Hace días en mi habitación, vino a mi mente el recuerdo de aquella tarde donde estaba disfrutando un partido de baloncesto en la televisión, cuando mi hija mayor me dice: “Papi, el hijo menor del pastor Rick Warren se suicidó”.  Puede oír de sus labios la noticia a lo lejos mientras continuaba observaba la intensidad del juego, pero fue justo cuando ella dice su célebre expresión: “¿Papi, me escuchaste?”.  Justo en ese momento reaccioné compungido y asombrado del pesar familiar que los Warren enfrentaban.   En ese instante la miré y le dije “estoy muy apenado y debemos pedirle a nuestro Dios que consuele a toda la familia Warren que sufre este dolor” .

Aun tengo el recuerdo muy presente del momento.  Una avalancha de preguntas que toda niña de su edad puede realizar: ¿Pero por qué se suicidó? ¿Era hijo de un pastor, cierto? ¿Ahora se va al infierno? ¿Lo puede perdonar Dios por esa decisión? ¿Por qué se quitó la vida? Ante la abrumadora ola de inquietudes, intentaba procesarlas y a la misma vez pensar en las respuestas que mis hijas necesitaban escuchar.  Antes de abrir mi boca para comenzar a explicar lo que pudo suceder en la vida del hijo menor del predicador Warren, ya tenía ante mi nuevas inquietudes que tenía que procesar muy bien antes de responderlas.

Entre las nuevas cuestiones se hallaron algunas como: ¿Sansón también se suicidó, verdad? ¿Es un suicidio lo que Jesús hizo? ¿Amanda Todd, la chica de Canadá, no será recibida en el cielo? ¿A dónde van todos los niños y niñas que se matan por la doctrina de su religión ?  Unas cuantas preguntas, y el Rafa sin saber por dónde comenzar las respuestas.  De manera inesperada vino a mi mente la inspiradora  respuesta para mis hijas… ¡No se cansen de vivir!

Tanto la muerte de  Matthew Warren, el hijo menor de Rick & su esposa Kay (causada por una enfermedad mental), el suicidio asistido de Brittany Maynard, la desaparición de los 43 estudiantes mexicanos  y el doble asesinato de las hermanas hondureñas María José , y su hermana Sofía Trinidad  son sucesos sociales muy dolorosos  y difícil de explicar las razones para que sucedan.

Te interesa:  ¡Tanto Más que Darnos que Nosotros Qué Pedirle…!!!

Todavía recuerdo aquellos días en Puerto Rico donde mis abuelos maternos, tuvieron que enfrentar el suicidio de sus dos hijos en un tiempo relativamente corte.  Yo, estuve en la casa de mis abuelos en esos días cuando encontramos los cadáveres de ambos tíos, uno en su habitación y el otro en el sofá del hogar.  Fue impactante todo el proceso que trajo la decisión mortal de ellos.  Verlos sin vidas y tirados sin oportunidad de volver a escucharlos fue traumático para todos.  Las preguntas iban y venían.  ¿Qué paso aquí?  ¿Por qué  hicieron esto?  ¿Se merecían un final así?

A veces pienso en mi papá Carlos, quien fue el responsable de expresar un mensaje pastoral para consolar a todos los familiares presentes en la funeraria y en cementerio.  Tuvo que ser muy difícil encontrar el contenido apropiado para consolar a los padres, hermanos, hijos, sobrinos y conocidos de los difuntos.  Años han pasado desde la muerte de mis abuelos, y todavía es complicado hablar del tema entre los familiares durante días festivos.

Llegar a ser parte de El Antivirus, me ha permitido escuchar historias muy desgarradoras y dolorosas de los oyentes que sintonizan a CVCLAVOZ.   Son acontecimientos demoledores que estremecen hasta lo más profundo de mi ser.  En ocasiones he dicho, “Señor mi Dios ayúdame a no quedarme de brazos cruzados.  Dame la palabra necesaria para ayudar a otros que puedan estar pensando en terminar sus días en la tierra o rendirse y vivir sin esperanza. Que puedan encontrar en Ti la plenitud de sus vidas”.

Encuentra tu auxilio en Jesucristo cuando no tengas fuerzas para seguir.  Deleitate en su Presencia.  El dijo “Ustedes viven siempre angustiados y preocupados. Vengan a mí, y yo los haré descansar”. (Mateo 11:28 NTV)   Por favor… !No te canses de vivir!

¡Lo mejor de la vida para ti y los tuyos!

 

ARTICULOS RELACIONADOS

4 Comentarios

  1. Que hermosa y fresca palabra Rafa! muchas gracias por compartirla con nosotros Sí, muchas veces se hace difícil el camino pero qué lindo es levantar nuestra mirada a Dios y sentir sus suaves y tiernos brazos llevarnos hacia Él Refugio y roca de Salvación.
    Gracias CVC La Voz porque con los devocionales, programas, show’s, blog’s y todo el contenido que nos comparten nos ayudan a estar más cerca del Dador de la Vida eterna.

  2. Amén. Dios es nuestro refugio en medio de las cosas malas.

  3. Cuando todo podemos pensar que ya no se puede mas, Dios esta ahí y si confiamos en Él, ÉL nos da la fortalezas, Gracias Rafita, tus artículos son bendición!!!

  4. Hermosa reflexión…… y pensamientos pensantes…. pero no sabemos hasta donde la misericordia de Dios llega …. que difíciles preguntas para encontrar una respuesta.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.