Please log in or register to like posts.
Blog
Pregunta de nuestra audiencia:

“¿Cómo le puedo compartir de Jesús a una persona que niega la existencia de Dios?”

Compartir nuestra fe puede resultar todo un desafío cuando la otra persona no cree en la existencia de Dios. Uno de los errores más frecuentes que se comete en este tipo de situaciones es adoptar una posición defensiva y de ataque. Lo primero que hacemos es atacar a la otra personas y presentarle con una lista de argumentos que prueban que está equivocado. El problema con esta actitud es que, en lugar de crear puentes de comunicación, construye muros que nos impiden llegar a esta persona. Para compartir a Jesús de manera efectiva, debemos tomar en cuenta lo siguiente:

Nuestro comportamiento habla por nosotros, pero eso no significa que nuestra boca debe callar

Es importante identificarnos como cristianos. Los demás deben saber que seguimos a Cristo, no para creernos superiores a los demás, sino para que vean a Jesús por medio de nosotros. Esto quiere decir que debemos cuidar nuestras palabras y acciones. Nuestro testimonio del día a día es el que convence a los demás que seguir a Jesús no es una religión, sino una relación. Pero también debemos compartir nuestra fe con nuestras palabras. Ambas van de la mano y no se puede separar a la una de la otra. Nuestro testimonio respalda nuestras palabras y nuestras palabras reafirman nuestro testimonio.

Sin oración no hay resultados

El Espíritu Santo es quien se encarga de convencer a las personas de sus pecados (Juan 16:7-11). Por tal razón es primordial que dediquemos un tiempo para orar por las personas antes, durante y después de hablarles sobre Jesús. Nosotros podemos ser un instrumento por medio del cual Dios actúa, pero por nuestras propias fuerzas no podemos hacer nada. Cuando oramos, Dios nos da la sabiduría y el discernimiento que necesitamos.

Es importante prepararse

El temor de muchos cristianos al compartir su fe con alguien que niega la existencia de Dios, es que la otra persona tenga más conocimientos que ellos. Este es un temor comprensible, pero no debería ser un impedimento, sino un incentivo. Cuanto más nos profundicemos en la Biblia, más clara se volverá nuestra comprensión de quién es Dios y de cómo toda la creación prueba su existencia. Por lo tanto, es importante que mantenernos informados y profundizar nuestros conocimientos a través de la Biblia y otros materiales que sean de ayuda.

No es necesario ser perfecto

Ser perfecto no es uno de los requisitos para compartir nuestra fe. Dios puede utilizar a cualquier persona para impactar la vida de los demás, incluso cuando él o ella lo crea imposible. Lo único que Dios pide es nuestra disposición y buena voluntad. Al entender esta verdad podemos hablar a otros sobre Jesús y admitir libremente que ser cristianos no nos hace perfectos, sino perdonados.

Todo tiene su tiempo

La Biblia dice que todo tiene su tiempo, esto se aplica en todas las áreas de la vida, incluyendo en el evangelismo. Hablar sobre Jesús es como sembrar una semilla. El tiempo varía para cada planta crezca y no podemos esperar los mismos resultados en todos los casos. Hay personas que están más abiertas a recibir a Jesús en sus vidas de inmediato, pero hay otras a quienes les toma más tiempo ver su necesidad de un Salvador. Es por ello que debemos ser pacientes, perseverar en la oración y esperar el tiempo de Dios.

 

¿Quieres aprender más sobre cómo compartir tu fe? Visita https://elviaje.yesheis.com y descarga nuestra app gratis para iniciar una conversación sobre Jesús con tus amigos.

 
 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

Deja un comentario