tranquilidad | CVCLAVOZ

All posts in “tranquilidad”

7 maneras de relajarte cuando estás estresado

Un poco de estrés nos ayuda a ser responsables y cumplir con nuestras obligaciones; pero, mucho estrés nos deja profundas secuelas emocionales y físicas. Es importante aprender a equilibrar todos los aspectos de nuestra vida y no dejar que ninguno se vaya al extremo; es por ello que debemos controlar el estrés antes que él nos controle. Éstas son algunas maneras rápidas con las que puedes relajarte:

1. Toma un baño de agua caliente:

Muchos estudios científicos han demostrado que tomar un baño de agua caliente tiene beneficios para la salud, pues, ayuda a la circulación sanguínea, relaja los músculos y el sistema nervioso, reduce el nivel de azúcar en la sangre, fomenta el balance de las hormonas, además, ayuda a la regeneración de las células de la piel. Ya sea en la ducha o en la bañera, el agua caliente es una forma rápida de relajar tu cuerpo y disminuir el estrés.

2. Camina:

Los médicos recomiendan mantener el cuerpo en constante movimiento y no llevar una vida sedentaria. Aunque no parezca, esto puede ser un gran remedio anti estrés. Cuando quieras despejar tu mente y alejarte de tus preocupaciones, sal a caminar a algún lugar que te parezca tranquilo y donde puedas disfrutar el ambiente. Recuerda que ese paseo no es para que te concentres más en tus problemas, sino para que te relajes y te concentres en cosas positivas.

3. Desconéctate de la tecnología:

El sonido de las notificaciones, o la ausencia de ellas, puede añadir más estrés a tu vida. No dejes que la tecnología se convierta en una carga más; separa un tiempo para disfrutar de alguna otra actividad que no incluya aparatos electrónicos y verás la diferencia. También puedes dedicar esos momentos para culminar alguna otra tarea que dejaste pendiente, o simplemente para tomar una siesta corta.

4. Canta y baila:

No importa si tienes una voz prodigiosa, o si cuando cantas todos huyen; lo importante es cantar. La música tiene un efecto casi instantáneo porque puede cambiar tu sentido del humor en cuanto comienzas a cantar. Si a esto le añades los beneficios del baile, comprobarás cómo tus preocupaciones se sienten más ligeras. Si sabes tocar algún instrumento musical, no desaproveches tu talento y ponlo en práctica. ¡La música es un regalo y debemos aprovecharla!

5. Lee:

La lectura disminuye el estrés. Algunas personas se quedan dormidas cuando leen, pero este hecho -además de ser una señal de falta de práctica en lectura- es un signo de relajación. La lectura hace que uno se interne en un estado de tranquilidad y se enfoque en el tema sobre el cual está leyendo; por lo cual, es una cura rápida para la preocupación. Un excelente libro que te ayudará en cualquier momento es la Biblia, allí encontrarás textos como éste: Perdida ya toda esperanza, llamé a mi Dios, y él me respondió; ¡me liberó de la angustia! Dios está conmigo: no tengo miedo. Nadie puede hacerme daño.” (Salmos 118:5-6 TLA).

6. Pasa tiempo con tus amigos:

No tengas miedo de confiar tus preocupaciones a alguien. Los verdaderos amigos estarán allí para entenderte, y si no les dices qué te ocurre, no hay manera de que ellos lo sepan. Cuando necesites alejar el estrés de tu vida, reúnete con tus amigos y pasa tiempo de calidad con ellos. Si por motivos de tiempo es difícil que te encuentres con ellos, siempre puedes confiar con Dios. Él es el amigo más fiel que puede existir, y además, está interesado por ti.

7. Practica tu pasatiempo preferido:

Si tienes un pasatiempo, entonces dedica un tiempo para hacerlo. Si hay algo que te gustaría hacer pero que no te atreves, entonces ahora es el mejor momento. Reemplaza tus preocupaciones con alguna actividad que mantenga tu mente centrada en otra cosa. Recuerda que tu actitud influye mucho en los resultados que obtengas. Si estás predispuesto a lo malo, entonces eso es lo que ocurrirá; pero, si te concentras en lo bueno, verás que hay más razones por las cuales estar felices que por las que estresarse.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

 

Descansa y confía en Él

“Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado“. Marcos 4:35

Parecía un día normal cuando Jesús y sus discípulos entraron en la barca para pasar al otro lado del lago. Todo indicaba que el viaje emprendido sería tranquilo, en paz y armonía;  pero de repente se desata una tempestad de viento en el lago, donde la vida de los discípulos peligraba, corría riesgo. En su desesperación ellos buscaron a Jesús, quién descansaba en ese momento.

Creo que todos los que hemos recibido a Jesús en nuestro corazón,  y lo tenemos presente en nuestras vidas, estamos en un viaje con Él. Posiblemente tu viaje se encuentra en una situación de desesperación, al igual que el de los discípulos, donde las tormentas de la vida quieren destruir tus esperanzas y fe.

Sea cual sea tu situación o por lo que estés pasando, te ánimo y aliento a que te quedes tranquilo y en reposo al igual que Jesús.  Él descansó en medio de la tormenta porque sabía que Su Padre no lo abandonaría, sabía que en sus manos estaría seguro y que no sucedería nada que no estuviera en la voluntad de su Padre. ¡Qué importante es creer y confiar!, ¿verdad? No tomes la actitud de los discípulos, quienes teniendo a Jesús a lado de ellos se desesperaron frente a una tempestad.

No olvides que en este viaje estás bien acompañado (a), que el Señor mismo es el que va delante de ti y que nunca te dejará ni te desamparará. No temas ni te desesperes frente a esa situación. ¿Acaso hay algo imposible para Dios? Definitivamente nada es imposible para Él.

“Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza.” Isaías 50:15

“Quédate quieto en la presencia del Señor, y espera con paciencia a que él actúe…” Salmo 37:7 (NTV)

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7

Pasarás al otro lado de ese problema porque Jesús te lo prometió. Les dijo: “Pasemos al otro lado” Sólo tienes que depositar toda tu confianza en el Señor en oración y súplica. Dios cuidará de ti mientras tú descansas en Él.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Disfruta el viaje

Cuentan que el pastor Wilbur Chapman tenía que hacer un largo viaje, de un extremo a otro de Estados Unidos. Un banquero miembro de su iglesia fue a visitarle y le extendió un papel que dejó sobre su mesa. Al mirarlo, el pastor vio que era un cheque firmado, sin anotar cantidad.

           – ¿Quiere usted decir que me está dando un cheque en blanco para que ponga la cifra que quiero?

          – Exactamente – dijo el banquero- No sé cuánto dinero va a usted necesitar y deseo que en ningún momento se encuentre falto de fondos.

Más tarde, el pastor Chapman comentaba:

        – Me daba un sentimiento de seguridad y felicidad saber que tenía cubiertas todas mis necesidades, fuesen cuales fuesen.

Eso es lo que sucede con quienes confiamos en Dios, tenemos un cheque en blanco que Él nos proporcionó y que asegura que suplirá todo lo que nos haga falta.

“Y este mismo Dios quien me cuida suplirá todo lo que necesiten, de las gloriosas riquezas que nos ha dado por medio de Cristo Jesús”. Filipenses 4:19 (NTV)

¿Por qué vivir preocupado? Que nada te quite el sueño, Dios ya tiene todo cubierto para este tu viaje llamado vida, y no sólo en el área económica, sino en todas; Dios no te fallará ni te desamparará, Él es Fiel.

“Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré” Hebreos 13:5 (NTV)

Que este viaje que emprendes por la vida, no sea una odisea llena de temores, dudas y sufrimiento, relájate y disfruta de esta maravillosa travesía.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Necesito paz!

Había una vez un Rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos artistas intentaron.

El Rey observó y admiró todas las pinturas, pero solamente hubieron dos que a él realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban unas placidas montañas que lo rodeaban. Sobre éstas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos los que miraron esta pintura pensaron que ésta reflejaba la paz perfecta.

La segunda pintura también tenía montañas. Pero éstas eran escabrosas y descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. Todo esto no se revelaba lo pacífico en lo más mínimo.

Pero cuando el Rey observó cuidadosamente, miró tras la cascada un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este se encontraba un nido. Allí, en medio del rugir de la violenta caída de agua, estaba sentado plácidamente un pajarito en medio de su nido…

La definición de paz que encontramos en el diccionario es ausencia de conflictos y guerras pero entendemos que la paz, según la biblia, es un fruto del Espíritu Santo que nos permite vivir en confianza y esperanzados de que a pesar de las dificultades todo estará bien. Al igual que está ilustración, el Señor nos enseña que de Él proviene una paz que es diferente a la que el mundo nos quiere hacer entender. En un cuadro de tenebrosidad y tormentas podemos visualizar una diferencia. Juan 14:27 dice “La paz os dejo, mi paz os doy. No como el mundo la da, yo os la doy. Que no se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.” (RV1960)

La paz que nos da incluye salud y bienestar espiritual, junto con la evidencia de que se está en buena relación con Dios. No hay desbordes de ansiedad y angustia, porque hemos aprendido a dejar nuestras circunstancias en las manos del Señor. Esta paz nos ayuda a reconocer que no estamos solos, que Él suplirá todo lo que nos falte, que el Señor es el Todopoderoso y quien tiene control sobre nuestras situaciones. Nos hace confiar decididamente en Dios de tal manera que descansamos en Él en medio de las tormentas de la vida.

Juan 16:33 nos  enseña  “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (RV1960)

El Rey escogió la segunda pintura. ¿Sabes por qué?  Porque paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que a pesar de estar en medio de estas cosas permanecemos calmados dentro de nuestro corazón y con la mirada puesta en Jesús.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No estoy llorando…

Todos sabemos que la risa es la mejor de las terapias, pero lo que no se suele decir es que llorar también es bueno y saludable. Sin embargo al llanto, generalmente se le asigna una connotación negativa por parte de la sociedad, a pesar de que es algo tan natural como la risa e igual de necesario.

Desde que son pequeños se les enseña a los hombres que llorar es una muestra de “debilidad”, y más aun cuando asumen un liderazgo, ya sea en el trabajo, en el hogar u otras áreas. Siempre se quiere dar una apariencia de fortaleza frente a los demás, pero no se dan cuenta que la apariencia solo te ahoga por dentro.

Por esto tal vez te sorprenda el consejo que voy a darte en éstos momentos, pero ¡te animo a llorar!

“Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.” Mateo 5:4

Dios conoce exactamente lo que sientes, por lo cual ya no es necesario fingir, dando la imagen de que nada sucede. Recuerda que son bendecidos los que lloran porque recibirán consuelo, así que ponte de rodillas y habla con Dios porque delante de Él no tienes nada que ocultar.

Claman los justos, y Jehová oye, Y los libra de todas sus angustias. Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu. Salmos 34:17-18

La Biblia dice que Dios está cerca de los quebrantados, de los que lloran, de aquellos que tienen dolor, por tanto no dudes más y ¡clama! Solo Él puede librarte de todas tus angustias.

Recuerda que el estrés, la tristeza, el dolor psíquico y físico, la alegría, los nervios, la angustia, la emoción, son sentimientos que podemos traducir en lágrimas. Cuando lo hacemos nos sentimos mucho mejor, pero si ahogamos el llanto sólo logramos aumentar la presión y el desequilibrio interior.

Además no olvides que llorar es una buena terapia para la salud, nos hace liberar adrenalina, una hormona que segregamos en situaciones de estrés, y noradrenalina, que actúa como neurotransmisor y tiene un efecto contrario al de la adrenalina. Cuando lloramos, eliminamos estas hormonas, lo que produce una sensación de desahogo y tranquilidad. Un ejemplo de esto es que, después de llorar, tanto niños como mayores se quedan dormidos.

Dios enjugará las lágrimas de los ojos de ellos, y ya no habrá muerte, ni más llanto, ni lamento ni dolor; porque las primeras cosas habrán dejado de existir. Apocalipsis 21:4

En el cielo es donde ya no habrá más llanto ¡Hoy puedes darte permiso para llorar.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Paz interior

Muchos buscamos tener paz en medio de los problemas cuando en realidad, la paz está al alcance de todos y en todo momento.

Las tres maneras en que uno puede hallar la paz que sólo Dios da son: pensar correctamente, actuar honestamente y vivir rectamente. Dios nos dio pautas para saber actuar y poder luchar y combatir contra cualquier cosa que nos quiera quitar la paz interior y que además nos permita  salir victoriosos de toda prueba.

Tal vez la gente pensaría que uno no tiene problemas o que no le interesa lo que ocurre a su alrededor porque lo ven con una sonrisa, cuando en realidad es la paz de Dios la que hace que tengamos tranquilidad y confianza de que todo está en su control.

Pablo decía que paz no es la ausencia de problemas si no la presencia de Dios en nuestros problemas. Esto es algo muy cierto pues si tenemos esa fe y seguridad de que nada podrá destruirnos y que somos hijos de Dios, nada quitará esa sonrisa que Él puso en nosotros.

La Palabra de Dios nos dice “Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” Romanos 5:1 (RVR 1960)

La conciencia es un arma muy poderosa que Dios usa para que nosotros tengamos esa intranquilidad, cuando hacemos algo malo no podemos conciliar el sueño ni disfrutar los buenos momentos porque hay algo que nos atormenta. Lamentablemente hay muchas personas que ya no tienen esa conciencia y no sienten nada de remordimiento por lo que hacen, esto produce el endurecimiento del corazón. “Y por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres” Hechos 24:16 (RVR 1960) No esperes llegar a ese estado.

Toma conciencia de todo lo malo que has hecho, ponte a cuentas con Dios y permite que en tus problemas se haga presente la paz.Dios estará contigo dándote la salida la respuesta y la tranquilidad que tu alma necesita.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Atemorizado

De un tiempo a esta parte hemos estado siendo testigos de muchas tragedias, muertes, accidentes, cosas que hacen que vivamos atemorizados de que nuestra vida o la de nuestros seres queridos estén en peligro.

El temor no es un sentimiento malo, pero debemos saber tratar con él, no debemos permitir que nos someta y se apodere de nuestras vidas y de nuestra tranquilidad.

El vivir susceptibles a que nos suceda algo malo hace que no podamos vivir plenamente y que no podamos desenvolvernos en  nuestras actividades.

Debemos comenzar a dominar ese temor que desde temprano nos inquieta y hace que dudemos de que tengamos ángeles en nuestro entorno.

Dios nos guarda y nos dice claramente en su palabra: “Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal. “ 2 Tesalonicenses 3:3

Sé valiente y no temas más a lo que te pueda hacer el hombre, a las malas noticias, porque mayor es el que está contigo que el que está en el mundo.

Es de valientes saber lidiar con el miedo y no permitir que nos quite la paz y la seguridad de que Dios está con nosotros.

Desde hoy repite:” Por lo cual no resbalará jamás; En memoria eterna será el justo. No tendrá temor de malas noticias; Su corazón está firme, confiado en Jehová.  Asegurado está su corazón; no temerá, hasta que vea en sus enemigos su deseo.” Salmos 112:6-8 (RV-1960)

Dios está contigo, no temas.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tanto ruido

Este no es un artículo poético ni melancólico. Es una protesta formal y pública.

“El ruido no es una molestia menor. Es uno de los peligros para la salud más subestimados de esta época; es humo de segunda mano para nuestros oídos.” (A. J. Jacobs). Sin embargo, a diferencia de la firmeza con que se ha proscrito el humo de los cigarrillos en lugares públicos abiertos y cerrados, el ruido sigue siendo una suerte de tierra de nadie donde la agresión acústica (vehículos con tubo de escape libre, móviles con parlantes a todo volumen anunciando ofertas comerciales o eventos masivos, música destemplada y televisores estridentes) sigue impune.

Hay ruidos inevitables en la ciudad. La locomoción colectiva, las obras de construcción, ambulancias y patrulleros policiales forman parte de la vida cotidiana. Pero hay ruidos agresivos que son libremente perpetrados por particulares que no tienen consideración alguna con los demás, sean personas que yacen enfermas, niños y gente mayor que duerme la siesta y todos aquellos que ya tienen una sobrecarga de ruidos más que suficiente como para que encima sean torturados gratuitamente por los terroristas acústicos.

Sorprende que en ciudades como la que vivo, pujante y moderna, que ha realizado obras de infraestructura y que ha avanzado proyectos que dan cuenta de un desarrollado sentido social y cultural, se permita aún esta suma de ruidos absolutamente innecesarios. Es posible que quienes transitan por la calle con motocicletas o automóviles con el tubo de escape libre padezcan una ramplona debilidad social, una obsesión narcisista que ven satisfecha destrozando tímpanos y contaminando la vida de los demás. O que los comercios que disponen de vehículos con parlantes a todo volumen para gritar sus magníficas ofertas no hayan descubierto aún los diversos y fructíferos caminos de una publicidad más inteligente. Pero alguien debería hacer algo.

Resulta en verdad difícil comprender cómo los agentes públicos responsables de regular la conducta social no hayan resuelto hacer cumplir la ley – tan ejemplarmente como en el uso del casco o del cinturón de seguridad – a los “artistas” del escape libre o a las empresas que anuncian con cajas destempladas sus ofertas y eventos turbando la frágil tranquilidad de la gente.

Tal vez, con tanto ruido, no oyen…

¿Es negocio obtener ganancias rápidas ?

Pretender obtener ganancias rápidas de un negocio es un pensamiento “normal”. Pero, en el ámbito del comercio, bien sea de un servicio o de un producto específico, jamás se puede olvidar que un trato hecho dentro de la honestidad y la corrección, es un valor agregado y quizás uno de los más importantes en el largo plazo.

Usted volverá a hacer tratos con aquel que ha sido correcto con usted. Nadie gusta de ser engañado. De forma paradójica, quienes más se irritan al ser timados, son aquellos que se consideran especialistas en el teatro de la deshonestidad.

Se habla mucho de “aquellos tiempos” en que solo la palabra valía para cerrar un trato. Debe seguir siendo así. Timar, engañar, no cumplir lo pactado, afecta su imagen en el futuro.

Hay varios casos renombrados de personas que arruinaron su imagen engañando al público, entre ellos:
Un maratonista en 1904 durante los Juegos Olímpicos, que corrió más de la mitad de la prueba en un automóvil y de repente apareció en el momento estratégico para ganarla.

El “ganador” de varios Toures de Francia, en los cuales participó bajo el efecto del doping. Vendiendo además una historia de dolor y sacrificio, ya que de manera coincidencial, en esa época, el experimentaba cáncer en los testículos. Este deportista pensó que jamás iba a ser descubierto. Cuando la verdad sale a relucir, pidió excusas públicas, su mayor vergüenza, dicho por el mismo: haber perdido la credibilidad de su familia.

Dos artistas, que en su espectáculo, jamás cantaron, hacían doblaje, llegaron a recibir un premio Grammy.

En negocios, todos los esquemas que han prometido “muchas ganancias a corto plazo”, tarde o temprano han sido descubiertos.
El engaño no es duradero, por más que parezca. El “engaño” es justamente eso y cuando se desvanece en esencia no queda nada.

¿Por qué vale la pena ser correcto? Ante todo por la tranquilidad personal. Por la paz diaria. Por salud mental. Por respeto a los demás. Por cumplir una de las reglas de oro tanto de los negocios como de la vida: “No hacer al otro lo que NO quiero que me hagan a mí”.

Ser correcto es pensar en el mañana. Es tener muy clara la relación causa-consecuencia que existe en todos los eventos de la vida.
En negocios es definitivo y crucial ser honesto, es la siembra que se hace para recibir la cosecha más adelante; y sobre todo porque todo sale a la luz… Lucas 8:17.

Send this to a friend