textos biblicos Archives | CVCLAVOZ

All posts in “textos biblicos”

Versículos que debes leer al despertar

 

Hoy, miles de personas no amanecieron con vida. Lamentablemente, muchos tenemos la falsa creencia de que nuestra existencia será larga y la muerte no vendrá sino hasta cuando tengamos una edad avanzada. No obstante, olvidamos que el único que sabe cuándo dejaremos de existir es Dios; por lo tanto, cada día que amanecemos es un regalo y una nueva oportunidad que se nos brinda.

Cuando nos damos cuenta de que nuestro tiempo es un obsequio valioso, podemos tener una mejor perspectiva de cómo debemos vivir cada minuto. Filipenses 2:21 dice que “los demás sólo se ocupan de sus propias cosas y no de lo que le agrada a Jesucristo”, pero como seguidores de Jesús debemos hacer lo que a Él le agrada en todo momento. La mejor manera de hacerlo es teniendo una relación cercana y personal con Dios a través de la oración, la lectura de la Biblia y la práctica de sus enseñanzas. Con esto en mente, a continuación hay una lista de algunos versículos bíblicos que podemos memorizar, recitar y practicar al despertarnos:

Números 6:24-26 (TLA)

Que Dios te bendiga y siempre te cuide; que Dios te mire con agrado y te muestre su bondad; que Dios te mire con agrado y te llene de paz.”

Salmos 16:8 (NBLH)

Al Señor he puesto continuamente delante de mí; porque está a mi diestra, permaneceré firme.

Salmos 28:7 (RVA-2015)

El Señor es mi fuerza y mi escudo; en él esperó mi corazón. Fui ayudado, y se gozó mi corazón; con mi canción le alabaré.”

Salmos 32:8 (NBD)

El Señor dice: «Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti.”

Salmos 42:5 (TLA)

¡Pero no hay razón para que me inquiete! ¡No hay razón para que me preocupe! ¡Pondré mi confianza en Dios mi salvador! ¡Sólo a él alabaré!”

Salmos 103:1 (TLA)

¡Con todas las fuerzas de mi ser alabaré a mi Dios!”

Salmos 118:24 (LBLA)

Este es el día que el Señor ha hecho; regocijémonos y alegrémonos en él.”

Proverbios 3:5 (NTV)

Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento.”

Lamentaciones 3:22-23 (DHH)

El amor del Señor no tiene fin, ni se han agotado sus bondades. Cada mañana se renuevan; ¡qué grande es su fidelidad!

Mateo 5:16 (TLA)

“De la misma manera, la conducta de ustedes debe ser como una luz que ilumine y muestre cómo se obedece a Dios. Hagan buenas acciones. Así los demás las verán y alabarán a Dios, el Padre de ustedes que está en el cielo.

Efesios 6:11 (NVI)

“Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo.

Santiago 1:5 (BLPH)

“Si alguno de ustedes anda escaso de sabiduría, pídasela a Dios, que reparte a todos con largueza y sin echarlo en cara, y él se la dará.

2 Timoteo 1:7 (TLA)

“El Espíritu de Dios no nos hace cobardes. Al contrario, nos da poder para amar a los demás, y nos fortalece para que podamos vivir una buena vida cristiana.

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos para momentos difíciles

Vivimos momentos difíciles que nos afectan directa o indirectamente. Con tantos desastres naturales y problemas de toda índole, en ocasiones, no es sencillo tener paz ni esperanza. Es en esos instantes en los cuales debemos clamar a Dios y dejarle nuestras cargas. Por medio de la Biblia, Él nos ofrece el consuelo y la tranquilidad que necesitamos y nos recuerda constantemente que las aflicciones terrenales son pasajeras, pero que Él es eterno.

Éstos son algunos versículos de la Biblia que podemos memorizar y atesorar en tiempos difíciles:

Salmos 27:1 (TLA)

Dios mío, tú eres mi luz y mi salvación¿de quién voy a tener miedo? Tú eres quien protege mi vida; ¡nadie me infunde temor!”

Salmos 46:1-2 (NTV)

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad. Por lo tanto, no temeremos cuando vengan terremotos y las montañas se derrumben en el mar.”

Salmos 57:1-2 (TLA)

“¡Ten compasión de mí, Dios mío! ¡Ten compasión de mí, porque en ti busco protección! ¡Quiero que me protejas bajo la sombra de tus alas hasta que pase el peligro! Dios altísimo, te llamo porque siempre me ayudas.”

Salmos 91:2 (NTV)

Declaro lo siguiente acerca del SeñorSolo él es mi refugio, mi lugar seguro; él es mi Dios y en él confío.”

Salmos 93:4 (TLA)

Pero más poderoso que el estruendo de los mares enfurecidos, más potente que las rompientes olas en la orilla, el Señor, quien está en lo alto, es más poderoso que estos.”

Proverbios 3:26 (TLA)

Dios siempre estará a tu lado y nada te hará caer.”

Isaías 43:2 (NVI)

Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo; cuando cruces los ríos, no te cubrirán sus aguas; cuando camines por el fuego, no te quemarás ni te abrasarán las llamas.”

Nahúm 1:7 (TLA)

Nuestro Dios es bondadoso y cuida de los que en él confían. En momentos de angustia, él nos brinda protección.”

Juan 16:33 (PDT)

“En el mundo ustedes tendrán que sufrir, pero, ¡sean valientes! Yo he vencido al mundo.”

2 Corintios 4:8-9 (PDT)

Por eso aunque tengamos toda clase de problemas, no estamos derrotados. Aunque tengamos muchas preocupaciones, no nos damos por vencidos. Aunque nos persigan, Dios no nos abandona. Aunque nos derriben, no nos destruyen.”

2 Corintios 5:1-5 (TLA)

“Bien sabemos que en este mundo vivimos como en una tienda de campaña, que un día será destruida. Pero en el cielo tenemos una casa permanente, construida por Dios y no por seres humanos.”

1 Pedro 5:10 (PDT)

“Pero Dios, quien los llamó para compartir su gloria eterna en Cristo, les mostrará todo su generoso amor. Sufrirán por un tiempo, pero después Dios los sanará, los fortalecerá, los apoyará y evitará que caigan.”

Apocalipsis 21:4 (TLA)

“Él secará sus lágrimas, y no morirán jamás. Tampoco volverán a llorar, ni a lamentarse, ni sentirán ningún dolor, porque lo que antes existía ha dejado de existir.”

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

 

Versículos bíblicos para dedicar en cumpleaños

Cualquier fecha es motivo para dedicar versículos bíblicos que edifiquen a alguien, pero sin duda, los cumpleaños son una ocasión aún más especial. Lo ideal en estas ocasiones es decir palabras que nazcan de lo más profundo de nuestro corazón y que expresen nuestro afecto hacia el agasajado. Sin embargo, también podemos aprovechar en infundir aliento y decir bendiciones. Éstos son algunos textos bíblicos para dedicarle a alguien por su onomástico:

Salmos 20:1, 4 (TLA)

“Que Dios te responda cuando te encuentres en aprietos; que el Dios de Israel te brinde su protección. Que Dios te conceda lo que pidas de todo corazón, y que haga realidad lo que pienses hacer.”

Salmos 37:4-6 (TLA)

Entrégale a Dios tu amor, y él te dará lo que más deseas. Pon tu vida en sus manos, confía plenamente en él, y él actuará en tu favor; así todos verán con claridad que tú eres justo y recto.”

Salmos 90:12 (RVR1960)

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.”

Salmos 91:11 (NTV)

“Dios mismo les dirá a sus ángeles que nos cuiden por todas partes.”

Proverbios 9:11 (DHH)

“Gracias a la sabiduría, vivirás mucho tiempo y aumentarán los años de tu vida.”

Jeremías 29:11 (NTV)

“Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.”

Lamentaciones 3:22-23 (NTV)

¡El fiel amor del Señor nunca se acaba! Sus misericordias jamás terminan. Grande es su fidelidad; sus misericordias son nuevas cada mañana.”

Sofonías 3:17-18 (DHH)

El Señor tu Dios está en medio de ti; ¡él es poderoso, y te salvará! El Señor estará contento de ti. Con su amor te dará nueva vida; en su alegría cantará como en día de fiesta.”

3 Juan 1:2 (NTV)

“Querido amigo, espero que te encuentres bien, y que estés tan saludable en cuerpo así como eres fuerte en espíritu.”

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos para los solteros

La Biblia es una colección de libros que cubren una amplia variedad de temas; y no es de sorprender que también incluya historias y versículos que hablen directamente a los solteros. Estos textos inspiran esperanza, fortaleza y además exhortan a las personas a mantener la mirada fija en Dios y esperar su voluntad en el tiempo adecuado.

Números 6:24-26 (DHH)

“Que el Señor te bendiga y te proteja; que el Señor te mire con agrado y te muestre su bondad; que el Señor te mire con amor y te conceda la paz.”

Proverbios 7 (TLA)

“Un día en que yo estaba mirando a través de la ventana, vi entre los muchachos imprudentes a uno más imprudente que otros. Llegó a la esquina, cruzó la calle, y lentamente se dirigió a la casa de esa mujer. Ya había caído la noche. El día llegaba a su fin. En ese preciso instante la mujer salió a su encuentro. Iba vestida como una prostituta, y no disimulaba sus intenciones. Llamaba mucho la atención; se veía que era una mujer incapaz de quedarse en casa. A esa clase de mujeres se las ve andar por las calles, o andar vagando por las plazas, o detenerse en cada esquina esperando a ver quién pasa. Cuando la mujer vio al joven, se le echó al cuello y lo besó, y abiertamente le propuso: «Puedo invitarte a comer de la carne ofrecida a mis dioses. Hoy les cumplí mis promesas, y estoy en paz con ellos. Por eso salí a tu encuentro; te buscaba, ¡y ya te encontré! Tengo tendida en la cama una colcha muy fina y colorida. Mi cama despide el aroma de los perfumes más excitantes. Ven conmigo; hagamos el amor hasta mañana. Mi esposo no está en casa, pues ha salido de viaje. Llenó de dinero sus bolsas, y no volverá hasta mediados del mes». Con tanta dulzura le habló, que lo hizo caer en sus redes. Y el joven se fue tras ella como va el buey al matadero; cayó en la trampa como un venado cuando le clavan la flecha; cayó como los pájaros, que vuelan contra la red sin saber que perderán la vida. Querido jovencito: obedéceme; pon atención a lo que te digo. No pienses en esa mujer, ni pierdas por ella la cabeza. Por culpa suya muchos han muerto; ¡sus víctimas son ya demasiadas! Todo el que entra en su casa va derecho a la tumba.”

Eclesiastés 3:1 (DHH)

“En este mundo todo tiene su hora; hay un momento para todo cuanto ocurre.”

Isaías 30:18 (TLA)

“Nuestro Dios ama la justicia y quiere demostrarles cuánto los ama. En verdad, Dios ama a los que confían en él, y desea mostrarles compasión.”

Isaías 40:31 (TLA)

“Pero los que confían en Dios siempre tendrán nuevas fuerzas. Podrán volar como las águilas, podrán caminar sin cansarse y correr sin fatigarse.”

Isaías 41:10 (NTV)

“No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.”

Isaías 55:8-9 (DHH)

“Porque mis ideas no son como las de ustedes, y mi manera de actuar no es como la suya. Así como el cielo está por encima de la tierra, así también mis ideas y mi manera de actuar están por encima de las de ustedes.» El Señor lo afirma.”

Jeremías 31:3 (NTV)

“Yo te he amado, pueblo mío, con un amor eterno. Con amor inagotable te acerqué a mí.”

Lamentaciones 3:25 (DHH)

“El Señor es bueno con los que en él confían, con los que a él recurren.”

Mateo 6:33 (TLA)

“Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten.”

1 Corintios 7:32-35 (TLA)

“Yo quisiera no verlos preocupados. Los solteros se preocupan de las cosas de Dios y de cómo agradarle. También las viudas y las solteras se preocupan por agradar a Dios en todo lo que hacen y piensan. En cambio, los casados se preocupan por las cosas de este mundo y por agradar a su propia esposa. También las casadas, lo mismo que las jóvenes comprometidas, se preocupan por las cosas de este mundo y por agradar a su propio esposo. Por eso tienen que pensar en distintas cosas a la vez. No les digo todo esto para complicarles la vida, sino para ayudarlos a vivir correctamente y para que amen a Dios por encima de todo.”

2 Corintios 6:14 (NTV)

“No se asocien íntimamente con los que son incrédulos. ¿Cómo puede la justicia asociarse con la maldad? ¿Cómo puede la luz vivir con las tinieblas?”

Hebreos 13:5 (NTV)

“No amen el dinero; estén contentos con lo que tienen, pues Dios ha dicho: «Nunca te fallaré. Jamás te abandonaré»”

Santiago 1:5 (TLA)

“Si alguno de ustedes no tiene sabiduría, pídasela a Dios. Él se la da a todos en abundancia, sin echarles nada en cara.”

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Este versículo bíblico se aplica para ti?

Muchos versículos bíblicos nos ofrecen consuelo, ánimo y esperanza cuando estamos pasando por momentos difíciles. Probablemente uno de los más famosos se encuentre en Filipenses 4:13 (RVR1960): “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” Este texto ha sido ampliamente utilizado para infundir fortaleza en tiempos de dolor; sin embargo, en algún punto se ha perdido el verdadero significado de sus palabras.

De acuerdo a lo que se puede analizar de la Biblia, Pablo estaba bajo arresto en el tiempo que escribió la carta a los filipenses. Aunque él admite no estar viviendo en escasez (Filipenses 4:11-12), los expertos historiadores afirman que las condiciones carcelarias en Roma en aquel tiempo eran precarias. Los castigos físicos eran una práctica común dentro del régimen penitenciario y los derechos de los reos era casi inexistente. Es en este ambiente en el cual Pablo escribe una carta “a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos” (1:1).

En la primera parte de su carta, Pablo no se queja de su situación, sino más bien habla de ellas como si fueran una bendición (1:12-14). En los textos siguientes, él presenta un informe sobre su estado y la de sus compañeros Epafrodito y Timoteo (2:19-29); y en los capítulos que siguen, expresa palabras de ánimo y exhortación a los filipenses. A partir del versículo 10 del capítulo 4, Pablo agradece las atenciones y regalos de los filipenses. Es allí donde afirma: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

Lo que Pablo reconoce durante toda su carta, es que sus proezas y las fuerzas que tiene para enfrentar las cosas no vienen de sí mismo sino de Dios. En ningún momento Pablo pide que ser librado de estas situaciones; de hecho, él asegura que los problemas de este mundo son insignificantes comparados con la alegría que representa conocer a Jesús cara a cara (3:7-11). Es así como tiene la seguridad de decir: “Cristo me da fuerzas para enfrentarme a toda clase de situaciones” (TLA).

Como hijos de Dios debemos concentrarnos más en las cosas que tienen valor eterno que en las situaciones pasajeras de la vida. Jesús no es un talismán de buena suerte, ni una máquina expendedora de la cual podemos obtener lo que queremos al depositar una moneda. En lugar de verlo como una ayuda extra, aprendamos a verlo como la fuente de nuestras fuerzas. Por nosotros mismos no podemos hacer nada. Somos insignificantes comparados a la gloria de Dios, pero si empezamos a depender y a vivir en Él, estaremos cumpliendo el propósito por el cual fuimos creados.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

3 frases que crees que están en la Biblia, pero no lo están

Muchas frases populares se han hecho parte de nuestro lenguaje con el paso de los años. Algunos de ellos hablan de Dios o tienen un mensaje cristiano; los cuales puede llevar a la confusión y hacer creer que son versículos bíblicos. Esta práctica errónea se ha hecho tan popular, que, de hecho, hay creyentes que citan estos dichos como si aparecieran en la Biblia. Es por ello que es importante aprender el origen de estos enunciados y leer la Biblia con mayor detenimiento. Esto hará que no caigamos en el error de etiquetar algo como “bíblico” o “no bíblico”:

Aunque no se sabe con certeza el origen de esta frase, los estudiosos creen que proviene de la época de la Antigua Grecia. Algunas palabras de este dicho han cambiado con el tiempo y la variación en los idiomas; sin embargo, la idea principal sigue siendo la misma. La persona a la que más se le ha atribuido esta frase es a Benjamín Franklin, pues él lo publicó en su almanaque de 1739.

Por una parte, esta frase puede implicar que Dios ayuda a quienes se ponen en acción y no se quedan de brazos cruzados. Pero por otra, la Biblia dice que Dios es refugio y amparo de quienes lo necesitan (Romanos 5:6, Isaías 25:4). Por lo cual, uno debe ser cuidadoso con el uso de esta expresión y fijarse en el contexto primero.

Esta frase pertenece a la primera estrofa de un himno de seis versos escrito por William Cowper en 1773. El himno se tituló Conflicto: Luz Brillando desde la Oscuridad, y estaba acompañado de Juan 13:7. Posteriormente, esta canción fue recopilada y publicada en el libro Onley Hymns, que fue co-escrita con John Henry Newton.

Si bien esta expresión se usa comúnmente para ofrecer consuelo en tiempos difíciles y ánimo para confiar en Dios; no aparece en ninguna parte de la Biblia de manera literal. Sin embargo, se podría implicar que Cowper se inspiró en Isaías 55:8-9 para escribir dicho himno: Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.” (RVR1960)

Esta expresión fue escrita por Agustín de Hipone (conocido también como San Agustín) en una de sus cartas. Él escribió “Cum dilectione hominum et odio vitiorum”, que significa “con amor a la humanidad y odio a los pecados”. Posteriormente, la frase evolucionó a “odiar al pecado y no al pecador” y aparece en la biografía de Mohandas Gandhi en 1929.

Pese a que este dicho puede servir como una manera de acentuar el amor de Dios, en ocasiones se toma como un permiso para seguir pecando.

Dios odia el pecado, pero Él es amor. Precisamente porque nos ama, envió a su Hijo para salvarnos y redimirnos de nuestros pecados (Juan 3:16-17). Ahora, esto se refiere a la relación que tenemos con nuestro Señor, pero ¿cómo podemos “amar al pecador y odiar el pecado”?

Judas 1:22–23 (NVI) establece una pauta para ello: Tengan compasión de los que dudan; a otros, sálvenlos arrebatándolos del fuego. Compadézcanse de los demás, pero tengan cuidado; aborrezcan hasta la ropa que haya sido contaminada por su cuerpo.” En estos versículos se nos dice claramente que debemos mostrar amor por los demás, pero que esa compasión debe llevarnos a confrontarlos con su pecado para que sean salvados del fuego eterno. Esto se logra mediante el compartir el mensaje de salvación de Dios y la oración. No obstante, en Judas también se nos advierte a tener cuidado “de no hacer el mismo mal que ellos hacen” (TLA).

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

9 versículos para antes de dormir

No todas las noches podemos dormir de inmediato. Algunos pasamos minutos (o a veces horas), tratando de conciliar el sueño, pero en ocasiones parece como si éste escapara de nosotros. Es en esos momentos donde debemos dejar nuestros problemas a Dios y pedirle que nos dé la paz necesaria. En la Biblia hay diferentes versículos que nos animan a descansar confiando en Dios y en sus promesas. Éstos son algunos de ellos:

Salmos 4:8 (TLA)

Cuando me acuesto, me duermo enseguida, porque sólo tú, mi Dios, me das tranquilidad.”

Salmos 3:5 (TLA)

“Yo me acuesto, y me duermo, y vuelvo a despertar, porque tú vigilas mi sueño.”

Salmos 56:3-4 (TLA)

Cuando siento miedo, confío en ti, mi Dios, y te alabo por tus promesas; Confío en ti, mi Dios, y ya no siento miedo. ¡Nadie podrá hacerme daño jamás!”

Salmos 62:5-7 (TLA)

“Sólo Dios me da tranquilidad; sólo él me da confianza. Sólo él me da su protección, sólo él puede salvarme; ¡jamás seré derrotado! Dios es mi salvador; Dios es mi motivo de orgullo; me protege y me llena de fuerza. ¡Dios es mi refugio!”

Salmos 116:7 (TLA)

Dios mío, tú has sido bueno conmigo; ya puedo dormir tranquilo.

Proverbios 3:21-24 (TLA)

Querido jovencito, aprende a tomar buenas decisiones y piensa bien lo que haces. Hacerlo así te dará vida y los demás te admirarán. Andarás por la vida sin problemas ni tropiezos. Cuando te acuestes, podrás dormir tranquilo
y sin preocupaciones.”

Isaías 26:3 (NTV)

“¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos!”

Isaías 41:10 (NTV)

“No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.”

Filipenses 4:6-7 (TLA)

“No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo.”

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Versículos para los jóvenes

Ser joven representa un desafío en esta época, pero aunque pase el tiempo, las enseñanzas de la Biblia pueden guiarnos en cualquier momento. En la Biblia hay diversas historias de cómo Dios usó a jóvenes para hacer grandes cosas por su generación, y de la misma manera que a ellos, Él aún puede hacer que los jóvenes sean de impacto.

Éstos son algunos versículos dedicados a la juventud:

Proverbios 20:29 (TLA)

El orgullo del joven es su fuerza; el del anciano, su experiencia.”

Eclesiastés 11:10 (NTV)

Así que dejen de preocuparse y mantengan un cuerpo sano; pero tengan presente que la juventud —con toda la vida por delante— no tiene sentido.”

1 Timoteo 4:12 (NTV)

“No permitas que nadie te subestime por ser joven. Sé un ejemplo para todos los creyentes en lo que dices, en la forma en que vives, en tu amor, tu fe y tu pureza.”

Salmos 71:4-5 (TLA)

Dios mío, tú eres mi esperanza; no permitas que yo caiga en poder de gente malvada y violenta. Desde que era joven puse mi confianza en ti.”

Lamentaciones 3:25-27 (DHH)

“El Señor es bueno con los que en él confían, con los que a él recurren. Es mejor esperar en silencio a que el Señor nos ayude. Es mejor que el hombre se someta desde su juventud.”

Proverbios 6:20 (TLA)

Querido jovencito, cumple al pie de la letra con los mandamientos de tu padre y con las enseñanzas de tu madre.”

Salmos 119:9 (NTV)

¿Cómo puede un joven mantenerse puro? Obedeciendo tu palabra.”

1 Pedro 5:5 (NTV)

Del mismo modo, ustedes los más jóvenes tienen que aceptar la autoridad de los ancianos; y todos vístanse con humildad en su trato los unos con los otros, porque «Dios se opone a los orgullosos pero da gracia a los humildes»”

Efesios 6:2-3 (TLA)

El primer mandamiento que va acompañado de una promesa es el siguiente: «Obedezcan y cuiden a su padre y a su madre. Así les irá bien, y podrán vivir muchos años en la tierra.»

Proverbios 23:22 (NTV)

Escucha a tu padre, que te dio la vida, y no desprecies a tu madre cuando sea anciana.”

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Versículos para dedicarle a mamá

Se acerca el Día de las Madres, pero en realidad, cualquier ocasión es ideal para dedicar palabras de amor hacia nuestras progenitoras. El sacrificio que hacen por nosotros es a diario, y no termina aún así estemos lejos de ellas. Una pequeña muestra de mostrar nuestro agradecimiento hacia ellas es dedicarles versículos que las animen, les recuerden lo especiales que son y lo mucho que significan para nosotros. Si estás buscando textos bíblicos para acompañar una tarjeta, un regalo, poema, discurso, o cualquier forma de expresión, entonces acompáñalos con estos pasajes:

Proverbios 31:29

“Mujeres buenas hay muchas, pero tú eres la mejor de todas.” (DHH)

1 Corintios 13:4-7

Tener amor es saber soportar; es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso, ni grosero, ni egoísta; es no enojarse ni guardar rencor; es no alegrarse de las injusticias, sino de la verdad. Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo.” (DHH)

Proverbios 31:30

“Los encantos son una mentira, la belleza no es más que ilusión, pero la mujer que honra al Señor es digna de alabanza.” (DHH)

Proverbios 11:16

“La mujer bondadosa gana respeto.” (TLA)

 1 Pedro 3:3-4

“La belleza no depende de las apariencias, sino de lo que hay en el corazón. Así que, sean ustedes personas tranquilas y amables. Esta belleza nunca desaparece, y es muy valiosa delante de Dios.” (TLA)

Proverbios 14:1

“La mujer sabia une a su familia.” (TLA)

Proverbios 31:10

“Mujer ejemplar no es fácil hallarla; ¡vale más que las piedras preciosas!” (TLA)

Proverbios 9:11

“Gracias a la sabiduría, vivirás mucho tiempo y aumentarán los años de tu vida.” (DHH)

Salmos 20:2-4

“Que Dios te conceda lo que pidas de todo corazón, y que haga realidad lo que pienses hacer.” (TLA)

Salmos 91:11

“Dios mismo les dirá a sus ángeles que nos cuiden por todas partes.” (TLA)

Sofonías 3:17

El Señor tu Dios está en medio de ti; ¡él es poderoso, y te salvará! El Señor estará contento de ti.  Con su amor te dará nueva vida; en su alegría cantará.” (DHH)

Números 6:24-26

Que el Señor te bendiga y te proteja; que el Señor te mire con agrado y te muestre su bondad; que el Señor te mire con amor y te conceda la paz.” (DHH)

Salmos 55:22

“Entrégale tus cargas al Señor, y él cuidará de ti; no permitirá que los justos tropiecen y caigan.” (NTV)

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Versículos para animar tu día

A todos nos gustaría despertar con mucha energía y ánimo cada mañana; no obstante, hay días en los que nos levantamos de mejor humor que otros. Nuestra actitud se refleja en nuestra vida diaria; por lo tanto, debemos mantener una conducta positiva en todo momento. La mejor manera de hacerlo es poniendo nuestra fe en aquel que tiene todo bajo control: Dios. Estos son algunos versículos de la Biblia que te animarán en cualquier momento:

Salmos 27:1

“Dios mío, tú eres mi luz y mi salvación; ¿de quién voy a tener miedo? Tú eres quien protege mi vida; ¡nadie me infunde temor!”

Salmos 28:7

“El Señor es mi fortaleza y mi escudo; confío en él con todo mi corazón. Me da su ayuda y mi corazón se llena de alegría; prorrumpo en canciones de acción de gracias.”

Salmos 42:5

“¡Pero no hay razón para que me inquiete! ¡No hay razón para que me preocupe! ¡Pondré mi confianza en Dios mi salvador! ¡Sólo a él alabaré!”

Salmos 46:1

“Nuestro Dios es como un castillo que nos brinda protección. Dios siempre nos ayuda cuando estamos en problemas.”

Proverbios 3:5

“Pon toda tu confianza en Dios y no en lo mucho que sabes.”

Isaías 40:31

“Pero los que confían en Dios siempre tendrán nuevas fuerzas. Podrán volar como las águilas, podrán caminar sin cansarse y correr sin fatigarse.”

Isaías 43:2

“Aunque tengas graves problemas, yo siempre estaré contigo; cruzarás ríos y no te ahogarás, caminarás en el fuego y no te quemarás.”

Isaías 41:10

“Por tanto, no tengan miedo, pues yo soy su Dios y estoy con ustedes. Mi mano victoriosa les dará fuerza y ayuda; mi mano victoriosa siempre les dará su apoyo.”

Juan 14:27

“Les doy la paz, mi propia paz, que no es como la paz que se desea en este mundo. No se preocupen ni tengan miedo por lo que pronto va a pasar.”

1 Pedro 5:7

“Así que pongan sus preocupaciones en las manos de Dios, pues él tiene cuidado de ustedes.”

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

20 textos bíblicos para vencer el temor

No permitas que el temor se convierta en un límite que te prive de las cosas que más disfrutas. Cuando estés atravesando una situación en la que sientas que el miedo quiera apoderarse de tu vida; acude a Dios y cree en sus promesas. En la Biblia, hay historias de personas que vencieron el temor con la ayuda de Dios; y éstos son algunos versículos que te ayudarán a lograrlo de la misma forma.

  1. Deuteronomio 31:6: “Sean fuertes y valientes. No teman ni se asusten ante esas naciones, pues el Señor su Dios siempre los acompañará; nunca los dejará ni los abandonará.”
  2. Deuteronomio 3:22: “No les tengas miedo, que el Señor tu Dios pelea por ti.”
  3. Josué 1:9: “Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas”
  4. Salmos 56:3:Cuando siento miedo, pongo en ti mi confianza.”
  5. Salmos 27:1:El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?”
  6. Salmos 118:6-7: “El Señor está conmigo, y no tengo miedo; ¿qué me puede hacer un simple mortal? El Señor está conmigo, él es mi ayuda; ¡ya veré por los suelos a los que me odian!”
  7. Salmos 34:4: “Busqué al Señor, y él me respondió; me libró de todos mis temores.”
  8. Proverbios 29:25: “Temer a los hombres resulta una trampa, pero el que confía en el Señor sale bien librado.”
  9. Isaías 12:2: “¡Dios es mi salvación! Confiaré en él y no temeré. El Señor es mi fuerza, el Señor es mi canción; ¡él es mi salvación!”
  10. Isaías 35:4: “Digan a los de corazón temeroso: «Sean fuertes, no tengan miedo. Su Dios vendrá, vendrá con venganza; con retribución divina vendrá a salvarlos»”
  11. Isaías 41:10: “Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.”
  12. Isaías 41:13: “Porque yo soy el Señor, tu Dios, que sostiene tu mano derecha; yo soy quien te dice: “No temas, yo te ayudaré”.”
  13. Marcos 5:36: “Sin hacer caso de la noticia, Jesús le dijo al jefe de la sinagoga: ―No tengas miedo; cree nada más.”
  14. Juan 14:27: “La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.”
  15. Romanos 8:38-39: “Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.”
  16. Romanos 8:15: “Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡Abba! ¡Padre!»”
  17. Filipenses 4:6-7:No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.”
  18. 2 Timoteo 1:7: “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.”
  19. Hebreos 13:6:Así que podemos decir con toda confianza: «El Señor es quien me ayuda; no temeré. ¿Qué me puede hacer un simple mortal?»”
  20. 1 Juan 4:17-18:Ese amor se manifiesta plenamente  entre nosotros para que en el día del juicio comparezcamos con toda confianza, porque en este mundo hemos vivido como vivió Jesús. En el amor no hay temor, sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor.”

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo memorizar textos bíblicos?

La existencia de muchas herramientas tecnológicas ha hecho que dejemos de utilizar nuestra memoria y confiemos la recolección de información a nuestros dispositivos. Hoy en día, casi nadie podría recitar de memoria los números de celular de su agenda, pues todos esos datos se encuentran disponibles en nuestros teléfonos móviles. Sin embargo, no podemos hacer lo mismo cuando se trata de la Biblia. En Josué 1:8, dice: “Estudia constantemente este libro de instrucción. Medita en él de día y de noche para asegurarte de obedecer todo lo que allí está escrito. Solamente entonces prosperarás y te irá bien en todo lo que hagas.” Cuando uno tiene la Palabra de Dios presente en su mente y corazón, le es mucho más fácil hacer el bien e ignorar el mal. Es por ello que debemos memorizar versículos bíblicos. Aún si no eres bueno haciéndolo, estos tips te ayudarán:

1. Elige un versículo que tenga significado para ti:

No se trata de memorizar sin razón. Los versículos bíblicos que quieras guardar en tu mente deben ser los que sientas que te hablan a nivel personal; de esta manera, te será más fácil recordar. Para comenzar, elige uno que sea corto y esté en alguna versión que utilice un lenguaje sencillo.

2. Utiliza la mejor herramienta:

Hay muchas clasificaciones para las distintas formas de aprendes de una persona. Las más comunes son: visual, auditivo y kinestésico. Al saber cuál de éstas es la que más te funciona, te será más fácil memorizar un versículo.

  • Aprendizaje visual: Si eres de los que recuerda con rapidez los gráficos o texto, entonces eres una persona visual. Para memorizar versículos puedes escribirlos y colocarlo en lugares que frecuentes en tu casa o lugar de trabajo, ¡también puedes aprovechar la ocasión y decorar los espacios con textos bíblicos!
  • Aprendizaje auditivo: Si tienes facilidad para recordar letras de canciones, o no olvidas las conversaciones que tuviste; entonces eres una persona auditiva. Cuando memorices un versículo, agrégale la melodía de tu canción preferida y practica cada vez que puedas.
  • Aprendizaje kinestésico: Si para aprender necesitas tocar o sentir algo, entonces eres una persona kinestésica. Para que recuerdes mejor un versículo bíblico, añade movimientos corporales simples que te ayuden a conectar una palabra con un gesto. De esta manera podrás recordar con mayor comodidad.
3. Practica con frecuencia:

Memorizar versículos bíblicos, al igual que cualquier otro aprendizaje, requiere práctica y constancia. Ve un paso a la vez y memoriza el texto de poco a poco. Verás que si practicas con regularidad, en poco tiempo lograrás repetir de memoria muchos otros textos.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend