  En casos extremos detienen tu paso a otro nivel como ser humano.  Muchas veces, en los momentos de oración, Dios te muestra algo que hay que cambiar en tu vida; a alguien que debes perdonar o una situación que hay que restaurar.  La distracción no permite que puedas atender al plan divino revelado.  Es imperativo no dejar los procesos de Dios en tu vida por la mitad, y más si te ayudarán a perfeccionarte como individuo.  La idea es enfocarte en la visión de Dios, que a su vez ella te revela las cosas a realizar paso por paso. Ejercitando la disciplina y confianza obtendrás la victoria para tu espíritu, la victoria para tu alma, y la victoria para tu familia.  Con inspiración en la Palabra de Dios, serás de influencia sobre la tierra y alcanzarás las mejores oportunidades de la vida.

Es hora de terminar lo que empezaste y estuvo detenido hace mucho. No permitas que las distracciones te priven de lo mejor  en lo que aún falta del 2014.   Puedes  disfrutar de la excelencia que Dios ha establecido para tu vida. Por eso es importante que tomes las decisiones correctas y en el momento correcto. Elije lo mejor, lo productivo, lo sobresaliente. Atrévete a conquistar, a ganar, a llegar a la meta y no te quedes mirando a los lados mientras se realiza tu razón de ser en el planeta.

Puedes ver todo lo que hacemos en El Antivirus apretando aquí: http://cvclavoz.com/shows/el-antivirus/chat-antivirus/

¡Lo mejor de la vida para ti y los tuyos!  

Send this to a friend