Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos
Lo que hacemos las primeras horas de la mañana y la actitud que tenemos durante ese tiempo tiene un impacto profundo en el día. Es por esta razón que debemos de empezar con una rutina que nos conecte con Dios y nos recuerde la verdad de la Biblia.

Después de tener un tiempo de devocional con Dios, es importante recordar frases bíblicas que nos ayuden a comenzar bien el día y a recordar las promesas que Él tiene para nosotros. Con el paso de las horas y la rutina que tenemos, es probable que olvidemos lo que dice la Biblia, y por ello debemos meditar siempre en ella y fijar nuestros pensamientos en las cosas de Dios.

Frases bíblicas que debes decir al comenzar tu día

1. El Señor es mi luz y mi salvación, no tengo por qué temer

El Señor es mi luz y mi salvación, entonces ¿por qué habría de temer? El Señor es mi fortaleza y me protege del peligro, entonces ¿por qué habría de temblar?

Salmos 27:1 (NTV)

Nuestros planes para el día pueden cambiar debido a circunstancias inesperadas, pero la Biblia nos recuerda que si confiamos en Dios, no tenemos por qué temer a lo que sucede.

Este pensamiento debe estar siempre en nuestra mente porque de ese modo acudiremos a Dios en todo momento y sabremos actuar con sabiduría en cada momento.

2. ¡El fiel amor del Señor nunca se acaba!

¡El fiel amor del Señor nunca se acaba! Sus misericordias jamás terminan. Grande es su fidelidad; sus misericordias son nuevas cada mañana.

Lamentaciones 3:22-23 (NTV)

No somos perfectos, pecamos a diario y por eso siempre debemos pedir perdón y arrepentirnos de las cosas malas que hacemos. Y no importa cuánto mal hagamos, el amor de Dios no se termina jamás, y podemos contar con su misericordia y gracia para recibir perdón.

Esta gracia no significa un permiso para pecar sin sufrir consecuencias, sino que es un regalo que recibimos gracias al sacrificio de Jesús.

3. Jesús me da una paz que no es como la de este mundo

Les doy la paz, mi propia paz, que no es como la paz que se desea en este mundo. No se preocupen ni tengan miedo por lo que pronto va a pasar.

Juan 14:27 (TLA)

Cada mañana debemos mostrar gratitud porque tenemos vida y porque tenemos una paz que proviene de Jesús y que nadie más la puede dar. Su paz nos da la tranquilidad que necesitamos cuando pensamos que los problemas son demasiado grandes. Es esa clase de paz que nos brinda esperanza y nos recuerda que tenemos un futuro mejor, en donde no habrá dolor ni sufrimiento.

4. Dejaré en Jesús todas mis preocupaciones

Descarguen en él todas sus angustias, porque él tiene cuidado de ustedes.

1 Pedro 5:7 (RVC)

Nos gusta estar en control de las cosas porque así tenemos cierta sensación de seguridad; sin embargo, la gran mayoría de acontecimientos está fuera de nuestro control. Es por este motivo que tenemos que aprender a dejar en Jesús todas nuestras angustias y preocupaciones. Solo Él puede darnos descanso y paz.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
5
1
0
1
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta