En el espacio que me asignaron para presentar Ni Más Ni Menos aquí en CVCLAVOZ, en uno de los shows, hablé acerca de las relaciones entre hermanos o hermanas. Es un tema que da para escribir un libro en realidad, pero voy a ser breve.

Casi siempre surgen rivalidades. Las razones por las cuales surgen son diversas. Algunos por tener exacerbado el espíritu de competitividad. En otros, simplemente por la dificultad de aceptar a su pariente con las diferencias de temperamento, carácter, disciplina, organización y tantas otras cosas en las que pueden diferir.

Sin embargo, le dije a las personas que escuchaban el programa y hoy se lo digo a quienes lo leen, que por lo general, las rivalidades no duran de por vida. Y puse el ejemplo mío con mi hermana, la que viene antes que yo. Solíamos pelearnos y mamá nos castigaba a ambas porque no estaba segura de quién decía la verdad. Pero lo cierto es que hoy día nos llevamos muy bien. Somos muy cercanas y nos agrada estar juntas.

Se de casos cuyas rivalidades han permanecido, tal vez porque se han guardado rencores y porque han cometido errores que no han conversado para disculparse y para enmendar la situación.

Pienso que las rivalidades entre hermanos o hermanas es terriblemente lamentable. Siento que no deben existir. Todos somos diferentes y debemos aprender a querernos tal cual somos. El problema es que la mayoría, queremos que los demás sean como nosotros queremos que sean. Sucede que para algunos se hace insoportable convivir con las maneras de ser de otros. Es comprensible a veces, pero si se hablara con amor, pudiera ser que no existieran los roces.

Te interesa:  Persevera

También hablé del caso de un hermano con una hermana o varias hermanas. En ese caso no surgen casi rivalidades. Si el chico es menor, por lo general las hermanas le enseñarán normas de etiqueta, cortesía y caballerosidad para con las mujeres. En el caso de una hermana con un hermano, o varios hermanos, casi siempre suelen ser mujeres que han aprendido a ser rudas, fuertes, porque los hermanos les han enseñado eso ¡y a defenderse apropiadamente de cualquier rufián! Pero tampoco se ve mucha rivalidad en ellos.

Cuéntame cómo te llevas tu con tus hermanas o hermanos. Escríbeme a [email protected] y cuéntame. Se me hace muy interesante saber los diferentes puntos de vista.

Dios te bendiga.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.